10 de marzo de 2010

Curso

EL CAMINO DE SANTIAGO Y LAS RAÍCES DE OCCIDENTE

El apóstol Santiago desde Santiago de Compostela

D. José Manuel García Iglesias.
Universidad de Santiago de Compostela

 

 

El culto jacobeo, en relación con la peregrinación a Santiago, tiene su punto de partida en el descubrimiento, en el siglo IX, del que, por entonces, se entiende como el “cuerpo entero” del apóstol Santiago el Mayor, en un lugar de Galicia. Dado que hay constancia, por los Hechos de los Apóstoles, que fue el primero en recibir el martirio y que éste aconteció en Jerusalén es preciso justificar esa presencia en las tierras hispánicas a través de una traslación; fueron, de este modo, sus discípulos quienes trajeron su cuerpo hasta Galicia y dos de ellos, Teodoro y Atanasio, serán, también, enterrados a su lado.

Esta historia recibirá, desde el momento del descubrimiento de las reliquias, tal proyección en la cristiandad que llegará a superar las tierras propias del continente europeo. Así nacerá toda una peregrinación que lleva a equiparar a Santiago con Jerusalén y Roma.

Quien fue ante todo apóstol recibirá además, el reconocimiento de evangelizador de las tierras hispanas, siendo denominado como “Amigo del Señor”, subrayándose, de este modo, su importancia entre los primeros seguidores de Cristo.
El que con el paso del tiempo se le represente como peregrino y como caballero son cuestiones a relacionar con el éxito de los caminos que llevan a su santuario y de su condición de especial patrono.


Parteluz. Pórtico de la Gloria

Parteluz. Pórtico de la Gloria

Santiago Peregrino. Torre del Reloj

Santiago Peregrino. Torre del Reloj