Publicador de contenidos

2014-4-18-TEO_El anzuelo del sensacionalismo

Francisco Varo, Profesor de Sagrada Escritura

El anzuelo del sensacionalismo

vie, 18 abr 2014 14:04:00 +0000 Publicado en La Razón

«Harvard Theological Review» publica en su último número (abril de 2014) ocho artículos acerca de un pequeño fragmento de papiro (4 cm. de alto por 8 de ancho) escrito en copto. que se ha dado en llamar, de modo sensacionalista, el «Evangelio de la esposa de Jesús». Lo que ha suscitado mayor interés es una frase de la línea cuarta del lado mejor conservado del papiro, en donde se lee: «Jesús les dijo: Mi esposa...». Antes de esa frase sólo son legibles algunas palabras sueltas, que no permiten hacerse una idea del contexto general: «Mi madre me dio la vida... los discípulos dijeron a Jesús... María es digna [o indigna, pues la lectura no es clara] de ello». Lo mismo sucede después: «ella será capaz de ser mi discípulo... que los malvados se hinchen...». En el reverso, solo se lee «mi madre», «tres» y «en adelante».

Hace ya casi dos años que la profesora de Harvard Karen L. King dio noticia de la existencia de ese papiro en el X Congreso Internacional de Estudios Coptos, celebrado en Roma El fragmento llegó a sus manos a través de un coleccionista privado que quiso permanecer en el anonimato. Ahora, una vez realizado un análisis más detallado, hace la publicación formal de su investigación. Junto a su artículo, la revista publica varios estudios monográficos que ayudan avalorar la aportación de la profesora King.

En el primero, Malcolm Choat, de Macquarie University, tras haberlo examinado desde el punto de vista paleográfico, dice que no encuentra ninguna señal evidente de que sea una falsificación, aunque afirma que su examen tampoco puede considerar probado que sea auténtico. El análisis de la naturaleza química de la tinta  empleada realiza do por los profesores Yardley y Hagadorn, de Columbia tampoco logra llegar a conclusiones seguras acerca de su autenticidad. Por su parte, un estudio de Azzarelli, Goods y Swager, del MIT, sobre la naturaleza material del papiro; detecta una característica anómala, que no han podido identificar, en su composición química. Los resultados de los análisis del carbono de ese fragmento, comparados con otro de papiro de antigüedad reconocida, realizados por Gregory Hodgins de Arizona, muestran características diferentes, por lo que si el presentado por Karen King fuese de los primeros siglos del cristianismo habría que investigar cómo se ha contaminado. En cambio, NoreenTuross, de Harvard, dice que los resultados de su análisis indicarían que son de la misma época.

En una detallada valoración global de todos los datos, tanto paleográficos como analíticos, Leo Depuydt, de la Brown University, expone por extenso los motivos por los que está seguro de que se trata de una falsificación. En resumen, todo apunta a que se trata de una falsificación. En cualquier caso, aunque el «Evangelio de la esposa de Jesús» fuese auténtico, lo único que aportaría sería un testimonio más de un texto gnóstico, hasta ahora desconocido, de carácter no histórico. La expresión «mi esposa» de este texto copto sería, en todo caso, una alegoría espiritual. Sería muy improbable que un texto gnóstico presentase a Jesús con una esposa carnal (María Magdalena, por ejemplo), ya que los gnósticos en su gran mayoría minusvaloraban o despreciaban las relaciones sexuales. Las controversias del siglo II sobre el valor y la dignidad del matrimonio muestran que Jesús fue célibe. Tanto los partidarios como los detractores del matrimonio partían de ese hecho. El texto más antiguo al respecto es de Clemente de Alejandría (ca. 150-215).