Saltar al contenido

"Los grandes maestros no se van, se quedan con nosotros para siempre", ha tuiteado un antiguo alumno de José Antonio Vidal-Quadras al conocer la noticia de su fallecimiento. El torrente de reacciones ha sido tan grande como la sombra de su legado. Probablemente por lo mucho que ha querido a sus alumnos de tantas y tantas promociones. Cuando no existían las redes sociales, este maestro de periodistas fue el precursor de una de las mejores: Desde Faustino, esa carta que nos mandaba a todos los antiguos alumnos con noticias de unos y otros y que habría arrasado a "likes" en estos tiempos. Es por eso por lo que abrimos este espacio en la web de la facultad para homenajearle, y para que podáis dejar aquí vuestros recuerdos con él. Así conseguiremos que su sonrisa, esa que siempre le acompañaba y con la que enganchaba con todos, se quede con nosotros para siempre.

 

José Antonio Vidal-Quadras. In memoriam

Envía tu recuerdo

Si quieres que tu testimonio en recuerdo del profesor Vidal-Quadras sea publicado en la web, puedes hacerlo a través de este formulario.

Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha

Testimonios

Tuve oportunidad de conocer a José Antonio Vidal-Quadras en el Departmento L de la Biblioteca Central, cuando yo realizaba mi tesis doctoral a mediados de  los años 80. Lo recuerdo especialmente por su bondad, sencillez  y simpatía. Un ser humano extraordinario. Mucho le agradecemos los alumnos del PGLA por su Faustino, que nos unía a todos a pesar de las distancias.

Carmen Victoria Restrepo Posada [PGLA y doctorado 1987]

 

Además de su recuerdo como profesor de Redacción periodística, me queda su eterna sonrisa y su amabilidad. Pero además sus crónicas desde Faustino y el artículo en NT desde el campus, eran una maravilla. Era un gran escritor.

Mª Carmen Tos [1988]

 

Entrañable, cariñoso, sabía hablar y escuchar. Siempre tenía alguna nueva ilusión. Echaré en falta los cigarros que algunos sábados comparíamos a escondidas.

Pedro Roncal Ciriaco [1987]

 

Hasta pronto, don José Antonio. Creo que ahora escuchará de verdad la música de cámara. Aquel transistor era sólo un anticipo para los que aún sabemos muy poco.

José María [1998]

 

A Dios maestro de periodistas y, sobre todo, de buenas personas. No pierdas esa sonrisa que lo calma todo. DEP.

Nacho de la Fuente [1990]

 

Me encomiendo a su intercesión. Era un hombre santo.

Fernando Uriol

 

Era un grande. Siempre sonriente, se acordaba de ti aunque llevaras años de vuelta en América. ¡Gracias, Maestro!

Carmen Sofia Brenes [1985]

 

Hoy el mundo es un poco más feo. Ha fallecido el que sin duda ha sido uno de mis mejores profesores –si no el mejor– de todos cuantos he tenido. Un profesor que no sólo me enseñó a ser periodista, sino, sobre todo, a ser PERSONA. 
Querido José Antonio Vidal-Quadras, jamás olvidaré aquel gesto que tuvo usted conmigo, cuando falleció mi abuela en vísperas de su examen de Redacción Periodística, y tuve que venirme corriendo a Galicia al entierro y funeral. A mi regreso, como bien recordará, me hizo el examen a mí solita en su despacho, sin variar ni una de las preguntas del que unos días antes hicieron mis compañeros, y salió usted por la puerta y me dejó sola con la frase "Sé que usted no va a copiar, me voy tranquilo". Ese gesto dice todo de usted como persona, como profesor, como maestro de una honestidad indudable. Ese gesto me marcó para siempre... 
Seguro que allá arriba ahora los ángeles disfrutarán, como lo hicimos nosotros en tierra, de un nuevo "Desde Faustino" (¿lo titulará "Desde el Cielo"?). Don José Antonio, usted se ha ido, pero no ha muerto. Su legado sigue vivo entre todos nosotros, entre todos los que hemos tenido la suerte de ser sus alumnos, en el periodismo y en la vida. Gracias por enseñarnos a ser mejores personas.
Descanse en Paz.

Carla Vidal Prado [1995]

 

El ejemplo de Maestro Universitario. Una persona enorme, un profesional irrepetible... tenerlo de profesor y de amigo ha sido uno de mis mayores tesoros obtenidos en la Universidad de Navarra. Entendió siempre lo importante que era escuchar y encontrar historias en nuestras vivencias: eso reforzaba el vínculo con nuestra casa universitaria. Une persona mayúscula a la que echaré muchísimo de menos.

Gonzalo Abadía [1999]

 

Nos ha dejado un hombre bueno. Descanse en paz.

Martín Aoiz [1996]

 

Literalmente, maestro en enseñar el lado bueno de la vida. Leerle era provechoso. Escucharle era provechoso. Verle era provechoso. Hablarle...bueno, hablarle era obligado, porque siempre se interesaba sinceramente por ti.

