Publicador de contenidos

16_4_10_TEO_gonzalo

Juan Chapa, Decano de la Facultad de Teología

Gonzalo Aranda (1943-2016). Académico, teólogo y párroco de pueblo

dom, 10 abr 2016 15:56:00 +0000 Publicado en ABC

Gonzalo Aranda, profesor ordinario emérito de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, ha fallecido en la Clínica Universidad del mismo nombre después de una larga enfermedad. Tras sus años de formación en el seminario de Zaragoza, recibió la ordenación sacerdotal el 16 de julio de 1967. A los pocos meses se trasladó a Pamplona para completar sus estudios de Teología, siendo uno de los alumnos de la primera promoción del entonces Instituto Teológico de la Universidad de Navarra, germen de la actual Facultad de Teología.

En 1969 se incorporó como profesor en el Departamento de Sagrada Escritura. Se doctoró en Teología en 1972 y al año siguiente obtuvo la Licenciatura en Sagrada Escritura por la Pontificia Comisión Bíblica (Roma). En 1977 se doctoró en Filología Bíblica Trilingüe por la Universidad Complutense de Madrid. Su vida académica se centró en dos líneas de investigación: la Biblia recibida y leída en la Iglesia y los textos en su contexto religioso.

Sus ediciones de los Evangelios de San Mateo y de San Marcos en la versión copto sahídica; la traducción al castellano de las narraciones coptas sobre la Asunción de la Virgen; los numerosos trabajos sobre la literatura apocalíptica y los estudios sobre el gnosticismo y los orígenes del cristianismo, reflejan algunos de los intereses que han hecho del profesor Aranda un referente en el campo de la exégesis nacional e internacional. 

A lo largo de 47 años dedicó sus energías a la docencia y a la investigación en Sagrada Escritura en la Facultad de Teología. Se caracterizó por su sabiduría, disponibilidad y apertura de mente: no había opinión o texto del que no estuviera dispuesto a aprender. Supo poner en práctica lo que el fundador de la Universidad de Navarra, san Josemaría Escrivá, quería para los profesores de la Facultad: amor a la verdad teológica y sentido de servicio a la Iglesia.

Pero Gonzalo no fue solo profesor universitario. Nunca dejó de compaginar su trabajo académico con su labor de párroco en pueblos cercanos a Pamplona, en los que ha dejado honda huella. Todos los que le conocieron coinciden en destacar su gran erudición y su gran humildad. Siempre disponible, colaboró también con el Centro Superior de Estudios Teológicos de Pamplona y con el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón, en Zaragoza.

En octubre de 2014, en el acto de homenaje que la Facultad le rindió con motivo de su jubilación, el profesor Aranda pronunció unas palabras que resumen la actitud que caracterizó su trabajo: «La Biblia es un monumento de culturas, de lenguas. Su contenido abre al lector a una trascendencia que le hace ver su pequenez y al mismo tiempo su valor a los ojos de Dios. Estudiar la Biblia me ha llevado a valorar y aceptar a la Iglesia como receptora de sus libros y lectora que los ha sabido interpretar».

Gonzalo Aranda Pérez nació el 25 de noviembre de 1943 en Torralba de los Frailes (Zaragoza) y murió el 4 de abril de 2016 en Pamplona. Sacerdote desde 1967, perteneció a la primera promoción de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Dedicó su vida a la docencia, a investigar la Sagrada Escritura y a ser párroco en pueblos próximos a Pamplona.