Publicador de contenidos

null Noticia_MED_23_09_2021_Homenaje_Profesor_Gonzalo_Herranz

“Gonzalo Herranz fue un pionero que supo ver la importancia de la ética en la formación de los médicos”

La Universidad homenajea al profesor emérito Gonzalo Herranz, referente mundial de la ética médica fallecido el pasado mes de mayo


FotoManuel Castells/De izquierda a derecha, Mons. Mario Iceta, Pilar León-Sanz, Regina Cárdenas, Jokin De Irala, Secundino Fernández y José María Pardo, durante el homenaje al profesor Gonzalo Herranz

23 | 09 | 2021

Texto

La Universidad de Navarra ha acogido un homenaje al profesor Gonzalo Herranz, catedrático emérito del departamento de Humanidades y Ética Médica, fallecido el pasado mayo. Durante el acto, enmarcado en el Simposio Internacional sobre el Reconocimiento Natural de la Fertilidad, participaron Secundino Fernández, decano de la Facultad de Medicina, Mons. Mario Iceta, antiguo alumno de la Universidad, doctorando del profesor Herranz y actual arzobispo de Burgos, y la ginecóloga de la Clínica Universidad de Navarra Regina Cárdenas.

“Conocí a don Gonzalo cuando vine a estudiar a la Facultad de Medicina en 1980. Él era el decano en aquella época y también fue mi asesor. Desde el primer día pude comprobar su manera de espolear la mente, de buscar siempre el asombro como un medio para adquirir un conocimiento profundo y suscitar el pensamiento crítico", recordó el Dr. Fernández, actual decano. “A todos nos llamó la atención el giro que dio a su carrera en 1987, cuando dejó la Histología y la Anatomía Patológica para centrarse en la Ética Médica. Fue un pionero que supo ver la importancia que tendría esta disciplina en nuestra profesión”.

Especial relación con el Dr. Herranz mantuvo el actual arzobispo de Burgos, Mons. Mario Iceta, antiguo alumno de la Universidad y a quien dirigió su tesis doctoral en bioética. "Recuerdo cómo consiguió avivar en los 254 alumnos que formábamos mi promoción la importancia que tenía para los médicos transformar la vida siguiendo unos claros principios éticos", confesó. “Ya como doctorando, siempre nos decía que la tesis tenía que ser como un búnker, un trabajo sólido que nadie pudiera derribar. Era un apasionado del estudio y el rigor científico, y los entendía como un servicio a la sociedad en la búsqueda de la verdad”.

Por su parte, la Dra. Regina Cárdenas, ginecóloga de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid, presentó un reciente estudio que ha llevado a cabo, "La anticoncepción desde la perspectiva ecoética", y que recoge el legado del profesor Herranz: “No tuve el privilegio de conocerle o aprender de él, pero cada día soy más consciente de la importancia de todo su trabajo en el campo de la Ética Médica para los profesionales de hoy”.

Así, detalló cómo su investigación la ha conducido hasta el concepto de ecoética, una disciplina que busca la aplicación de principios morales a las acciones del ser humano con respecto a la naturaleza para poder crear una relación armoniosa entre ambos. “Puede ser el lenguaje con el que personas de distintas sensibilidades compartamos la belleza y el cuidado de la fertilidad natural”, aludió al hilo del congreso internacional sobre Reconocimiento Natural de la Fertilidad que se está celebrando en la Universidad y que reúne a casi 3000 participantes de 62 países, en modalidad tanto presencial como online.

Leyendo entre líneas: una historia crítica de la anticoncepción

El profesor Herranz dedicó buena parte de su investigación a los aspectos éticos de la profesión sanitaria, la posición de la bioética en el curriculum médico y otros aspectos prácticos entre los que se cuentan el valor de la vida naciente, la eutanasia o la ética hospitalaria. Por ese motivo, durante el acto homenaje se presentó su último libro Leyendo entre líneas: una historia crítica de la anticoncepción, de mano de sus otros tres coautores, los profesores Pilar León, José María Pardo y Jokin de Irala.

“Es un broche de oro a la línea de investigación que don Gonzalo desarrolló en los años finales de su vida: el respeto a la vida humana", sintetizó la Dra. León. “Durante más de cinco años, estudiamos los documentos y las fuentes que aparecían, y revisamos los borradores que el profesor Herranz iba escribiendo”. De él destacó que “era un sabio con una enorme capacidad de estudio y síntesis”, capaz de replantear el origen de la contracepción en el siglo XX: “La clave era su rigor científico y propuso un nuevo modo de hacer bioética que conjugaba el análisis de los hechos clave con su interpretación", recordó.

Por su parte, el profesor José María Pardo repasó cómo se gestó otro libro, Desde el corazón de la Medicina, que repasa la trayectoria de Gonzalo Herranz. "Nos reuníamos una hora todas las semanas, él hablaba y yo grababa. Así estuvimos varios meses desde finales de 2011. En junio del año siguiente, con todo el material ya transcrito, nos reunimos en el Colegio de Médicos de Navarra y de ahí surgió un apasionante proyecto que se concretó en este volumen. Lo publicó la Organización Médica Colegial y realmente fue un acto de justicia por la enorme contribución del Dr. Herranz en la formación de los médicos”.