Carmen Cueto [1986]

 

No fuimos sus alumnos de carrera, pero tuvimos la suerte de conocerlo desde el PGLA. Desde allí sentimos su aprecio y siempre nos tuvo presente en sus deliciosas crónicas Desde Faustino. ¡Siempre lo recordaremos!

Rosa Zeta de Pozo [PGLA1978]

 

Incluso en las conversaciones más triviales, siempre aportaba algo interesante. Tuve la gran fortuna de que me dejara ayudarle a "poner papeles en orden" para su Desde Faustino, y como estudiante de 2º curso, me sentí enormemente privilegiada. Hoy le recuerdo con mucho cariño, y me siento aún más privilegiada que entonces, por haber tenido un maestro (lo de profesor se me queda corto para él) de tal categoría, profesional y humana. Da pena pensar que ya no está aquí, pero alegría saber todo lo que ha enseñado y aportada a tantas y tantas personas. Descanse en paz.

Isabel García Imhof [1996]

 

Guardo muchos recuerdos de José Antonio Vidal-Quadras, pero más que una anécdota concreta me quedaré con una imagen suya. Nunca lo vi enfadado o triste. Preocupado quizás, pero tampoco lo recuerdo. Atribulado, nunca. Siempre dispuesto a ser abordado ya fuera para una consulta académica o para comentar en tono jocoso una situación personal. Y recuerdo, eso me quedará como algo único, que siempre que le paraba para charlar con él me decía: "Hombre, Jordi Molas... dime". Sí, se dirigía a mí con mi nombre y apellidos. Es un matiz pequeño pero que me transmitía: "Sé quién eres y me importa lo que me vas a decir". Probablemente, la mejor lección que aprendí de este maestro.

Jordi Molas [1990]

 

José Antonio Vidal-Quadras ha ejemplificado de la mejor manera posible un tipo de maestro fundamental en la enseñanza de la comunicación: el profesional periodista. José Antonio ha sido una persona que ha elevado la profesión periodística al encarnarla, y es por eso que ha dejado una huella tan fecunda en todas las promociones de periodistas que hemos tenido la suerte de aprender con él.

Mónica Herrero, decana de la Facultad de Comunicación

 

"Cuando hace 27 años José Antonio Vidal-Quadras fue corrigiendo con un rotulador marrón mis primeros reportajes y entrevistas en aquellas clases ya legendarias de Redacción..." [Leer más]

Javier Marrodán

 

Un ejemplo de Periodismo y para periodistas.

Ignacio Gago [1992]

 

Querido maestro que cultivaste en mí la afición a la escritura con tu ánimo y sonrisa inefables: He rezado por el eterno descanso de tu alma y ofreceré la Santa Misa para que si todavía no has entrado en la Casa del Padre, lo cual dudo bastante por el gran Amor que siempre tuviste a Cristo, lo hagas cuanto antes. Que Dios te colme de bendiciones, hermano del alma.

José María Zavala [1986]

 

Le recuerdo como gran periodista con un deseo permanente por hacer el bien.

Ramón Balmes [1984]

 

Tenía unas ideas sobre el periodismo dignas de imitar.

Mª Carmen [1982]

 

 

Un gran Maestro, un excelente amigo, una maravillosa persona.

Marcelo Loprete [PGLA 1988]

 

 

Su sonrisa, tan humana y generosa fue un acicate para que yo terminara una carrera que no me iba. Nunca me arrepentí. Gracias, maestro de humanidad.

Gema [1988]

 

Los buenos maestros enseñan con lo que dicen. Los extraordinarios, con lo que hacen. Gracias por tantas y tan buenas lecciones, adornadas siempre con la mejor sonrisa y todo tu cariño. Lo recordaré siempre. Ha sido un regalo y un privilegio poder aprender de ti. ¡Ahora seremos nosotros los que te mandaremos saludos "Desde Faustino"!

Cristina Pérez Guembe [1999]

 

Soy David Diéguez, promoción XXX, licenciado en el  91. Acabo de leer la necrológica en el ABC de hoy 29 de agosto, redactada por el ya jubilado don Pedro Lozano. ¡Qué gran tristeza tengo al saber que se ha muerto uno de mis mejores profesores en la etapa escolar -e incluyo la antigua EGB (que fue la que me tocó estudiar), BUP y la Licenciatura-. Aparte de ser una excelente persona, era exigente y aprendías.
Aún recuerdo cuando, en el 88, la promoción del 89 celebraba su pase de Ecuador y su entonces delegado, Jesús María Bautista Pérez, comentaba sobre el ya difunto prof. Vidal-Quadras que hacía quince días un alumno le había ido a ver para decirle que no le podía entregar un trabajo en la fecha prevista y, claro, el profesor se había enfadado con toda la lógica del mundo... pero siguió diciendo que iban a hacer una cosa: el alumno le cambiaba la fecha al trabajo, se lo pasaba por debajo de la puerta y allí no pasaba nada. Conclusión del delegado: "dedididamente se hacía querer".
Cuando me comentó que se jubilaba, creo que en el 2001, le dije que la Facultad perdía a uno de sus pilares y a ver cómo hacían para sustituirle. Y yo no era nadie ni laboral ni académicamente pero me parecía tan evidente que no dudé en decirlo. A él fue a quien yo le comenté que a Toni Piqué le había entrevistado la BBC por el congreso de la SND. Toni estaba en Barcelona.
En fin, no me extiendo más. Me he acordado mucho de su alegría perenne. Descanse en paz y, desde el cielo, rece por todos los licenciados que se han formado en Pamplona -que desgraciadamente la profesión va muy mal por el paro y los que tienen trabajo están en unas condiciones deplorables-.
Este mismo mensaje lo mandarán muchos otros licenciados. Me uno a todos en uno simple: ¡MUCHAS GRACIAS POR TODO LO QUE USTED NO HA ENSEÑADO Y POR ESTAR SIEMPRE DE BUEN HUMOR! El Cielo ha fichado un peso pesado. Por cierto, hay 25 testimonios. Según mis cáculos, dio clase a unos 1800 alumnos. O sea que, como mínimo, debería haber en el futuro unos 900 testimonios

