Publicador de contenidos

2022_4_21 Sesión OTAN Carmen Romero

La OTAN aboga por incrementar el gasto en defensa y reforzar la política de disuasión para afrontar los desafíos al orden internacional

La vicesecretaria general adjunta de Diplomacia Pública de la Alianza, Carmen Romero, avanzó en una sesión en la Universidad de Navarra algunas claves del nuevo marco geoestratégico de la OTAN que se definirá en la próxima cumbre de Madrid


FotoJose Juan Rico/De izquierda a derecha, Rafael Moreno Izquierdo, Alfredo Sanz y Calabria y Carmen Romero, durante la sesión que tuvo lugar en el campus de la Universidad en Madrid.

21 | 04 | 2022

La vicesecretaria general adjunta de Diplomacia Pública de la OTAN, Carmen Romero, avanzó en una sesión celebrada en el campus de la Universidad de Navarra en Madrid algunas de las claves que van a marcar el nuevo concepto geoestratégico de la Alianza Atlántica y que se definirán en la próxima cumbre del 29 y 30 de junio en Madrid. Una cumbre que, según reconoció Romero, está marcada por el actual conflicto entre Rusia y Ucrania, el enfrentamiento bélico más grave en territorio europeo desde la II Guerra Mundial, y que dibuja un escenario totalmente distinto del que resultó del último marco geoestratégico, aprobado en 2010. 

Carmen Romero intervino junto a Alejandro Alvargonzález, ex secretario general adjunto para Asuntos Públicos y de Seguridad de la OTAN y actual embajador en Perú; Alfredo Sanz y Calabria, General de División y exdirector del Cuartel General Supremo de la OTAN (Shape) y Rafael Moreno Izquierdo, profesor de la Universidad Complutense de Madrid experto en seguridad, en una mesa redonda que concluyó la importancia de incrementar el gasto en defensa para garantizar la seguridad de los estados miembros, como único garante de preservar nuestro actual estilo de vida; y la necesidad de unidad y asociación entre los distintos estados para hacer frente a los desafíos de aquellas potencias que no reconocen las reglas del orden internacional como Rusia o China. 

Romero manifestó además que el principal propósito de la Alianza para los próximos años es preservar la seguridad de los países aliados y reforzar aún más la política de disuasión. “Se piensa en una presencia permanente, de forma rotatoria, en el Este de la Alianza y reforzar nuestra política de partenariados con países que están en una posición muy delicada frente a Rusia como Georgia, Moldavia o Bosnia”, avanzó. 

El encuentro estuvo organizado por el Global Affairs Center de la Universidad de Navarra en colaboración con Infodefensa.

Para Carmen Romero, la invasión rusa de Ucrania constituye una violación del derecho internacional que rompe la arquitectura de seguridad europea que habíamos construido junto a Rusia desde la II Guerra Mundial. “Putin no se esperaba tres cosas en este conflicto: una resistencia ucraniana tan fuerte. La guerra relámpago no ha sido posible; una exhibición de unidad por parte de Occidente sin precedentes y la respuesta tan firme de la OTAN, UE y países como Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur, que han sumado esfuerzos por aislar a Rusia en organismos internacionales”, explicó. Romero detalló después algunos de los pilares de la actuación de la OTAN en el conflicto entre Rusia y Ucrania que pasan por evitar que la guerra se extienda a los países de la Alianza, apoyar a Ucrania a ejercer su derecho a la autodefensa y continuar con la campaña de presión internacional frente a Rusia

"El enemigo debe saber que se está dispuesto a responder"

Rusia seguirá siendo un problema para la seguridad europea mientras no solucione sus cuitas, sus desequilibrios internos”, analizó Alejandro Alvargonzález, quien afirmó que “el meollo de la cuestión” es que los intereses del pueblo ruso y del Kremlim son divergentes. “Es falso que Putin tema la amenaza militar de Ucrania y de la OTAN, lo que realmente teme es que los países sean libres y sean prósperos. Se nos ataca por lo que somos y lo que representamos”. 

Al igual que Romero, Alvargonzález citó la política de disuasión, unida a la defensa y el diálogo, como claves para evitar una guerra: “El enemigo debe saber que se está decidido a responder”, añadió. Habló de la necesidad de que la OTAN funcione bajo el espíritu de ser una alianza y no una organización internacional, donde los estados miembros estén en disposición de sacrificar el interés nacional por un bien general. 

El profesor Rafael Moreno Izquierdo quiso enfocar el debate desde una perspectiva española y, aunque reconoció que la prioridad está en el Este, añadió que la OTAN y su estrategia para los próximos años debería representar para muchos españoles “un paraguas de seguridad hacia el Sur”

El General de División Alfredo Sanz y Calabria centró su intervención en el cuestionamiento del actual orden internacional y cómo deben afrontarlo los países de la Alianza Atlántica.  “¿Cuáles son los fines, las formas y los medios que vamos a utilizar para defender los valores en los que se sustenta la Alianza? El problema no es solo Ucrania-Rusia, es el cuestionamiento general del orden internacional tal y como lo hemos entendido”, dijo. Sanz y Calabria dibujó un marco estratégico de la OTAN en 360 grados, dado que las amenazas se pueden materializar en cualquier dimensión y puso sobre la mesa la necesidad de revisar el tratado de Washington de 1949, que dio origen a la Alianza Atlántica para hacer frente a la creciente influencia de la entonces Unión Soviética.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta