Publicador de contenidos

null 20211004_BIOMA_recicleta

El Instituto de Biodiversidad y Medioambiente participa en un proyecto de contaminación ambiental en Tudela

A través de esta iniciativa, impulsada por Recicleta Ribera, se pretende medir la contaminación ambiental en el interior y exterior de los centros escolares de Tudela

04 | 10 | 2021

Texto

El Instituto de Biodiversidad y Medioambiente de la Universidad de Navarra se une a Recicleta Ribera –grupo de personas que fomenta el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible en los municipios de la Ribera de Navarra- para desarrollar un proyecto de contaminación ambiental en los entornos próximos a los centros escolares de Tudela. El proyecto consiste en medir la contaminación –generada por el tráfico– en el interior y exterior de los centros educativos públicos y concertados, y plantear soluciones para mejorar la calidad del aire.

Esta es una iniciativa de Ciencia Ciudadana en la que los estudiantes de educación primaria y secundaria de Tudela –se sumarán también dos colegios de Fontellas y Corella– serán los protagonistas en la extracción y medición de datos, y la elaboración de un informe mensual sobre la situación de su centro escolar.

Desde el Instituto se coordinará la parte científica y se formará al alumnado en cómo realizar la extracción de datos, interpretación de resultados, y la elaboración de informes. “Bioma elaborará informes más completos sobre los niveles de contaminación en entornos escolares relacionando los resultados obtenidos por los estudiantes con diferentes variables como, por ejemplo, la meteorología, intensidad del tráfico, hora del día, características de las calles, etc.”, apunta Jesús Miguel Santamaría, director del Instituto.

Una de las patas importantes de este proyecto es la concienciación de las nuevas generaciones sobre la importancia que tiene respirar aire limpio y los medios de transporte que se emplean para los desplazamientos en la ciudad. “Los alumnos de los distintos centros escolares podrán comparar los niveles de contaminación a que están expuestos y propondrán posibles soluciones para mejorar la calidad del aire que respiran. Ello puede propiciar cambios en su conducta orientados, por ejemplo, a la elección de medios de transporte más sostenibles”, apunta.

Para Jesús Miguel Santamaría respirar aire limpio es un derecho fundamental de las personas y “cualquier proyecto en el que se investiguen los niveles de contaminación a que están expuestos los ciudadanos, más aún en el caso de colectivos vulnerables como los niños, son de gran trascendencia”, concluye.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta