Publicador de contenidos

22_03_21_EyP_ucrania

Ucrania: el resurgimiento del heroísmo

21/03/2022

Publicado en

Diario de Navarra

Gerardo Castillo |

Profesor de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra

E L historiador escocés Thomas Carlyle se lamentaba de que en la sociedad moderna está desapareciendo el culto a los héroes. Afirma que la nuestra es una sociedad que niega la existencia de los grandes hombres y ni siquiera aspira a que los haya. Comparto esa opinión. En la actualidad, el mito del héroe ha dejado de ser referencia histórica y ejemplo de conducta, para dar paso a los banales “héroes” de ficción de las películas de dibujos animados y de los cómics, creados artificialmente para el simple entretenimiento.

Afortunadamente el pueblo ucraniano nos está dando una inyección de optimismo. Coincido con José M. Marco en que muy pocos se imaginaban que los ucranianos iban a resistir a la invasión rusa como lo están haciendo: “Nadie sabe cuánto durará la resistencia, pero ya ha hecho de Ucrania un ejemplo y una lección de valentía y de independencia. Y eso en un tiempo en el que se nos aseguraba, con son risa conmiserativa y escéptica, que el heroísmo, el honor e incluso la valentía habían pasado a mejor vida para siempre. La valiente, honrosa y heroica reacción de los ucranianos ha cambiado también, en cuestión de horas, el nuevo paisaje internacional que Putin había empezado a dibujar con lo que parecía su irresistible “guerra relámpago”.

Carlos Herrera es de la misma opinión: “El mundo está asombrado y admirado ante la lección de patriotismo, de decencia moral, de valor y de resistencia de los ucranianos ante la invasión de los rusos. Y eso está devolviendo al mundo su fe en las cualidades más nobles del ser humano, entre ellas el coraje, la valentía, el patriotismo, la dignidad y el cumplimiento del más sagrado sentido del deber. Hoy nos reconciliamos todos con el ser humano gracias a estos heroicos ucranianos”.

Los héroes suelen forjarse en la adversidad, creciéndose ante dificultades que les invitan a dar lo mejor de sí mismos. El profesor García de Leániz afirma que son los que saben “dejarse hacer por la hostilidad”, y pone como ejemplo a muchos hombres anónimos que en la primera Guerra
Mundial se revelaron en el frente como grandes soldados: “La adversidad máxima del campo de batalla estimulaba un fondo de heroísmo que ellos mismos desconocían. Eran héroes sorprendidos de su heroísmo”.

Un incidente ocurrido en un islote del Mar Negro, custodiado por un pequeño destacamento ucraniano que se enfrentó a un buque de la Marina rusa, se ha convertido en un acto de heroicidad para el Gobierno de Ucrania, que ha destacado el arrojo de los soldados que murieron en el incidente. Cuando los rusos se acercaban al islote, el oficial ruso dice: “Este es un buque de guerra militar ruso. Les sugiero que depongan sus armas y se rindan para evitar derramamiento de sangre y bajas innecesarias. De lo contrario, serán bombardeados”. Tras oír la advertencia, un soldado del destacamento ucraniano responde: “Buque de guerra ruso, vete a la mierda”. Y esas fueron las últimas palabras conocidas que se escucharon desde la isla. Los 13 guardias fronterizos ucranianos destacados en la isla murieron heroicamente, según confirmó el propio presidente, Volodimir Zelenski. Añadió que se les otorgará el título de Héroe de Ucrania de manera póstuma.

El significado de la palabra héroe está directamente emparentado con la idea del sacrificio personal. Ese sacrificio implica cumplimiento del deber en situaciones de extrema dificultad, lo que le da un valor ejemplarizante tal como lo sostiene el profesor Juan Luis Lorda: “Hay circunstancias en la vida donde la dignidad humana puede exigir grandes sacrificios; es decir, heroísmo. A veces, el deber nos lleva a afrontar el dolor y la muerte antes que ceder a lo que es indigno de un hombre. La historia de todas las culturas está llena de gestos ejemplares de hombres que han sabido sacrificar lo personal ante deberes que consideraban más altos: por el bien de su patria, por el amor de sus padres, de su cónyuge o de sus hijos, por amistad. Con el orgullo de una cultura: muestran lo que valen sus hombres, y son ejemplos perennes de calidad humana”.

La sociedad actual necesita también ejemplos de heroísmo cotidiano: el de personas corrientes que no pasarán a la historia por una hazaña espectacular, pero que diariamente, de forma callada y con sobreesfuerzo, realizan sus deberes familiares y profesionales con la mayor perfección posible