David Diéguez Pais [1991]

 

José Antonio Vidal Quadras, maestro de muchos periodistas a los que nos enseñó a ser buenos periodistas y buenas personas, y que no se puede ser una cosa sin la otra. "Pasó haciendo el bien", y con eso ya estaría todo dicho. Gran pena por su fallecimiento, claro; pero sobre todo alegría por su vida y enseñanza en la Facultad de Comunicación. Me gusta una foto que le resume muy bien como yo le recuerdo: en su despachito compartido del antiguo "pasillo" de la Biblioteca de Humanidades, con su rebequita pamplonesa y sus gafas en la mano, apoyado en la mítica "teja" de cuando el periodismo se escribía en plomo y con ganadores de las primeras ediciones de nuestros queridos Premios Malofiej enmarcados a su espalda. Falta el pitillo y el ocasional whiskyto, porque era una periodista de los de antes, de los de "Scoop!" y "Primera plana". Le gustaba recordar el catalán, y así lo digo: Al Cel Siguis! (ACS). Seguro que está.

Joan Maria [1998]

 

Las clases de don José Antonio eran las típicas que te ponían contenta. Fue y sigue siendo un profesor muy querido y respetado. Te hacía ver con claridad tus errores en la redacción. Desde Cádiz, muchas gracias, don José Antonio y desde el cielo vele por nosotros.

Mercedes Docampo Palomino [1995]

 

Siempre abría el Nuestro Tiempo Alumni por la última página para leer su columna. Porque sus textos derrochaban cariño. El cariño de un hombre bueno.

Antonio Martínez Rosado [2001]

 

Era, ante todo, una buena persona. Buena, de las de verdad. A veces, muere gente erudita, pero personalmente detestable. José Antonio Vidal-Quadras era erudito y muy querible. Estoy seguro de que descansa en paz.

Julián Rodríguez Pardo [1996]

 

Durante varios años lo tuve cerca porque colaboraba en el diseño de Desde Faustino. Dirigía esta carta a antiguos alumnos con el mismo oficio que puso en aquellos periódicos que le hicieron maestro. Por encima de todo, fue una gran persona, una buena persona.

Fernando López Urdín [1992]

 

Fue un magnífico profesor y un honor que apadrinara nuestra promoción. El mejor recuerdo: su sonrisa amable en todo momento y todo lo que nos enseñó que no está ni debe estar en los libros. Siempre con nosotros.

Dolors Marco Jiménez [1994]

 

Una persona que irradiaba bondad!! Desde Faustino era un claro ejemplo de su generosidad, de su sencillez, de su afán de servicio, de respeto y cariño a sus estudiantes y futuros colegas. Gracias, por haber dedicado tu tiempo a la enseñanza.

Marta Rus [1999]

 

Ha muerto José Antonio Vidal-Quadras. No sé qué admiraba más en él: su bondad como persona o su deslumbrante calidad como periodista. Será que las dos cosas iban de la mano. Su escritura era punzante y respetuosa a la vez, de otro tiempo. Daba gusto leer sus crónicas. Casi tanto como compartir ratos de charla ante un café. Yo quiero tener su humor hasta mi último minuto de vida.

Ramón Salaverría

 

Extraordinario. Siempre con una sonrisa y siempre dispuesto a ayudar a los demás.

Ana Yanguas [2000]

 

Ayer me dieron dos motivos de alegría: el 10º cumple de mi hijo mayor, Álvaro, y que JAVQ ya está en el Cielo. Que nos ayude a todos a ser tan buenos como ha sido él con todos los que estuvimos cerca. Un ejemplo de vida y, por eso, de profesional. Le queremos. Besos y abrazos para su familia y toda la familia UNAV.

Álvaro Garrido [1994]

 

Me sumo a las condolencias. Fue un maestro humilde. Esa fue su grandeza. Un espejo en el que mirarnos a la hora de las dudas.

Juan Antonio Domingo Ruiz [1992]

 

Aviso

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar