Publicador de contenidos

Atrás 2013_02_20_ARQ_entrevista-pedro-pegenaute

Pedro Pegenaute, fotógrafo de arquitectura: "Intento aportar mi personal punto de vista de un edificio"

Graduado de Arquitectura Técnica, colabora con prestigiosos estudios nacionales e internacionales, entre ellos los de Zaha Hadid, David Chipperfield y Rafael Moneo

20/02/13 13:21 Isabel Solana
Descripcion de la imagen
Pedro Pegenaute, fotógrafo y arquitecto técnico. FOTO: Cedida

Al finalizar la carrera de Arquitectura Técnica en la Universidad de Navarra, Pedro Pegenaute comenzó a profundizar en el mundo de la fotografía. En 2005 decidió cambiar de trayectoria para dedicarse en exclusiva a la fotografía de arquitectura.

Hoy en día tiene su propio estudio, en el que trabaja para arquitectos de reconocido prestigio nacional e internacional como Rafael Moneo, Patxi Mangado, Zaha Hadid, Josep Lluís Mateo, Nieto y Sobejano, Herzog and de Meuron, Ramón Úbeda, Jordi Badía, Neri and Hu y David Chipperfield.

También colabora con revistas y editoriales del sector (Arquitectura Viva, Casabella, Domus, Mark Magazine, A+U, Pasajes, Concept, etc.) y desde 2009 realiza reportajes por encargo para la publicación londinense Wallpaper en España y Francia.

Todos sus proyectos están disponibles en su web: pedropegenaute.es

¿Cuándo empezó tu pasión por la fotografía?

Creo que hace unos 17 años, más o menos en 1996. Vi una fotografía en blanco y negro de la piel de una naranja, muy de cerca. Se distinguía al detalle la textura de los agujeros de la piel. Me gustó mucho.

¿Cómo surgió la oportunidad de combinar esa afición con la arquitectura?

Cuando terminé Arquitectura Técnica en la Universidad de Navarra, me mudé a Madrid. Trabajaba como arquitecto técnico, a la vez que estudiaba fotografía. Fotografiaba todo, incluso en mis horas de trabajo: tubos, cables, a los propios obreros… Empecé a tomar imágenes de los proyectos de Manolo Blasco y en Madrid coincidí con José María Sánchez en FM Arquitectos. Este último me encargó también fotografiar unas oficinas que había hecho en una industria tomatera en Don Benito. Ahí empezó todo.

¿Qué oportunidades te ha dado la carrera para desarrollar la profesión que ahora ejerces?

Ser arquitecto técnico me ha abierto todas las puertas. Como tal, formas parte del gremio: trabajas y te relacionas continuamente con arquitectos, empresas constructoras, ingenieros… Ves muchas obras y edificios. También memorizas visualmente los edificios y sus partes. Indudablemente, esto ayuda luego a la hora de hacer fotografía de arquitectura, a entender el edificio y, por qué no, también a comprender qué quieren mostrar o no los arquitectos a través de las imágenes.

¿Quiénes formáis parte de tu estudio?

Para mí, la difusión del trabajo es muy importante. Por este motivo cuento con un departamento de prensa que se dedica exclusivamente a ello, con Marta Poch (arquitecta y editora) al frente. Para la realización de vídeos cuento con Natxo Leuza (realizador audiovisual). También colaboro con retocadores, que se encargan de la postproducción del trabajo, y con admintistrativos que llevan a cabo la exportación de nuestros servicios.

¿Cómo definirías tus fotografías? ¿Qué pretendes plasmar con ellas?

Hace no mucho escribí un texto acerca de esto:

La función de la Fotografía de Arquitectura no es sólo la divulgación de la Arquitectura por el mundo, entendiendo como tal la documentación y difusión de la misma.Va más allá de lo meramente objetivo, de lo descriptivo. Es una interpretación de lo que "ve" una persona en el motivo a fotografiar. Conlleva un proceso mental para traducir-convertir en fotografía lo que uno ha visto, que es absolutamente subjetivo.Ver no es mirar. Todos sabemos mirar, pero no todos sabemos "ver". Esta es la clave: saber fotografiar lo que uno ha visto, y que además interese al público, es decir, nosotros.No todas las fotografías contienen ese "algo" que las hace únicas. Son funcionales, sí. Técnicamente impecables, sí. Pero nunca llegarán a emocionar, porque les falta "algo". Ese "algo" es el Alma.

Para que una fotografía tenga Alma ha de pasar lo siguiente: el que realiza la fotografía tiene que "ver" y posteriormente saber fotografiar lo que ha "visto". Para saber fotografiar lo que uno ha "visto" tiene que existir un equilibrio perfecto entre el lugar escogido para la realización de la misma, la luz "adecuada", y la composición que el fotógrafo haya decidido. Y por último, que ese "algo" sea percibido por el que observe-consuma la fotografía. No tiene por qué gustar, pero sí transmitir, sugerir, independientemente de quién sea el que la observe, un niño, un anciano, un apasionado por el arte o una persona sin ninguna inquietud. Todos somos consumidores de fotografías, y fotógrafos. Esto es la democratización de la fotografía: hacer fotografías es fácil, está al alcance de cualquiera, pero no el conseguir que éstas tengan Alma".

