Publicador de contenidos

opinion_TEO_2022_08_21_ildefonso_obituario

Ildefonso Adeva, maestro de Teología Moral y canónigo de la Catedral

21/08/2022

Publicado en

Diario de Navarra

Santiago Ausín |

Profesor emérito de la Facultad de Teología

El pasado martes, día 16, tuvo lugar en la Catedral de Pamplona una solemne Misa funeral por D. Ildefonso Adeva Martín, que falleció el 14 de este mes.

El profesor Adeva había nacido en 1929, en Castromonte, un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid, perteneciente a la diócesis de Palencia, en cuyo seminario inició sus estudios sacerdotales. Puesto que destacaba por sus dotes intelectuales y su laboriosidad, su obispo quiso que cursara los últimos años de teología en Comillas, y más tarde lo envió a Roma donde se especializó en Teología Moral. A su vuelta de Roma, fue encargado de la atención del Seminario Menor de Lebanza (Palencia), a la vez que impartía clases en el Seminario Mayor de la diócesis.

En 1967 se trasladó a Pamplona para incorporarse al claustro de profesores de la que, dos años más tarde, sería la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Su enseñanza de Teología Moral y de la Teología Pastoral era vibrante, sin temer abordar las cuestiones de más actualidad con espíritu abierto y claro.

El profesor Adeva fue un brillante latinista, y desarrolló su competencia tanto en la docencia como en publicaciones. Hasta su jubilación, siguió preparando cada año materiales para la docencia del latín. Editó, junto con Javier Vergara, el Tratado sobre la formación de los hijos de los nobles, (BAC-UNED 2011), edición española del De eruditione filiorum nobilium, obra de Vicente de Beauvais, de 1245.  Colaboró, además, intensamente en los trabajos de la importante edición crítica del Catecismo Romano pilotada por el profesor Pedro Rodríguez. y en la edición crítica de obras clásicas del Siglo de oro (autos sacramentales de Calderón de la Barca, especialmente) y del Bajo Medioevo. Entre sus obras más conocidas están Juan de Torquemada y su "Tractatus contra principales errores perfidi Machometi et turcorum sive saracenorum" (1459); "Regla cristiana breve" de Juan de Zumárraga; El maestro Alejo Venegas de Busto, su vida y sus obras, etc.

D. Ildefonso fue canónigo Penitenciario de la catedral de Pamplona desde 1971. Fue el último sacerdote que consiguió la canonjía de Penitenciario por oposición, tras unos brillantes ejercicios que en aquellos años eran especialmente exigentes. Este cargo, el de mayor responsabilidad de la Diócesis de Pamplona en el ámbito moral, lo ha ejercido hasta meses antes de su marcha al cielo.

Su carácter de castellano recio era el resello de sus clases, muy esperadas y apreciadas por los alumnos porque sabía exponer, incluso las cuestiones más espinosas, con claridad y, a la vez, con naturalidad. Nunca rehuyó los temas arduos, consciente de que muchos de sus alumnos habrían de ser sacerdotes y directores de almas; pero tenía, a la vez, la maestría de salpicar sus explicaciones con anécdotas incisivas y graciosas que reafirmaban la enseñanza teórica.

Ildefonso Adeva ha sido un amigo fiel que deja un hueco profundo entre los que le hemos tratado: ensalzaba con humor la convivencia con su hermana Conchita, sin la que, solía decir, habría sido un desastre de persona. Era un gran conversador, en gran medida por su vasta cultura y aunque siempre era incisivo en sus conversaciones, era incapaz de herir a nadie y sabía rectificar, dejando por encima de todo su amistad y su cordialidad.

Que el Señor te acoja en su Reino de paz, junto con la Santísima Virgen, cuya fiesta de la Asunción has podido celebrar en el Cielo.