Publicador de contenidos

noticia_TEO_2021_02_04_monseñor_Argüello

Mons. Argüello: “Ante el laicismo, los cristianos están llamados a un compromiso público coherente con su fe”

El secretario general de la Conferencia Episcopal explicó en la Universidad algunos desafíos y oportunidades que tienen los católicos en nuestro tiempo


FotoManuel Castells/Mons. Luis Argüello, durante la conferencia que ofreció a los estudiantes de las facultades de Teología y Eclesiástica de Filosofía de la Universidad de Navarra.

04 | 02 | 2022

“Ante el laicismo, los cristianos están llamados a un compromiso público coherente con su fe”. Así lo explicó en la Universidad Mons. Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid y secretario general de la Conferencia Episcopal, quien participó en una conferencia con estudiantes de las Facultades de Teología y Eclesiástica de Filosofía, con motivo de la celebración de Santo Tomás de Aquino.

En su intervención hizo, en primer lugar, una aproximación al significado de la laicidad. Señaló que el estado puede ser laico, pero la sociedad, en cambio, no lo es. El laicismo aspira a dominar “el territorio de la sociedad”. Se refirió a la trama de relaciones económicas, políticas, culturales, de grandes corporaciones y de medios de comunicación social como los poderes de la sociedad. Y de ellos recordó la insistencia que ejercen para imponer la condición laica a los ciudadanos.

Asimismo, destacó que en la sociedad ha habido una transformación del sentido común moral y por tanto no hay un referente: “Si no hay verdad como patrimonio universal, ni un criterio para distinguir el bien del mal, todo está permitido. Cuando falta la gramática común de lo humano, cuando todo puede significar cualquier cosa, el poder se encarga de repartir significado”.

Enumeró, finalmente, algunos desafíos y oportunidades que la situación actual presenta a los cristianos, llamados a implicarse activamente en la actividad pública y a confiar en el poder de la gracia.

“El estado puede ser laico, pero la sociedad es plural”

Sobre la diferencia entre un estado laico y una sociedad laica, afirmó: “El estado puede ser laico, pero la sociedad es plural, tiene creencias, tiene perspectivas ideológicas y referencias de significado y de sentido”. Frente a la variedad de la sociedad, el estado omnipresente plantea lo que los sociólogos llaman una “religión política”: “Lo que hay debajo del supuesto dogma de la tolerancia de la religión política es un intento de arrogarse exclusivamente la capacidad de dar significados a las cosas”.

Para Mons. Argüello, el desafío que tienen los católicos es enorme “porque el poder quiere sustituir a la religión”, y afirmó que al mismo tiempo la oportunidad es inédita “porque podemos mostrar la belleza del rostro de Jesucristo”.

Antes de concluir, enumeró algunas oportunidades que los católicos tienen en este tiempo. En primer lugar, se centró en la importancia de anunciar el kerigma con una dimensión trinitaria; en segundo lugar, afirmó que la evangelización da la oportunidad de hacer elogio de la razón y de la libertad; y en tercer lugar, destacó que evangelizar es transmitir esperanza a los contemporáneos, especialmente a los más desesperanzados”.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta