aula_abierta_itinerarios_19_10_texto

Los artífices: los maestros canteros baztaneses

Las iglesias renacentistas del Baztán fueron llevadas a cabo por maestros canteros oriundos del valle, expertos en el trabajo de la piedra, una zona con una importante tradición canteril al contar con canteras de arenisca rosácea. Profesionales de la construcción agrupados en cuadrillas itinerantes, formadas por el maestro, oficiales y aprendices, en las que era habitual encontrar diversos miembros pertenecientes a una misma familia, ya que normalmente el oficio pasaba de padres a hijos, o de tíos a sobrinos.

Uno de los clanes de artífices más prolíficos es el de la familia Oiz, a cuya cabeza estaba a mediados del siglo XVI Pedro de Oiz (†1580), quien trabajó en las parroquiales de Irurita, Arizkun, Lekaroz y Ziga, ayudándole en esta última empresa su hijo Martín de Oiz. No obstante, el miembro más destacado de esta dinastía de canteros fue Miguel de Oiz, vecino de Gartzain y sobrino del referido Pedro, quien intervino en las fábricas de las parroquiales de Arraioz (1568), Arizkun, Goizueta, Zubiri, y las de Berroeta, Eugi (1581) y Gartzain que continuaron tras su muerte sus hijos Juanot y Juanes.

Por su parte, Martín de Urrutia (†1596), yerno de Pedro de Oiz, acometió la cabecera, capillas y sacristía de la iglesia parroquial de Arizkun (1584), y la ejecución de las bóvedas de la parroquial de Irurita (1584), intervenciones que más tarde fueron sustituidas por los templos barrocos existentes al presente. Asimismo, se hizo cargo en la década de 1580 de continuar las obras iniciadas en la iglesia de Ziga, sucediéndole en la dirección de las mismas su hijo Juan de Urrutia a partir de 1591.

Por su parte, Juan de Garaicoechea y Oiz, vecino de Elizondo, fue uno de los canteros más vanguardistas que desarrolló su prolífica actividad constructiva en Navarra entre fines del siglo XVI y comienzos del XVII, interviniendo en las iglesias parroquiales de Eugi, Berroeta, Elbete, Eratsun, Gartzain y la iglesia de Santa María de Lerín (1591),  en cuya capilla mayor voltea una concha avenerada similar a la que acometió en el espacio absidal de la iglesia de San Martín de Gartzain a partir de 1594.

aula_abierta_itinerarios_19_10_imagen

Los artífices: los maestros canteros baztaneses

aula_abierta_itinerarios_19_bibliografia

ECHEVERRÍA GOÑI, P. L. y FERNÁNDEZ GRACIA, R., “Arquitectura religiosa de los siglos XVI al XVIII en Navarra”, en Ibaiak eta Haranak, Guía del patrimonio histórico-artístico-paisajístico, t. 8, San Sebastián, Etor, 1991, pp. 175-216.

FERNÁNDEZ GRACIA, R., (coord.), ECHEVERRÍA GOÑI, P. L. Y GARCÍA GAINZA, M. C., El arte del Renacimiento en Navarra, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2005.

GARCÍA GAINZA, M. C., ORBE SIVATTE, M., DOMEÑO MARTÍNEZ DE MORENTIN, A. y AZANZA LÓPEZ, J. J., Catálogo Monumental de Navarra, V*. Merindad de Pamplona, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 1994, pp. 285-422.

OMEÑACA SANZ, J. M., “La iglesia parroquial de Ciga en el Baztan”, Scripta Theologica, t. 16, 1984 / 1-2, pp. 543-552.

TARIFA CASTILLA, M. J., “Las iglesias de concha del Renacimiento en Baztan. Ziga, Gartzain y Lekaroz”, Ondare 27. Cuadernos de Artes Plásticas y Monumentales, San Sebastián, Sociedad de Estudios Vascos, 2009, pp. 333-405.

aula_abierta_itinerarios_19_mapa