Publicador de contenidos

2020_07_29_FYL_noticia_practicas_fundaciones_ong

Prácticas en fundaciones y ONG para intentar hacer del mundo un lugar mejor

Alexia Tefel y Teresa Prats, estudiantes del Grado en Filosofía, Política y Economía (PPE), comparten su experiencia en World Youth Alliance y en la Fundación Civismo, respectivamente

Descripcion de la imagen
A la izquierda, Alexia Tefel, en su casa, desde donde ha realizado teleprácticas. A la derecha, Teresa Prats, quien ha tenido oportunidad de hacer prácticas de forma presencial. FOTO: Cedidas
29/07/20 10:03 María M. Orbegozo

En 1999, en el seno de las Naciones Unidas, Anna Halpine fundó World Youth Alliance, una fundación sin ánimo de lucro que busca promover el compromiso de los jóvenes en la consecución de programas y políticas basadas en el respeto a la dignidad de todas las personas. Este verano, Alexia Tefel, alumna de 3º del Grado en Filosofía, Política y Economía (PPE) de la Facultad de Filosofía y Letras ha querido sumarse a esta red de jóvenes de todo el mundo dispuestos a influir en la sociedad y en sus comunidades en pro de la dignidad humana. 

Alexia TefelAlexia realiza prácticas profesionales en la organización desde finales de mayo. “Conocía World Youth Alliance porque, además de organizar actividades en la Universidad, el año pasado participé en su Certified Training Program, así que decidí solicitar unas prácticas a través de su página web. En el proceso también me ayudaron algunos profesores y el equipo de Career Services, quienes desde el principio estuvieron disponibles para ayudarme a resolver todas mis dudas”, explica. Cuenta que decidió hacer prácticas este verano “porque considero que tener experiencia laboral es una parte esencial para la formación universitaria. En este tiempo, he querido concretar mis intereses y tener experiencias profesionales para que, cuando me gradúe y salga al mundo laboral, tenga una idea más clara de mis fortalezas y así pueda contribuir de la mejor manera a los equipos con los que trabaje y dar el mejor servicio a la sociedad”. 

La situación en la que nos encontramos ha llevado a millones de personas a teletrabajar desde sus casas. También son muchas las prácticas que han tenido que hacerse en la distancia, como es el caso de Alexia, quien no ha tenido oportunidad de poder trabajar de manera presencial: “Aunque no ha supuesto un inconveniente a la hora de desempeñar mi trabajo y he aprendido a tener mucha más disciplina, pues es muy fácil distraerse en casa, echo en falta el contacto cercano con las personas, porque esto es algo que el teletrabajo nunca nos podrá dar”.

En este tiempo, ha estado al cargo de varios proyectos en las distintas áreas de la organización. En el área de investigación, ha tenido oportunidad de investigar a senadores en Kenya para hacer lobbying sobre una ley de salud reproductiva que quieren impulsar. “Es un ejemplo de cómo estos proyectos tienen un impacto muy real en la vida de las personas en distintas partes del mundo”, señala. También ha redactado notas de prensa y publicado artículos de opinión en el blog de World Youth Alliance. En este sentido, asegura que “puedo notar cómo lo aprendido en muchas de mis asignaturas me ayuda a comprender mejor las cuestiones sobre las que escribo y formar una opinión sólida basada en hechos reales y en verdades objetivas”. Por otro lado, también ha recibido sesiones de formación sobre gestión de eventos y ha impartido clases a estudiantes de América Latina y Europa como parte del Certified Training Program de la organización. “Junto con esto, también formo parte del primer programa del Advocacy Academy, donde nos reunimos semanalmente para discutir los temas de la organización en un plano más jurídico, y así poder participar en procesos de toma de decisiones en organismos internacionales, como la Unión Europea”, explica.

Cuando hace balance de esta experiencia, Alexia asegura que “además de mejorar mis habilidades de liderazgo, manejo de equipos, investigación y escritura, con estas prácticas he aprendido sobre la importancia que tiene crear un ambiente de trabajo motivador y con buena comunicación, en el que todos trabajamos para conseguir los mismos objetivos”. “Creo que esto es aún más importante cuando estamos teletrabajando”, añade. Preguntada por la oportunidad de poner en práctica los conocimientos adquiridos en el aula, afirma que lo aprendido en las asignaturas de Filosofía y Política “me ha ayudado a comprender profundamente varias situaciones que están teniendo lugar en distintas sociedades, y con las herramientas en la ONG puedo poner en práctica estos conocimientos para ir a la raíz de los problemas y ofrecer soluciones efectivas”. En cuanto a su formación en Economía “me ha dado una perspectiva más holística e interdisciplinar, por lo que puedo analizar los problemas sociales desde distintas facetas; esto es algo sumamente importante para comprender lo que pasa en el mundo y a nuestro alrededor”.

Con sede en Madrid, la Fundación Civismo es un think tank que, como indica su web, “trabaja en la defensa de la libertad personal bajo los principios del liberalismo clásico”. Mediante su labor investigadora, “evalúa los efectos de las políticas económicas y sociales, los comunica a la opinión pública y propone alternativas. Promueve así una sociedad civil activa, que se involucre en el diseño de unas políticas públicas hechas a la medida del ciudadano, de modo que éste pueda ejercer su libertad individual, contribuyendo así a la prosperidad colectiva”.

Es en esta organización donde Teresa Prats, alumna de 1° del Grado en Filosofía, Política y Economía (PPE) realiza prácticas de verano. “El director de Fundación Civismo vino a la Universidad a impartir un seminario, en el marco de los Capstone Seminars del Grado. Nos explicó el trabajo que realizan y cuando comentó la posibilidad de realizar prácticas, hablé con él y le envié mi currículum”. Explica que este verano decidió hacer prácticas, “porque las posibilidades profesionales relacionadas con esta carrera son muy amplias y quería empezar a tantear el mercado cuanto antes, para descubrir qué ámbito me gusta más, no sólo en la teoría, sino también en la práctica”. 

Desde el pasado mes de mayo, ha tenido oportunidad de desempeñar labores de investigación y redacción, de asistencia a la investigación, así como de comunicación y traducción. “Los conocimientos adquiridos en clase me han permitido comprender conceptos más complejos sobre la política, la filosofía y la economía. Entre otras cosas, he podido poner en práctica habilidades adquiridas durante el pasado curso, como el espíritu crítico, por ejemplo”, explica. Asimismo, señala que con esta experiencia “he conocido mejor un sector de la política menos conocido, el de los think tanks, y he podido aprender de cerca las dinámicas de trabajo de los investigadores, así como la comunicación en las redes”.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta