Publicador de contenidos

null 2020_05_01_FYL_noticia_monica_gonzalez

“Cursar el grado en Filología Hispánica ha sido uno de los requisitos previos más importantes para solicitar el acceso a este máster”

Gracias a su formación, Mónica González Machorro ha sido admitida en la Universidad de Múnich para realizar un posgrado en procesamiento del habla

Descripcion de la imagen
Mónica González, en una conferencia a la que asistió el año pasado en Düsseldorf (Alemania). FOTO: Cedida
01/05/20 10:47 María M. Orbegozo

El próximo mes de mayo, Mónica González Machorro, alumna de 4º de Filología Hispánica, finalizará sus estudios en la Universidad de Navarra. Su formación ha sido clave a la hora de poder acceder a un posgrado en procesamiento del habla, que comenzará a cursar en la Universidad de Múnich el próximo curso: “Los estudios en Filología proporcionan una base completa sobre el lenguaje, fundamental para comprender cómo se percibe y se produce. Este ha sido uno de los requisitos previos más importantes para solicitar el acceso a este máster”, explica. Cuenta que escogió la Universidad de Múnich para continuar su formación “porque durante mi estancia de Erasmus, tuve oportunidad de conocer a muchos profesores del máster y me pude involucrar en los trabajos que están llevando a cabo. Estoy muy contenta y emocionada por iniciar esta nueva etapa”.

Durante su estancia en Alemania, nuestra alumna también realizará prácticas en Audeering, una compañía dedicada a la detección automática de emociones a través de openSmile, un software de inteligencia artificial desarrollado por la empresa, que utilizan compañías de campos tan diversos como los videojuegos, los automóviles o las clínicas de salud: “Conocí al director en una conferencia a la que asistí el año pasado y le comenté mi interés por realizar prácticas con ellos”. Como filóloga, su trabajo consistirá en realizar análisis acústicos de los datos con los que se alimenta el software, con el objetivo de mejorarlo: “La base filológica es muy importante, pero también son necesarios conocimientos de informática y de programación. El máster que voy a realizar me va a proporcionar la formación necesaria para dedicarme al desarrollo de sistemas automatizados para la detección y reconocimiento de emociones a través del habla”, explica.

Su interés por este ámbito comenzó en primero de carrera, después de cursar una asignatura impartida por el profesor Mark Gibson: “Tuvimos que realizar un pequeño experimento de percepción del habla y la experiencia me gustó tanto, que empecé a interesarme por los temas que él estudiaba”. Desde entonces, ha estado colaborando en el Laboratorio del Habla de la Facultad de Filosofía y Letras, del que el profesor Gibson es director. “Trabajar con él me ayudó a tener más confianza en mis propias ideas y conocimientos. Me motivó a asistir a congresos, conocer y charlar con personas involucradas en el tema. También me animó a realizar prácticas profesionales en Australia, donde pude trabajar en el laboratorio MARCS, uno de los mejores centros de investigación en este campo”, asegura.

Cuando hace balance de su paso por la Universidad, asegura que la experiencia ha sido muy satisfactoria: “He disfrutado mucho de las actividades extracurriculares que se ofrecen y he recibido un trato excelente, tanto por parte de los profesores, como de las personas de administración, que siempre se han mostrado dispuestas a ayudarme”. Por ese motivo, a los alumnos que el próximo curso comenzarán sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras les anima a “mantenerse en contacto con su asesor y con los profesores que trabajen en los temas que les interesen, pues siempre están dispuestos a charlar contigo, e incluso a involucrarte en sus proyectos”. También les aconseja disfrutar de la etapa universitaria “probando diferentes actividades y asignaturas, porque así se pueden descubrir temas de interés. En la universidad siempre hay alguna charla interesante o un evento al que vale la pena asistir”.