Publicador de contenidos

opinion_2017_03_31_juanma-bur17

Juan Manuel Mora García de Lomas, vicerrector de Comunicación

Los estudiantes y la reputación de la universidad

vie, 31 mar 2017 17:14:00 +0000 Publicado en Diario de Navarra

Al hablar de las universidades que encabezan los rankings internacionales -Harvard, Princeton, Oxford, Cambridgese suelen mencionar algunos factores que contribuyen a su prestigio: larga historia, premios Nobel, publicaciones científicas, recursos económicos. Desde luego, todos ellos son elementos determinantes para la buena marcha de un centro académico.

Por contraste, se habla poco del papel de los estudiantes en la creación de un entorno universitario de excelencia. Sin embargo, pienso que no conviene olvidar que la calidad de una universidad depende en buena parte del trabajo de los estudiantes. De hecho, si miramos más de cerca los indicadores con los que se evalúa la docencia, que es la actividad que da sentido a la existencia misma de la institución universitaria, no es difícil reconocer que la buena marcha de un curso depende tanto del profesor como de los alumnos: de su preparación, su interés, su participación. Así, las universidades alcanzan buenos resultados docentes porque cuentan con excelentes profesores y excelentes alumnos.

Por el contrario, ¿para qué sirve una universidad con abundantes recursos económicos, cuidadas instalaciones, ubicada en una gran metrópoli, si sus alumnos no encuentran colmadas sus expectativas, si al terminar sus estudios no logran abrirse paso en el rumbo profesional que han elegido, si abandonan las aulas sin un sólido y fundado compromiso social?

En el tiempo en que vivimos internacional, intercultural e interconectado-, las organizaciones dependen mucho de su reputación. Es decir, de la calidad percibida, que se basa en la calidad real de sus actividades y no es el mero resultado de una campaña de imagen.

Son importantes los bienes tangibles: recursos, organización, instalaciones. Pero son importantes también los intangibles: calidad, honestidad, innovación. Podríamos decir que el valor de una institución depende en gran medida de su patrimonio intangible, de la confianza que logra generar en la sociedad en la que vive. La reputación es la calidad percibida por todas las personas que entran en contacto con una universidad: profesores, empleados, padres, graduados, entorno social, empresas. Pero la percepción de los estudiantes tiene un peso particular: los alumnos se hallan en el centro de la actividad universitaria. La universidad es para ellos. Por eso resulta interesante conocer su perspectiva.

Con estas ideas de fondo, estos días se dan cita en Pamplona 45 expertos de todo el mundo para debatir acerca de la reputación de la universidad desde la perspectiva del estudiante. Los ponentes intentan responder a cuestiones de gran interés ¿Cuáles son las expectativas de los estudiantes ¿Qué esperan concretamente de un profesor ¿En qué consiste desde su punto de vista la reputación de una universidad ¿En qué medida valoran el compromiso social y medioambiental ¿Usan los rankings ¿Qué factores inciden en su decisión de elegir universidad, cuando pueden optar con libertad.

Pamplona reúne buenas condiciones para acoger un congreso sobre reputación de universidades. Es una ciudad a medida humana, con calidad de vida, servicios públicos excelentes, entorno natural envidiable, altas cotas de seguridad. Cuenta además con tres universidades de prestigio. Pamplona es y puede seguir siendo en el futuro una ciudad universitaria, un imán que continúe atrayendo talento de todo el mundo para estudiar, para investigar y quizá para quedarse, emprender e innovar. Vale la pena realizar un esfuerzo para entender las expectativas y las percepciones de ese talento en ciernes.