Publicador de contenidos

05_02_2018_noticia_ECO_innovacionSOCIAL

La innovación social necesita buenas ideas y empresas comprometidas

Jornada 49. Instituto Empresa y Humanismo/BBVA: Empresa e innovación social

Descripcion de la imagen
FOTO: Manuel Castells
05/02/18 13:17

El Instituto Empresa y Humanismo, y el BBVA celebraron el pasado 1 de febrero una Jornada sobre “Empresa e innovación social”, a la que acudieron más de medio centenar de directivos, empresarios y profesores universitarios. El evento tuvo lugar en el Campus del BBVA en Madrid y forma parte de las actividades que desarrollará el Instituto este año en torno al tema genérico de la “Innovación Social”. Las dos ponencias que articularon la Jornada estuvieron a cargo del profesor Alejandro Ruelas-Gossi, uno de los mayores expertos mundiales en temas de estrategia e innovación, y de Antoni Ballabriga, Director Global de Negocio Responsable del BBVA y profesional con una larguísima experiencia en el campo de la responsabilidad y el compromiso social de las empresas.

En la introducción de la Jornada, Ricardo Martí-Fluxá, Presidente del instituto Empresa y Humanismo, centró el tema del encuentro, resaltando la importancia que tiene la empresa, como motor más destacado de la innovación, en la aplicación de sus conocimientos y de su saber hacer a la mejora de la sociedad, como parte del cumplimiento de su misión específica. Por su parte, María Abascal, Directora de Relaciones Institucionales del BBVA, explicó cómo la innovación social supone dar un paso más en la apuesta de las empresas por la responsabilidad social, algo que en una entidad financiera como la suya se concreta, por ejemplo, en campos como el de la educación financiera de la ciudadanía, las finanzas sostenibles o la promoción del emprendimiento social.

 
Ideas, orquestación de recursos y rentabilidad

Alejandro Ruelas-Gossi

La intervención de Alejandro Ruelas-Gossi, profesor de la Universidad de Miami y conocido experto en estrategia e innovación,  se centró en la importancia de que las empresas se planteen objetivos y retos ambiciosos para ser capaces de generar verdadera innovación, también en el ámbito de la innovación social. En su opinión, en nuestra época existe muy poca innovación real, ya que en el binomio “investigación y desarrollo” se pone mucho énfasis en el desarrollo y muy poco en la investigación. Por eso, frente al “hacer” y al estar demasiado pendiente de la “eficiencia” (“race to the bottom”), es necesario intensificar el “pensar” y plantear verdaderos desafíos y mejoras de futuro (“race to the top”), que muevan a las personas de la organización y generen ideas valiosas, en torno a las que se puedan orquestar los recursos y capacidades, tanto de la empresa como de su entorno. En opinión de Ruelas-Gossi, los objetivos grandes y ambiciosos (“moonshoots” o “bold statements”) y la orquestación de los mejores dones son esenciales para el éxito de los proyectos de innovación social, que deben ser valiosos para la sociedad y rentables para la empresa. El profesor Ruelas-Gossi –autor de influyentes artículos académicos como Innovation around Obstacles y Strategic Orchestration- recordó en este sentido que no se puede olvidar que la “ayuda”, en su sentido convencional, no es ni escalable ni sostenible.

 
Impacto, estrategia, narrativa y cinética

Antoni Ballabriga

Antoni Ballabriga, desde su larga experiencia en el área de negocio responsable del BBVA, y también como representante europeo en el Foro de Finanzas Sostenibles de la ONU, disertó sobre la importancia de que las entidades financieras situaran la innovación social en el centro de su orientación estratégica. Para ello, explicó cómo el BBVA había abordado la reconfiguración del “por qué” (el propósito y la misión del banco), el “qué” (los ámbitos de actuación para tener un impacto social positivo: salud financiera y tecnología; extrema transparencia; desarrollo sostenible) y el “cómo” (comunicar, mejorar y transformar) de su modelo de negocio responsable. Ballabriga también destacó la importancia de que la estrategia social no fuese una especie de estrategia paralela, en cierto modo secundaria, respecto a la estrategia de negocio de la entidad. En este sentido, resaltó cómo su papel –“pensar y romper zonas de confort en la organización”- se veía especialmente reforzado al depender y tener que reportar directamente al Consejo de Administración. Por último, Ballabriga defendió que la innovación social y la acción responsable en los negocios requiere una mentalidad (un “mindset”) que dé importancia al impacto (a la pretensión de transformación), a la estrategia (al foco), a la narrativa (al relato de las acciones que se promueven) y a la cinética (a hacer que otros hagan).

Compromiso e ideas

La Jornada concluyó con una ronda de preguntas y comentarios por parte de los asistentes, y con un apartado de conclusiones a cargo de Montserrat Herrero, profesora  de filosofía política de la Universidad de Navarra. La profesora Herrero destacó la coincidencia de ambos ponentes en asentar la innovación social en el propósito, la misión y la razón de ser de las organizaciones, en su compromiso a largo plazo con la mejora de la sociedad. Asimismo, algunas de las reflexiones más reveladoras del encuentro fueron la importancia de dedicar tiempo al pensamiento y a la generación de ideas realmente innovadoras; el valor de que las empresas piensen “en grande”, mirando al futuro, cuando ponen en marcha iniciativas de innovación social; el papel insustituible de las personas, de los “campeones” del impacto social y de la extensión de su filosofía a toda la organización; y la relevancia de elevar los ámbitos de decisión en torno a estas cuestiones al más alto rango directivo, superando la mentalidad de que éste sea un ámbito de actividad con una “vida paralela”, pero no integrada en el día a día de la empresa.

 

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta