Fachada de la Catedral de Pamplona

Las torres

Ambas torres son robustas y macizas en la base, de planta cuadrada en el primer y segundo cuerpo, y ochavada en el tercero y último. El primer cuerpo se perfora con pequeños vanos, en el segundo se disponen relojes de torre y de sol -parejos con el rosetón del cuerpo central-, mientras que en el tercero columnas de orden corintio encuadran los arcos de medio punto destinados a las campanas. El remate campaniforme aparece rodeado de flameros. Los dos primeros cuerpos enlazarían con los aspectos de sobriedad, proporción y pureza volumétrica que los especialistas destacan en la fachada, mientras que el último, especialmente el remate, con sus caprichosas formas, se ha puesto en relación con el barroco a la romana que caracterizó las primeras obras de Ventura Rodríguez. La torre norte alberga, entre otras, la campana llamada María, fundida en 1584, de tal tamaño que se la considera la segunda de España por su peso y magnitud. Sólo es tañida en las grandes solemnidades, cuando llega a oírse en los pueblos de la Cuenca de Pamplona.

 

 


Torre
Foto: La catedral de Pamplona, CAN

  • Bibliografía

    GOÑI GAZTAMBIDE, José, “La fachada neoclásica de la catedral de Pamplona”, en Príncipe de Viana, nos 118 y 119 (1970), pp. 5-64.

    GUIJARRO SALVADOR, Pablo, “Memoriales, impresos e insultos contra Santos Ángel de Ochandátegui, director del proyecto de nueva fachada”, en Cuadernos de la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro, nº 1, 2006, pp. 109-131. (en prensa).

    LARUMBE MARTÍN, María, “Neoclasicismo”, en La catedral de Pamplona, Pamplona, CAN, 1994, vol. II, pp. 75-89.

    MOLINS MUGUETA, José Luis, “Ventura Rodríguez y el Academicismo en Navarra”, en El Arte en Navarra, Pamplona, Diario de Navarra, 1994, t. II, pp. 529-544.

    YÁRNOZ LARROSA, José, Ventura Rodríguez y su obra en Navarra, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1944.