agenda_y_actividades_curso-de-verano-2015-programa-2

EN TORNO AL IV CENTENARIO DEL GRECO (1541-1614). LAS ARTES EN NAVARRA EN LA ÉPOCA DEL GRECO

3 de septiembre 2013

El Greco y Toledo
Dña. Ana Carmen Lavín Berdonces. Directora del Museo del Greco

Escribía el poeta Jorge Guillén que los nombres están sobre la pátina de todas las cosas. Hay nombres que están ligados a lugares y su huella todavía se siente a pesar del paso de los siglos. Hablar del Greco es hablar de Toledo y recordar al pintor es pensar en la ciudad donde pasó gran parte de su vida. Toledo y el Greco forman una simbiosis que nos trae a la memoria imágenes alargadas de caballeros con cuellos de lechuguilla y rostros serios; y ecos de batallas, espadas, héroes, gestas, grandes monarcas y epopeyas de épocas más gloriosas. El Greco fue testigo de estos tiempos míticos y firmó en primorosas letras griegas su particular visión de estos acontecimientos, plasmándola en forma de cuadros maravillosos, llenos de colores brillantes y rostros y gestos inolvidables.

Pasear por Toledo y visitar algunos de los lugares que conservan sus obras es realizar un viaje en el tiempo y volver a contemplar, sentir, oler, y degustar cada rincón de la ciudad que conserva esa pátina, esa huella del pintor que se graba en la memoria y se mete en las entrañas como un líquen en una roca. Muchos de los lugares en los que él vivió, al igual que muchos de sus cuadros, han desaparecido; pero como decía el poeta, todavía nos quedan sus nombres, que casi podemos tocar sobre la herrumbre y el granito de la vieja ciudad del Tajo.

El Greco, Vista y plano de Toledo. Detalle

El Greco, Vista y plano de Toledo. Detalle
Museo del Greco. Toledo

 

Domenikos Theotokopoulos, más conocido como El Greco, fue sin duda uno de los inmigrantes más especiales que recibió la ciudad en el siglo XVI. En esas fechas Toledo era un auténtico hervidero de pueblos y comerciantes. Griegos, árabes, italianos, alemanes o francos departían en sus respectivos idiomas a lo largo y ancho de la cosmopolita ciudad. El Greco llegará a la puerta de sus murallas en 1577, procedente de un largo viaje que había comenzado en la isla de Creta, donde nacía en 1541. A los veintiséis años abandonará su patria, acosada por los turcos, para viajar a Venecia y a Roma, donde vivirá diez años, y de allí trasladarse finalmente a la corte madrileña y Toledo; en esta ciudad se instalará definitivamente hasta su muerte el 7 de abril de 1614 a la edad de 73 años. También es esta ciudad pintará casi todas sus obras maestras, entre ellas su famosa Vista y Plano de Toledo, que tanta fascinación despierta entre los investigadores.

Independientemente de las numerosas opiniones de los estudiosos, que lo que acaban de poner de manifiesto una y otra vez es la gran complejidad de la obra y su carácter excepcional por el uso del espacio y la perspectiva distorsionados y los elementos alegóricos, el Greco consiguió mostrar la ciudad como un sitio especial, vehemente, telúrico, lleno de simbolismo; sea como Nueva Roma, Troya o Jerusalén, Toledo siempre será "La Ciudad del Greco" a la que legó la fama al convertirla en un escenario mítico, independientemente del destino que la historia le tenía reservado.

El Greco. Las lágrimas de San Pedro. Detalle 

El Greco. Las lágrimas de San Pedro. Detalle 
Museo del Greco. Toledo

agenda_y_actividades_curso-de-verano-2013-programa

PROGRAMA

Martes, 3 de septiembre 
El Greco en su IV Centenario
Dña. Ana Carmen Lavín Berdonces. Directora del Museo del Greco

El Greco y Toledo
Dña. Ana Carmen Lavín Berdonces. Directora del Museo del Greco

Miércoles, 4 de septiembre
De mecenas y artistas
D. Ricardo Fernández Gracia. Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

Juan de Anchieta: un genio de la escultura
Dña. María Concepción García Gainza. Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

Jueves, 5 de septiembre
Rolan Mois y los inicios de la pintura contrarreformista en Navarra
D. Jesús Criado Mainar. Universidad de Zaragoza

El platero Velázquez de Medrano y la microarquitectura en plata
D. Ignacio Miguéliz Valcarlos. UNED Pamplona