Publicador de contenidos

null 23022018_reto_empresas

El desafío de las empresas: enamorar a los empleados y retener el talento

Directores de Recursos Humanos abordan el modelo de gestión de personas Employee Centricity en un evento de Career Services Universidad de Navarra

Descripcion de la imagen
FOTO: Mariaje Ruiz
23/02/18 16:04 Blanca Rodríguez

Los recursos humanos se enfrentan al reto de enamorar a los empleados, clave del Employee Centricity, que consiste en situarlos en el centro de sus estrategias. Pero no es el único reto, pues las empresas también se encuentran inmersas en una “guerra de talento”, donde compiten por atraer y retener a los mejores.

“Nos encontramos en el mundo de la inmediatez, la información y la intolerancia. Las nuevas generaciones son inconformistas y esto genera nuevas necesidades en el mundo de la empresa. Tenemos que focalizarnos en lo que cada empleado necesita y el que no cambie, perderá talento”, afirmó el director de Recursos Humanos de EY, José Luis Risco.

Lo hizo en el evento ‘Employee Centricity’ de Career Services Universidad de Navarra, donde también se dieron cita las directoras de Recursos Humanos de Douglas, Teresa Cervera, y Sodexo, Cristina Virseda. La sesión estuvo moderada por el fundador y director del ‘Foro de Recursos Humanos’, Francisco García Cabello.

“Si somos capaces de generar experiencias positivas en nuestros empleados, retornará en la experiencia de los clientes –señaló Cristina Virseda–. Tenemos que entender qué es lo que esperan nuestros profesionales y segmentar las soluciones. Es un reto porque al final del día, lo que nos preocupa es atraer, retener y motivar a los mejores”.

Asimismo, la directora de Recursos Humanos de Douglas coincidió en que las empresas libran una guerra de talentos y que el mercado laboral está transformándose ante las necesidades de la digitalización y una nueva generación: “Los millennials no tienen problema en manifestar lo que piensan. Ellos son los que deciden dónde trabajar y con qué condiciones”.

Teresa Cervera subrayó que “la formación universitaria debe enfocarse en las habilidades y comportamientos”. Perspectiva con la que concluyó José Luis Risco: “La ecuación del talento es actitud, responsabilidad, valores y conocimientos y, en gran parte, dependen de uno mismo”.