aula_abierta_itinerarios_25_3_texto

Acceso al interior del templo

Nos encontramos en el centro del nártex de los pies. Se trata de una amplia nave trasversal, dividida en tres tramos que reproducen las dimensiones interiores de las naves. La bóveda es de cañón reforzada por fajones potentes y doblados.

A cada  nave se abre una puerta también de perfil semicircular; en la imagen vemos la central, de mayor tamaño y desarrollo decorativo. Se organiza con una chambrana taqueada, arco baquetonado y sendas columnillas con capiteles de entrelazos y mascarón con tallos que nacen de su boca. Luego veremos un detalle de un capitel parecido.

En segundo plano, el interior del templo nos desvela una estructura arquitectónica singular, de definición visual casi gemela y concéntrica. Se trata de la puerta que da acceso a la capilla interior de San Miguel, en medio de la nave mayor. También de perfil semicircular, muestra arquivolta central baquetonada, sobre sendas columnas acodilladas. Sus capiteles, también decorados con motivos eminentemente vegetales, muestran una labra de gran calidad. Desde el punto de vista artístico guarda unidad con la puerta de los pies y el nártex; también con la iglesia de Santa María de Zamartze, a los pies de la montaña.

Y al fondo, en el centro de la fotografía, constatamos la representación física de San Miguel, con una iconografía tan antigua como peculiar. Ya es hora de hablar de él; porque San Miguel, aquí, en lo alto de la montaña, es el centro de todo.

aula_abierta_itinerarios_25_3_imagen

Acceso al interior del templo

aula_abierta_itinerarios_25_mapa