Publicador de contenidos

2020_08_03_FYL_noticia_los_bañales

Alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad participan en la XII campaña de excavaciones de Los Bañales

Gracias a una beca otorgada por la Comarca de las Cinco Villas han podido realizar prácticas en uno de los yacimientos romanos más importantes de Aragón

Descripcion de la imagen
María José atiende a los periodistas de Aragón TV que realizaron un reportaje en el yacimiento y Javier durante los trabajos, tomando medidas en uno de los sectores. FOTO: Cedidas
03/08/20 11:30 María M. Orbegozo

Una veintena de alumnos del Grado en Historia y del Diploma en Arqueología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra ha participado en la XII campaña de excavaciones del yacimiento romano de Los Bañales, uno de los más importantes de Aragón y del nordeste peninsular. Por cuarto año consecutivo, la Comarca de las Cinco Villas les ha concedido una beca que les ha permitido estar en estrecho contacto con la Historia y poner en práctica los conocimientos adquiridos en el aula. 

“La formación de estudiantes ha sido siempre esencial en el proyecto de la Fundación Uncastillo. Debido a la situación sanitaria, este año han pasado por aquí menos alumnos de lo habitual. En total, hemos tenido 30 estudiantes, mayoritariamente de Historia; Historia del Arte; y de Historia y Arqueología, procedentes de distintas universidades del país”, ha señalado Javier Andreu, director del Diploma en Arqueología del centro académico, quien les ha acompañado en los trabajos. 

Unos trabajos que han dado lugar a importantes hallazgos, entre otros, "trazas del gran despegue urbanístico de la ciudad en época de Augusto, entre ellos la muralla que cerraría, como elemento de prestigio, la ciudad por su lado norte", así como "evidencias de una notable remodelación del espacio urbano hacia fines del I o comienzos del II d. C. Es en ese contexto donde ha aparecido, entre otras cosas, una escalera de comunicación de un patio con una planta inferior de una de esas viviendas. En otra, han aparecido dos habitaciones contiguas y en una de ellas hemos descubierto un derrumbe de la pintura mural que decoraba las jambas y el dintel de la puerta, probablemente fechables en el siglo II. También se ha hallado un gran almacén en el flanco occidental de la zona excavada, que demuestra las grandes transformaciones vividas por la ciudad en ese periodo”, ha explicado el profesor Andreu.

María José BeltramoMaría José Beltramo, estudiante de 2º de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras, ha sido testigo de estos hallazgos. Por segundo año, participa en la campaña de excavaciones, “porque es una experiencia muy enriquecedora y este verano tampoco quería perdérmelo. A nivel académico, ahora valoro más y comprendo mejor el patrimonio. En el ámbito personal, como tenemos oportunidad de conocer estudiantes de otras universidades, edades distintas y experiencias variadas, surgen temas muy interesantes y aprendemos el doble. Además, la convivencia es muy amena y se genera un ambiente muy familiar”, añade.

Explica que, gracias a la Arqueología, “he podido experimentar otra manera de reconstruir acontecimientos y procesos históricos sin tener ningún tipo de texto. Las fuentes que tratamos no involucran palabras y esto no quiere decir que contengan menos información, todo lo contrario, transmiten el contexto en el que se vivía por aquel entonces. Es algo que hay que vivir”. Asegura que en este tiempo, la teoría estudiada en clase le ha sido de utilidad para conocer los distintos métodos y procedimientos de una excavación: “La práctica me parece fundamental, porque es donde aplicas todo lo aprendido y ves de primera mano las posibles casuísticas. Con Lorena, la arqueóloga que este año nos guía en la campaña, hemos comprendido cómo la teoría y la práctica van muy de la mano y la importancia de cada una para tener buenos resultados y poder clasificar y datar los materiales y estructuras”. En su caso, los conocimientos adquiridos en el aula ha podido aplicarlos participando en la excavación de tres sectores del yacimiento, en la toma de cotas, el dibujo técnico sobre el relieve, así como en la redacción del diario de excavación y la limpieza del material en el laboratorio. “Es un trabajo en equipo”, señala.

A la Comarca de las Cinco Villas que, gracias a las becas que concede, le han permitido participar un año más en la campaña, les da las gracias “no solo por ayudar a preservar y descubrir nuestro patrimonio, sino también por darnos la oportunidad de aprender y crecer con una experiencia así. Con este gesto, son muchos los beneficiados, y esa es una de las caras de la Arqueología que más me gusta; es una oportunidad de sacar lo mejor de cada uno”.

Javier Martínez SarasateJavier Martínez Sarasate, alumno de 2º de Historia y del Diploma en Arqueología, coincide con su compañera al afirmar que “con estas becas, estudiantes como yo podemos participar y vivir en primera persona una auténtica experiencia arqueológica y aprender de ello”. Para él, esta ha sido su primera campaña en Los Bañales. “Me animé a apuntarme a este proyecto  porque, como amante de la Historia y de la Arqueología, siempre he querido participar de primera mano en una excavación y así conocer el trabajo en un yacimiento y los métodos y técnicas que hay que llevar a cabo”. Asegura que esta experiencia ha sido muy positiva: “A nivel metodológico, he aprendido las técnicas que se aplican, el trabajo de cada día, los distintos materiales y situaciones con las que tienes que lidiar… En lo personal, he conocido a otros jóvenes que comparten una de mis pasiones y eso es muy enriquecedor”.

Este verano, los alumnos participantes en las excavaciones se han dividido en dos grupos: una primera tanda trabajó del 1 al 15 de julio. La otra tanda lo hizo durante la segunda quincena del mes. Es en este equipo donde Javier ha tenido oportunidad de aplicar los conocimientos adquiridos en el aula. Asegura que con este grado “aprendes mucha teoría muy útil, que sirve como base para el trabajo de campo”. Añade que “este Diploma ayuda a profundizar en el mundo de la Arqueología a través del estudio y las actividades que se organizan. En la excavación, todo lo aprendido lo puedes tocar o ver con tus propios ojos, poner en práctica esos conocimientos y comprenderlos mucho mejor. Por eso creo que estudiar el Grado de Historia con el Diploma de Arqueología es un gran acierto”.

Preguntado por alguna anécdota curiosa vivida estos días, cuenta divertido que el primer día de excavación, después de varias horas de trabajo, se escuchó a gritos “¡Moneda!”: “Nos pareció increíble y fuimos corriendo hasta allí. Pensé que podría ser otra moneda como la del emperador Domiciano, encontrada en la tanda anterior, pero en este caso no fue una moneda romana sino prelatina y esto nos desilusionó un poco. Luego nos animamos porque, después de todo, habíamos encontrado una moneda antigua, importante para reconstruir la historia de la ciudad”.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta