Publicador de contenidos

20220217_FAR_doctorado_industrial

El doctorado industrial, una vía que fomenta la transferencia de conocimiento desde la investigación a la aplicación de los medicamentos

Tres alumnos del máster en Investigación, Desarrollo e Innovación de Medicamentos realizan su tesis en empresas del sector farmacéutico en colaboración con la Universidad


FotoCedida
/Los alumnos David Izurdiaga, Adriana Castiñeiras y Sara Peribañez.

17 | 02 | 2022

“Una de mis metas académicas siempre había sido realizar una tesis doctoral y, durante uno de los meetings con profesionales de la industria que se llevan a cabo en el Máster en Investigación, Desarrollo e Innovación de Medicamentos (MIDI), descubrí una opción que no conocía: el doctorado industrial. Se trata de llevar a cabo una tesis en una empresa y en colaboración con la Universidad para fomentar la transferencia de conocimiento, desde la investigación a su aplicación práctica”. Así comenzó Adriana Castiñeiras una etapa más de su formación, tras graduarse en Bioquímica y terminar el máster de la Facultad de Farmacia y Nutrición en 2019.

“El MIDI ofrece la posibilidad de adentrarse directamente en una empresa desarrollando un proyecto real durante 6 meses, lo que posibilita acceder al mundo laboral. En mi caso, me decanté por la investigación preclínica y realicé el TFM en el departamento de I+D de Laboratorios ROVI, empresa en la que continúo trabajando en la actualidad”, explica Adriana. Al finalizar el programa, propuso el doctorado industrial: “Tanto Laboratorios ROVI como la Universidad estuvieron encantados de que ampliase mi formación, por lo que me apoyaron totalmente en este proyecto en el que continuaré desarrollándome académica y profesionalmente”.

Para el químico David Izurdiaga (MIDI’20), resultó útil cursar ciertas asignaturas a lo largo del Máster  que, en principio, no veía demasiado cercanas a la dirección en la que quería enfocar su carrera profesional, pero que ahora le ayudan a comprender mejor qué se precisa en cada momento: “La entrada que tuve en mi trabajo actual fue totalmente abrupta, en el sentido de que se trata de una empresa que lleva pocos años en marcha y todos tenemos un conocimiento bastante general de todo lo que se realiza, desde la parte experimental y analítica para controlar los avances en nuestra investigación, hasta los protocolos y los documentos que debemos completar y seguir para que todo funcione correctamente y los pasos que demos sean siempre firmes y hacia adelante”, confiesa.

Una visión transversal del desarrollo de medicamentos

Izurdiaga añade que la oportunidad de trabajar y realizar la tesis en Zoco Pharmaceuticals no habría sido algo factible sin haber cursado el MIDI. “La orientación hacia la industria farmacéutica se ha fraguado a lo largo de ese año y medio de duración, y ha completado mi formación previa como químico”. Destaca también que el contacto con la Universidad sigue más allá de la graduación, algo que fue clave en su caso: “Siempre hay algún mensaje que te sirve de ayuda de parte de algún profesor, asesor, coordinador, etc. Para mí lo fue el de María Zarranz, career manager de la Facultad de Farmacia, con la oferta de este doctorado industrial, y que no pudo acabar de mejor manera”.

Una experiencia similar tuvo Sara Peribañez (MIDI’20), graduada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid, que, al terminar sus estudios buscaba un programa que le acercara a la industria farmacéutica sin alejarse de la investigación básica y los primeros pasos en el desarrollo del fármaco. “Es algo que me había llamado la atención durante la carrera y precisamente el MIDI me ha aportado una visión general de todo el proceso de desarrollo del medicamento desde la investigación básica hasta su comercialización, conociendo cada una de sus fases y proporcionando las competencias necesarias para la investigación y el trabajo en cada una de ellas”. 

Tras finalizar las clases, realizó el Trabajo de Fin de Máster de la mano de los profesores Iñaki Fernández de Trocóniz y Zinnia Parra-Guillén, quienes despertaron su interés por el modelado farmacocinético. “Tuve claro en que quería especializarme en esta área dentro del proceso de desarrollo del medicamento. Por eso empecé el doctorado en modelado farmacocinético en el departamento de Tecnología y Química Farmacéuticas de la Facultad y en colaboración con la empresa IKAN-Biotech, quiénes también forman parte de mi proyecto de investigación”.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta