agenda_y_actividades_curso-de-verano-2014-programa-7

MECENAS, PROMOTORES Y PATRONOS DE LAS ARTES EN TUDELA

28 de agosto de 2014

Los prohombres de la Ilustración
D. Pablo Guijarro Salvador. Doctor en Historia del Arte


Las Sociedades Económicas de Amigos del País son unas instituciones representativas del movimiento ilustrado español, impulsadas por el Consejo de Castilla para conseguir la participación de las clases privilegiadas en la política reformista gubernamental. En sus reuniones, se redactaban memorias e informes sobre los medios para lograr el progreso del país, a través de la introducción de nuevas técnicas agrícolas y regadíos, el aumento de la industria o la apertura de escuelas de primeras letras y escuelas profesionales. El perfil de sus socios es el de nobles, militares, funcionarios o comerciantes vinculados con la administración borbónica, en la que habían desarrollado su carrera gracias a una cuidada formación y a sus redes familiares. 

Si identificamos como ilustrados a quienes deciden participar en las instituciones de la sociabilidad ilustrada, en Tudela encontramos a un buen número de ellos, los socios de la Sociedad Tudelana de los Deseosos del Bien Público, la única Sociedad de Amigos del País que se fundó en Navarra. Surgida en 1778 a partir de una tertulia erudita en torno a la figura de Francisco Magallón, V marqués de San Adrián, en ella se dieron cita decenas de tudelanos pertenecientes a los más distinguidos linajes de la ciudad. Los marqueses de San Adrián, Francisco Magallón y su hijo José María Magallón y Mencos, personajes cultos y abiertos a las nuevas ideas, supieron contagiar su espíritu moderno a las élites de una pequeña ciudad, cuyas características económicas, sociales y culturales no invitaban a la existencia de un dinámico foco ilustrado. El retrato de José María Magallón y Mencos, VII marqués de San Adrián, realizado por el genial Francisco de Goya en 1804 –una de las joyas del Museo de Navarra–, constituye una prueba fehaciente de la modernidad de esta familia. Gracias a una importante inversión económica en su educación, que le llevó a pasar una temporada en París, y a sus redes de parentesco, contraería matrimonio con una de las más ricas herederas de aquel tiempo, la marquesa de Santiago. Como es sabido, el marqués de San Adrián fue uno de los afrancesados que colaboró con el régimen napoleónico, lo que le condenaría al exilio.

Retrato de José María Magallón y Armendáriz, VII maqués de San Adrián, por Francisco de Goya (1804)

Retrato de José María Magallón y Armendáriz, VII maqués de San Adrián, por Francisco de Goya (1804)
Museo de Navarra

 

En su labor de búsqueda del bien público, la Sociedad Económica mantuvo una importante labor intelectual en los campos de la agricultura, la industria, el comercio, la historia o la poesía. Desgraciadamente, los trabajos elaborados por sus socios se quedaron en el papel, con la excepción de la Casa de Misericordia, que es el principal legado de la Ilustración en la ciudad. Aun así, sus iniciativas, como la publicación de obras impresas, la formación de una biblioteca con más de 5.000 volúmenes o el proyecto de un seminario de nobles al estilo del de Vergara, trataron de transformar aquellos aspectos de la realidad tudelana que no funcionaban.

La Real Casa de Misericordia, abierta en 1791, es una institución benéfica prototípica del periodo ilustrado. En aquel tiempo las calles estaban pobladas por un gran número de falsos pobres, que se aprovechaban de la limosna de órdenes religiosas y particulares. Los hospicios pretendían, por un lado socorrer a los verdaderos pobres, y por otro recluir a los ociosos para forzarles a trabajar y ser útiles al país. El de Tudela se creó con los bienes donados por el matrimonio formado por Ignacio de Mur y María Huarte, aunque fue esta última quien dio a la fundación su forma definitiva. Facultó a la Sociedad Económica para vender sus bienes y erigir la Casa de Misericordia, e incluso quiso que las gestiones comenzaran antes de su fallecimiento. Su gesto tuvo eco en la Corte, donde fue puesta como ejemplo de la verdadera caridad, aquella que se presta en vida. Hasta el rey Carlos III llegó a interesarse por la fundadora. El edificio fue trazado por el arquitecto local José Marzal y Gil, pero, cuando fue remitido a Madrid para su aprobación, fue modificado por el famoso Ventura Rodríguez, quien visitó Tudela para tratar sobre la obra. Paradójicamente, aquel inmueble destinado a albergar pobres se ha convertido en la actualidad en un hotel de lujo. 

Fachada del edificio fundacional de la Real Casa de Misericordia, hoy transformado en hotel

Fachada del edificio fundacional de la Real Casa de Misericordia,
hoy transformado en hotel

agenda_y_actividades_curso-de-verano-2014-programa

PROGRAMA

Martes, 26 de agosto
Tres retablos excepcionales para tres promotores
Dña. Mercedes Jover Hernando. Museo de Navarra

Los grandes mecenas del Renacimiento, espejo de humanismo
Dña. María Concepción García Gainza. Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

Miércoles, 27 de agosto
En torno a los santos patronos
D. Ricardo Fernández Gracia
Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

Patronos y mecenas de la platería de Tudela
D. Ignacio Miguéliz Valcarlos
UNED Pamplona

Patronos y patronatos en la Colegial (visita guidada)
Dña. María Josefa Tarifa Castilla. Universidad de Zaragoza

Jueves, 28 de agosto
Urbanismo y arquitectura civil
D. Carlos Carrasco Navarro. Doctor en Historia del Arte

Los prohombres de la Ilustración
D. Pablo Guijarro Salvador. Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

Monarquía, patronos y religiosas en la Compañía de María (visita guiada)
D. Ricardo Fernández Gracia
Cátedra de Patrimonio y Arte navarro