aula_abierta_itinerarios_18_9_texto

Sala de monjes o Scriptorium

Seguimos avanzando por el ala capitular hacia el norte. Tras los tramos y puertas correspondientes a la escalera del dormitorio, al calabozo y al locutorio, se llega al pasaje que comunica el claustro con el scriptorium o sala de monjes. Esta estupenda sala tiene planta rectangular, con dos columnas exentas en el centro que soportan los seis tramos cuadrados de la bóveda. Aunque recuerda a la sala capitular, el enjarje de soportes, arcos y bóvedas es más regular y avanzada. Se incorporan ya los arcos apuntados en fajones y formeros, las bóvedas parecen más equilibradas y esbeltas, y los capiteles de las columnas amplían notablemente la superficie de sus cimacios. Aunque básicamente también la composición geométrica de cimacios y basas coincide con sus correspondientes en la sala capitular, la decoración de los capiteles es mucho más variada y detallada. Muestran piñas angulares, palmetas centrales y hojas de los vértices. Las características estructurales de esta dependencia recuerdan ya a ejemplos del primer gótico septentrional (Saint Denis, París). Desde el punto de vista cronológico, debemos estar en torno a 1200.

Al otro lado del muro norte, se encontraban las letrinas, construidas con una estructura de madera. Por debajo corría una de las canalizaciones de agua del monasterio. Es esta una sala también importante en el monasterio medieval. Aquí los monjes se encomendaban a su trabajo diario de copia de manuscritos, preparación de documentos o especialización en ilustraciones. Se encontraba entre el ala de la enfermería y el calefactorium. Por encima se construirá durante la primera mitad del siglo XIII el gran dormitorio corrido. En consecuencia, es una sala dotada de ciertas comunidades, aislada y templada.  

aula_abierta_itinerarios_18_9_imagen

Sala de monjes o Scriptorium

aula_abierta_itinerarios_18_mapa