La Arquitectura es plasticidad, volúmenes, espacios, confort, proporciones, armonía, texturas, juegos de luces (…).El fotógrafo ha de "ver" esto, digerirlo, interpretarlo y expresarlo, aprovechándose de las capacidades inherentes al medio fotográfico. Y reunirlo en una serie de fotografías, que debido a su orden escrupulosamente escogido, hacen que de un reportaje fotográfico de un edificio ni sobre ni falte ninguna de las fotografías que lo conforman. Todas "funcionan" por separado, pero también lo hacen en conjunto.

¿Qué aportas a los arquitectos con los que colaboras?

Lo primero es que ellos dispongan de un trabajo de la máxima calidad y que les resulte útil para promocionar su arquitectura. La mayoría de los edificios no serán visitados nunca por muchas personas. La forma de enseñarlo es por medios visuales y audiovisuales.

Asimismo, mi aportación va más allá de lo objetivo. Intento aportar mi personal punto de vista de un edificio. Eso es bajo mi prisma lo más interesante. Está claro que lo obvio de un edificio lo ve todo el mundo, pero hay otras cualidades o puntos de vista de un edificio que no lo son tanto y que dependen más de quién lo fotografíe. Creo que estos dos puntos se complementan; si no, el reportaje estaría incompleto. Y también debe interesar: puede tratarse de una mirada personalísima pero ser absolutamente anodina.

Otro punto fuerte de mi trabajo consiste en la difusión. Invierto gran parte de mi tiempo (y dinero) en la difusión del material fotográfico a través de plataformas digitales, blogs, revistas, editoriales, libros, etc…Y esto interesa mucho a los arquitectos, pues al final tenemos que promocionarnos sí o sí. La difusión es obligatoria: si no, el trabajo carecería de sentido. No es obligatorio que el fotógrafo se involucre en ello, y de hecho unos lo hacen y otros no.

¿Cuáles son las obras que más te ha gustado fotografiar en estos años?

Tengo un buenísimo recuerdo del Pabellón de España en la Expo de Zaragoza, 2008. Invertí mucho tiempo allí. Supuso un considerable ascenso en mi carrera, por lo que agradezco a Patxi Mangado que contara conmigo para este trabajo.

Otro proyecto absolutamente inesperado fue el Hotel Waterhouse en Shanghai. Acudí a fotografiar el Pabellón de España de la Expo de Shanghai en el 2010 y coincidí con Ramón Úbeda, arquitecto-diseñador. Él quería escribir un artículo sobre el hotel y necesitaba fotos, así que las hice. De esta manera entré en contacto con Neri and Hu, los arquitectos que realizaron el hotel. Aún sigo trabajando con ellos: hago reportajes en Shanghai, Xian, Singpore, Londres, etc.. 

¿De qué trabajos estás especialmente satisfecho?

En cuanto a fotografía de arquitetura se refiere, resaltaría los dos que he nombrado. También apuntaría el que llevé a cabo por encargo de la revista Wallpaper sobre el Walden 7 (viviendas colectivas de Ricardo Bofill), el Auditorio de Ávila de Patxi Mangado...

Aparte, realizo vídeos de arquitectura junto con Natxo Leuza y estoy muy satisfecho con el resultado obtenido en el del Museo Can Framis (Jordi Badía), el de la tienda Camper en Sevilla (EMBT), el del Pabellón de España de Shanghai (EMBT), y el que acabamos de terminar sobre el edificio Amigos de la Universidad de Navarra (Juan M.Otxotorena), que en breve colgaré en mi web.

Asimismo, me interesa mucho el uso de la fotografía como objeto. Por este motivo he recibido varios encargos para la realización de murales de gran formato para decorar espacios concretos. En estos casos desarrollo un concepto partiendo de cero, en función de qué es cada espacio, para colocar posteriormente dicho mural en él. Por ejemplo, en 2010 hice uno para el Hotel ETH de Irún, de 20 metros x 3 metros aprox.. Era una ola gigante, "Ola de Anglet". Otro del que estoy satisfecho es el del Aula de Cocina de la Escuela Diocesana de Vitoria en 2006, de 38 m.x 1,85 m.

Te has abierto nuevos caminos en tu profesión, diferentes de las salidas típicas de un arquitecto técnico. ¿Qué aconsejarías en ese sentido a los actuales estudiantes?

En dos ocasiones he recomendado estudiar esta carrera, por este motivo. Es muy polivalente: al final se trata de arquitectura y ésta abarca mucho en nuestras vidas. Hay muchas salidas de diferente índole, a pesar de que vivimos tiempos difíciles.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta