Publicador de contenidos

null opinion_CIE_20210605_dia_medio_ambiente

El Pacto verde europeo

05/06/2021

Publicado en

Diario de Navarra y Diario de Avisos

Luis Herrera Mesa |

Catedrático emérito. Universidad de Navarra

El presidente de la República francesa Jacques Chirac intervino en la Cumbre sobre el clima de Johannesburgo con estas palabras: «Nuestra casa se quema y estamos mirando para otro lado».

En mi último libro sobre Ecología, cambio climático y sexta extinción (McGraw-Hill), disponible en internet y publicado el pasado mes de mayo, al hilo del Pacto Verde Europeo, «es patente que estamos en una época de calentamiento global por causas naturales debidas a emanaciones de metano y dióxido de carbono, erupciones volcánicas, graves incendios forestales y emisiones de esos mismos gases de efecto invernadero de origen antrópico. Nos encontramos ante un cambio climático global que afecta no solo a los cambios de temperatura, sino también al aumento e intensidad de los ciclones y tormentas, la alteración de los ciclos lluviosos y la fusión creciente de las masas glaciares del planeta. Señalamos como causas de la extinción de especies, y la consiguiente pérdida de biodiversidad de los ecosistemas, el cambio climático, la contaminación del aire, el agua, el suelo y los océanos; los desastres y catástrofes naturales; la fragmentación de los ecosistemas; el uso de pesticidas y fertilizantes; la caza furtiva y la sobrepesca; y la invasión de especies exóticas, con efectos sanitarios en la transmisión de patógenos y zoonosis. Señalamos más de 25 enfermedades zoonóticas transmitidas por patógenos a los seres humanos y los animales incluyendo el coronavirus COVID-19. En la segunda parte del libro señalamos algunas propuestas para mitigar la extinción de especies, procurando unos ecosistemas resilientes que puedan absorber las perturbaciones y recuperar las condiciones prístinas; entre ellas: la declaración de áreas y espacios protegidos, la restauración de corredores ecológicos para evitar el aislamiento de poblaciones, la creación de bancos de conservación de la naturaleza y de semillas, los jardines botánicos y los modernos parques zoológicos de investigación en los que se llevan a cabo programas reproductivos de conservación ex situ de especies en peligro de extinción, que puedan ser reintroducidas en el medio natural y los programas de protección de especies amenazadas, vulnerables o en peligro, como el Programa LIFE de la Unión Europea».

El Pacto Verde Europeo

En efecto, el cambio climático y la degradación del medio ambiente son una amenaza severa a la que se enfrenta Europa y el resto del mundo. Para superar estos retos, la Comisión Europea aprobó en 2019, el Pacto Verde Europeo que es una estrategia compartida con el compromiso de reducir a cero las emisiones netas de dióxido de carbono en 2050 como muy tarde. Para alcanzar este objetivo, Europa necesita una planificación de crecimiento que transforme el desarrollo de la Unión en una economía moderna y competitiva que impulse el uso eficiente de los recursos mediante el tránsito a una economía limpia y circular. También resulta preciso adoptar medidas para reducir la contaminación y, en la medida de lo posible, restaurar la biodiversidad de los ecosistemas.

Con el fin de alcanzar estos objetivos, será necesario actuar en todos los sectores de nuestra economía: invertir en tecnologías respetuosas con el medio ambiente, apoyar a la industria para que innove, desplegar sistemas de transporte público y privado más limpios, baratos y sanos; descarbonizar el sector de la energía, garantizar que los edificios sean más eficientes desde el punto de vista energético y estrechar la colaboración internacional para mejorar las normas medioambientales a nivel mundial.

El Pacto Verde Europeo quiere dejar atrás un patrón de crecimiento económico considerado insostenible y obsoleto. Para ello, junto a la drástica reducción de emisiones contaminantes, contempla medidas para favorecer las energías renovables, el coche eléctrico y el reciclaje, la mejora de la calidad del aire y del agua, la lucha contra la deforestación, la renovación de edificios poco eficientes y retocar la Política Agrícola Común para fijar objetivos de reducción de pesticidas y fertilizantes. El Pacto describe las inversiones necesarias y las herramientas de financiación para garantizar una transición justa que no deje a nadie atrás. La UE aspira a ser climáticamente neutra en 2050, y para ello se propone como complemento al Pacto Verde Europeo una Ley Europea del Clima quconvierta este compromiso político en una obligación legal para todos los estados miembros de la Unión.

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, en la proposición del Pacto Verde Europeo en la Eurocámara argumentó «tal y como los europeos invertían en carbón y acero tras la Segunda Guerra Mundial, ahora llega el momento de hacerlo en energías renovables para reconciliar la economía con el planeta». Su propuesta recibió el respaldo de populares, socialistas y liberales, las tres fuerzas mayoritarias del Parlamento Europeo.