10 de octubre de 2012

Ciclo de conferencias

EN TORNO A LA EXPOSICIÓN OCCIDENS. DESCUBRE LOS ORÍGENES

La génesis del conjunto catedralicio y los orígenes del culto cristiano

Dña. Mercedes Unzu
Arqueóloga

 

El conjunto catedralicio de Pamplona ha sido objeto de diversas intervenciones arqueológicas desde los años cincuenta, cuyos resultados han aportado datos de indudable valor para el conocimiento de la historia de la ciudad. Así, las excavaciones llevadas a cabo en el jardín del Arcedianato demostraron el alto grado de romanidad alcanzado, mientras que las ejecutadas dentro de la catedral permitieron documentar el proceso de cristianización de este espacio, al convertirse un lugar de culto pagano, un ninfeo de época romana, en el lugar elegido para erigir la primera iglesia cristiana en el siglo VI.

La excavación en curso en la sala de arqueología que forma parte de la exposición OCCIDENS supone una nueva oportunidad para avanzar en el conocimiento del origen y evolución de nuestra ciudad. Bajo el suelo de esta sala, escrito en la tierra, volvemos a encontrar uno de los documentos más elocuentes sobre la historia de Pamplona. Las investigaciones continúan y queda mucho por descubrir, pero la excavación ya está aportando nuevos datos sobre los orígenes de la urbe. Entre estos muros, se han identificado por vez primera restos estructurales del originario poblado vascón sobre el que se fundó Pompelo.

Pero estos no son los únicos datos singulares que la excavación ha aportado. Hasta el momento tampoco se conocía la población posterior a la romanización, la Pamplona tardoantigua, tan sólo sus espacios funerarios. Los trabajos en curso están permitiendo documentar restos, fundamentalmente pavimentos, pertenecientes a estos siglos, casi invisibles al registro arqueológico.

La sala de arqueología forma parte del palacio episcopal construido en el siglo XII adosado al claustro románico del que se ha localizado un contrafuerte que enlaza con el muro exterior de la panda este lo que permite ubicar y dimensionar de forma precisa el claustro románico.

Anterior al palacio románico, ocupando la parte central de la sala se ha excavado un gran edificio de planta rectangular. Su construcción es posterior a 1150. Las dimensiones y las características constructivas nos hacen pensar en su uso como un edificio auxiliar del conjunto catedralicio que pudo tener funciones como lonja de obra o alojamiento temporal de los gremios que participaban en la construcción de la catedral. Este edificio tiene una existencia corta, coincidiendo su desmantelamiento con la construcción del Palacio Episcopal.

En la intervención arqueológica se han documentado diversas estructuras originales de este edificio, por un lado se han identificado los accesos originales. Una de ellas es una escalera semicircular que salva el desnivel hasta la zona del “Claustrillo”. Enfrentada a esta una nueva escalera comunicaba el edificio con el exterior por el este, salvando el importante desnivel mediante nueve escalones.
 

Palacio episcopal. Sala de arqueología

Palacio episcopal. Sala de arqueología