Las iglesias del Renacimiento en el valle del Baztan

La fachada de la iglesia de Ziga

La parte más significativa del exterior de la iglesia parroquial de Ziga, cuyos muros perimetrales de mampostería quedan recorridos por contrafuertes, es la fachada pétrea que se proyecta a la plaza. Labrada con un sillar rojizo bien escuadrado, ofrece la sobriedad de línea propia del estilo clasicista difundido en el último tercio del siglo XVI por todo el territorio peninsular desde el Monasterio de El Escorial bajo los dictámenes del arquitecto Juan de Herrera. Fachada que fue realizada a instancias del culto abad  Miguel de Jáuregui entre 1598 y 1603, quien quizás pudo proporcionar para su ejecución una traza más acorde al gusto arquitectónico del momento.

La fachada asienta en un pedestal sobre el que se eleva el cuerpo central, constituido por tres calles separadas por un orden gigante toscano de columnas que jalonan la calle central y de pilastras en las laterales. El cuerpo bajo se abre por medio de tres arcos de medio punto, correspondiendo el central al acceso, mientras que la parte superior queda perforada por ventanas rectas separadas por una faja corrida. Este cuerpo de orden gigante remata en un friso liso que da paso a la cornisa y al coronamiento en un frontón triangular sobre el cuerpo central y una balaustrada sobre los laterales con pirámides truncadas, arreglada en el siglo XIX. Por encima de la parte central de la fachada emerge la actual torre, concluida en 1823, en sustitución de la primitiva del siglo XVII, arruinada por un rayo en 1821.

En 1783 la fachada adquirió su aspecto actual mediante la ejecución de la gran escalera de acceso y la adición de los pórticos laterales en simetría con el edificio existente, todo ello de acuerdo con el proyecto del arquitecto Santos Ángel de Ochandátegui, obras que fueron acometidas por el maestro de obras Pedro de Arraurrechea, elevándose el coste a 37.128 reales y 29 maravedíes que envió desde Guatemala Fermín de Ayciñena, natural de la casa Aldecoa en Ziga, como dio a conocer Echeverría Goñi. Atrio porticado que se continúa por los laterales norte y sur con una secuencia de arcos de medio punto sobre pilares pétreos, cubiertos con bóveda de arista al interior de la crujía.

 

  • Bibliografía

    ECHEVERRÍA GOÑI, P. L. y FERNÁNDEZ GRACIA, R., “Arquitectura religiosa de los siglos XVI al XVIII en Navarra”, en Ibaiak eta Haranak, Guía del patrimonio histórico-artístico-paisajístico, t. 8, San Sebastián, Etor, 1991, pp. 175-216.

    FERNÁNDEZ GRACIA, R., (coord.), ECHEVERRÍA GOÑI, P. L. Y GARCÍA GAINZA, M. C., El arte del Renacimiento en Navarra, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2005.

    GARCÍA GAINZA, M. C., ORBE SIVATTE, M., DOMEÑO MARTÍNEZ DE MORENTIN, A. y AZANZA LÓPEZ, J. J., Catálogo Monumental de Navarra, V*. Merindad de Pamplona, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 1994, pp. 285-422.

    OMEÑACA SANZ, J. M., “La iglesia parroquial de Ciga en el Baztan”, Scripta Theologica, t. 16, 1984 / 1-2, pp. 543-552.

    TARIFA CASTILLA, M. J., “Las iglesias de concha del Renacimiento en Baztan. Ziga, Gartzain y Lekaroz”, Ondare 27. Cuadernos de Artes Plásticas y Monumentales, San Sebastián, Sociedad de Estudios Vascos, 2009, pp. 333-405.

Por María Josefa Tarifa Castilla

INTRODUCCIÓN

   ESTRUCTURAS
   ARQUITECTÓNICAS

 
   IGLESIA DE SAN
   LORENZO DE ZIGA

 
   FACHADA DE LA
   IGLESIA DE ZIGA

 
   IGLESIA DE
   SAN MARTÍN
   DE GARZTAIN

 
   IGLESIA DE SAN
   BARTOLOMÉ DE
   LEKAROZ

 
   IGLESIA DE LA
   ASUNCIÓN DE
   ARRAOIZ

 
   IGLESIA DE
   SAN MARTÍN
   DE BERROETA

 
   IGLESIA DE LA
   ASUNCIÓN DE
   AMAIUR

 
   LAS CUBIERTAS
   AVENERADAS
   LOS MAESTROS
   CANTEROS
   BAZTANESES