Publicador de contenidos

opinion_ECO_2022_05_23_innovación_social

Innovación social: una oportunidad para la sostenibilidad empresarial

26/05/2022

Publicado en

The Conversation

María Eugenia Clouet |

Doctoranda Gobierno y cultura de las organizaciones

José Antonio Alfaro Tanco |

Profesor Titular de la Universidad de Navarra

“La pandemia representa una oportunidad inusual para reflexionar, reimaginar y reiniciar el mundo”.

Con esta frase, Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro Económico Mundial (el foro de Davos), abrió en 2020 la iniciativa del Gran Reinicio con la intención de encontrar nuevas ideas y aprovechar oportunidades para hacer del mundo un lugar mejor.

La sostenibilidad ha entrado en acción y va a transformarlo todo. Prueba de ello son las prioridades y políticas establecidas por la UE y la puesta en marcha del Pacto Verde, con el que se pretende lograr una recuperación poscovid sostenible y transformar la economía europea hacia una más moderna, eficiente, competitiva y centrada en las personas.

Esta es una oportunidad para cambiar la mirada y transformar los modos de hacer y gestionar, pensando en esa triple dimensión económica, social y medioambiental que proporciona la sostenibilidad.

Innovación social, una herramienta estratégica

A nuestro juicio, la innovación social puede ser una herramienta para impulsar la estrategia de sostenibilidad que permita a las empresas lograr y demostrar su impacto real en la triple cuenta de resultados (económica, social, medioambiental).

Afirmamos esto por dos cuestiones. La primera, por su propia definición. La innovación social es un tipo de innovación que se caracteriza por:

  1. Aportar valor añadido a la empresa, transformando tanto los resultados del negocio como los aspectos intangibles de la empresa (reputación, imagen, marca).

  2. Provocar impacto social; es decir, un cambio en la sociedad. Ya sea porque la iniciativa de innovación social está orientada hacia la solución de un problema social concreto, o bien porque está orientada a generar cambios en el modo de hacer y gestionar de la compañía (políticas organizacionales de diversidad, selección de proveedores, etc.)

  3. Su implantación se realiza de forma conjunta con los agentes sociales involucrados.

La segunda cuestión se refiere a que la innovación social, por su propia naturaleza, analiza y aborda los retos organizacionales y del entorno desde una mirada y un enfoque transversal. Su objetivo es lograr el mayor impacto posible en la triple cuenta de resultados para pasar de la filantropía a la innovación.

Innovación social, ¿cómo y para qué?

A través de las actividades de innovación social las empresas pueden diseñar soluciones para:

  • Atender más rápido diversas preocupaciones sociales.

  • Gestionar los problemas con mayor eficiencia.

  • Crear una ventaja competitiva y valor social.

Para ello, es necesario:

  1. Implantar un propósito social claro y compartido y alineado en términos de sostenibilidad, para canalizar recursos hacia el desarrollo de actividades de innovación en las que participen tanto agentes internos como externos. Este punto es clave no solo para resolver problemas sociales, sino también para crear valor compartido.

  2. Conocer y comprender el entorno e identificar las problemáticas sociales a resolver. Esto es fundamental para identificar cómo compaginar la innovación con el impacto social deseado. Integrar un ecosistema de innovación donde exista una interacción frecuente entre agentes es vital para reconocer aquellos aspectos que sirvan como disparadores para dinamizar ideas que den lugar a prácticas de innovación social.

  3. Poseer las competencias adecuadas para promover acciones de innovación social. En caso contrario, es crucial buscarlas e incorporarlas en la propia cultura corporativa.

  4. Construir un sólido caso de negocio, basado en poder dar cuenta del impacto que se genera a nivel económico, social y medioambiental.

Esto que exponemos aquí no es algo puramente teórico. Con la innovación social se pueden impulsar prácticas sostenibles. Ya sea porque desde el núcleo de su actividad se resuelve una problemática concreta, o bien porque a través de la innovación social se logra integrar la sostenibilidad en la gestión organizacional.

Empresas, a la cabeza de la innovación social

Podemos encontrar ejemplos de empresas que son puntos de referencia en términos de sostenibilidad.

La pyme española Ecoalf nació en 2012 para crear moda sostenible. La innovación le ha permitido diseñar soluciones para los retos medioambientales y sociales que implica su proyecto (uso de materiales reciclados y condiciones de trabajo dignas).

China Mobile, el mayor proveedor de servicios de telecomunicaciones y móviles en China continental, lanzó en 2009 mHealth, un servicio de reserva de atención médica mediante SMS, que proporciona asistencia para la navegación (ubicación e indicaciones de los centros sanitarios) e información sobre hospitales, médicos, departamentos y políticas médicas.

[Danone] es líder mundial en alimentación. Mediante el grupo NutriPlanet ha analizado los hábitos y problemas de salud en 52 países. Esos estudios han dado como resultado, en Brasil, un queso con menos azúcar y más vitaminas; en Bangladés, un yogur rico en nutrientes; en Senegal, un envasado de grano local y leche que se puede almacenar a temperatura ambiente.

Las acciones de estas tres empresas tienen en común un propósito social claro, reconocer preocupaciones locales y explorar posibles soluciones tecnológicas para ellas.

Innovación social: sostenibilidad y competitividad

Para tener empresas más competitivas se necesita pensar en clave de impacto social y sostenibilidad. Para ello se debe fomentar una cultura corporativa en la que las personas estén dispuestas a asumir riesgos, desarrollar prácticas de colaboración e impulsar una cultura más abierta a nuevos productos y servicios.

La innovación social es una herramienta para que las empresas puedan repensar sus modelos de negocio, ir más allá de la generación de beneficios, innovar y colaborar con la sociedad en términos de impacto social.