26 de junio de 2014

Conferencias

CICLO DE SAN FERMÍN

El Cine y los espectáculos pre-cinematográficos en Sanfermines

D. Alberto Cañada Zarranz.
Filmoteca de Navarra

 

Las primeras sesiones de cinematógrafo en Pamplona se programaron periódicamente durante los sanfermiens de finales del s. XIX y comienzos del s.XX. El local destinado a este espectáculo fue vecino de otras atracciones de feria, con las cuales estaba emparentado por nacimiento. Pero anteriormente, otras diversiones habían ido preparando al público para recibir con cierta naturalidad, el fenómeno de la proyección de imágenes en movimiento, la nueva manera de contar historias, aprovechando la cinética de la fotografía. Las manifestaciones artísticas y de entretenimiento que fueron preparando al futuro espectador de cine son aquellas en las que intérpretes o actuantes ilustraban con sus habilidades determinadas narraciones, y aquellas en las que la imagen tenía un protagonismo especial. En los próximos minutos se da cuenta de ellas, en sus presentaciones ante el público navarro durante las fiestas de San Fermín, justo antes de la llegada e implantación del cinematógrafo (en torno a 1900).


Aspecto que mostraba el Cinematógrafo que Enrique Farrús, Farrusini, instalaba en las ferias de Pamplona en torno a 1900
Dibujo: Carmelo Astráin

Los espectáculos, en breves líneas:
TÍTERES: También conocidos como “Máquina real” o “Máquina de figuras”. Hay testimonios de su presencia en los sanfermines desde 1755, hasta nuestros días. 

FIGURAS DE CERA: Gabinetes de representación de personajes célebres, así como reproducción de escenas de acontecimientos populares. Una de sus primeras instalaciones data de 1792 año en que se registran 3 “colecciones de estatuas”.

AUTÓMATAS: Los avances en el ámbito de la relojería permite construir figuras con movimientos autónomos. En 1798 se presentó una colección de “veinte y ocho figuras, las cuales por resorte, ruedas, escadra y palanca, se mueven…”. 

SOMBRAS CHINESCAS: un foco de luz, un objeto intermedio y una pantalla, son los elementales recursos que precisan algunos artistas para mostrar fantásticos relatos. La colocación de una pantalla ya empieza a aproximar este especátculo al cinematográfico. Fue una atracción muy popular, habitual desde el s. XVIII.

PANORAMAS Y COSMORAMAS: Ideados en un principio para ser albergados en edificios o pabellones fijos, tuvieron una versión portátil que emplearon los faranduleros para hacer negocio. Consistía en la presentación de imágenes fijas, a veces estereoscópicas (relieve) y a veces con cierto movimiento (pase de lienzo mediante rodillos). El 6 de julio de 1901 se inauguró en el nº 15 de la C/ Navas de Tolosa un Panorama Imperial cuyo interés eclipsó al recién llegado Cinematógrafo.

FOTOGRAFÍA: Aunque no fue presentada propiamente como un espectáculo, salvo alguna excepción, como la ofrecida por el bilbaino Eduardo Barbagelata en 1877, la apertura de diversos estudios fotográficos en Pamplona a lo largo de la segunda mitad del S. XIX, fue esencial para reconocer su posterior aplicación al invento cinematográfico.

FONÓGRAFO: Antes de que se pudieran adquirir gramófonos para uso particular, desde 1896 se ofrecen en los sanfermines audiciones fonográficas que maravillaban a los “clientes”, los cuales podían escuchar melodías populares sin necesidad de orquesta presencial. Fue empleado como acompañamiento sonoro en muchas primitivas sesiones de cinematógrafo.

LINTERNA MÁGICA: Fue el instrumento que más cerca estuvo de conseguir lo que hacía el cinematógrafo. Proyectaba imágenes fijas, pero merced a la combinación de varias ópticas y placas de proyección especiales, se podían conseguir imágenes con movimiento, los denominados “cuadros disolventes”, que fueron presentados por primera vez en sesión pública en los sanfermins de 1889.

En 1897 tuvo lugar la instalción del primer Cinematógrafo sanferminero, en un local de la calle Navas de Tolosa. En las fiestas pamplonicas de 1902 se rodaban las primeras películas en tierra navarra; la primera fue una vista “tomada en la calle Mayor en el momento de pasar la procesión” (7 de julio).

Continuará…


Prospecto del empresario José G. Caballero en el que ofrecía sesiones públicas de Cuadros disolventes


Un panorama imperial como el de esta imagen se instaló en los Sanfermines de 1901 en un local de la calle Navas de Tolosa de Pamplona


Combinacion de proyección de linterna mágica y sombras chinescas