ACERCAR EL PATRIMONIO. TARDES EN LA CATEDRAL DE PAMPLONA

6 de septiembre de 2011

Artes suntuarias en la Catedral
D. Ignacio Miguéliz Valcarlos. Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

La catedral de Pamplona guarda uno de los conjuntos de platería más importantes dentro del ámbito de las catedrales hispanas, tanto en cuanto al número de piezas que atesora como a la importancia y calidad de algunas de ellas. Completa este ajuar argénteo el denominado Tesoro de la Virgen del Sagrario, piezas de joyería acumuladas por esta imagen a lo largo de la historia, entre las que se cuenta la que quizás pueda considerarse como la más importante colección de platería de oro de la primera mitad del siglo XVIII existente en España.

Así pues, dentro de este ajuar catedralicio, se encuentran obras que abarcan desde el siglo XII hasta prácticamente nuestros días. En cuanto a su clasificación por épocas, se puede considerar las obra medievales como las de mayor importancia dentro del conjunto, seguidas de las obras renacentistas, periodo en el que la platería navarra alcanzó mayor originalidad, decayendo la calidad de las mismas, salvo algunas excepciones, dentro del grupo de obras realizadas durante los siglos del barroco y posteriores. Entre estas piezas nos encontramos no sólo con obras salidas de talleres navarros, sino que también las hay procedentes de otros centros hispanos, europeos y americanos. En este contexto, cobran especial relevancia las obras de origen europeo, mientras que las americanas, a pesar de su riqueza, no suponen un número significativo, todo lo contrario a lo que ocurre en el panorama de la platería navarra. Como es lógico pensar al tratarse de la primera iglesia navarra, los mejores plateros de Pamplona trabajaron para la catedral.

En cuanto a la plata atesorada hay que reseñar una gran variedad de tipologías, tanto de origen netamente religioso, como otras de origen civil reutilizadas en el servicio de la iglesia. Dentro de estas obras nos encontramos con tipologías comunes en los tesoros eclesiásticos, empleadas para la liturgia habitual de la iglesia, como pueden ser cálices, copones, custodias, relicarios de tipo sol, incensarios, navetas o vinajeras. Por lo general se trata de piezas funcionales, que presentan líneas muy sobrias y sencillas, aunque también las encontramos de gran riqueza, como podemos ver en el magnífico juego de cáliz y vinajeras en plata sobredorada y en su color con incrustaciones de diamantes y rubíes regalado en 1771 por Pedro Fermín de Jáuregui, Arcediano de la Cámara de la catedral. Dentro de este grupo habría que incluir sendas piezas que resultan emblemáticas para una iglesia y una catedral, la cruz procesional, y la custodia, ésta última, una de las mejores obras del renacimiento navarro, labrada entre 1540-1550. Complementado a esta pieza, y emulando a las grandes custodias de asiento características de la platería hispana, el templete de plata encargado por el obispo Antonio de Zapata y Mendoza en el último cuarto del siglo XVI a José Velazquez de Medrano. 

Siguen un grupo de tipologías que resultan menos frecuentes dentro de los ajuares eclesiásticos, debido tanto a que su uso en la liturgia era secundario, como que a los avatares de la historia ha hecho que hayan llegado menos ejemplares hasta nuestros días. Entre éstas encontramos obras de carácter religioso, como cruces de altar, candeleros, sacras, acetre, sagrario o relicarios antropomorfos, de especial relevancia el de Santa Úrsula, labrado por Juan de Ochovi el menor entre 1538-1548, bajo patrocinio del obispo Juan Rena, que se complementa con tres bustos más, de La Magdalena, San Francisco Javier y San Fermín, realizados en el tercer cuarto del setecientos por el platero pamplonés José de Yabar. Junto a otras obras de carácter civil, como bandejas, una balsamera o una escribanía, esta última labrada por el madrileño Pedro de Ribera en 1742.

Mayor consideración merecen, tanto por su rareza como por la maestría de su ejecución, un grupo de piezas entre las que se incluyen la imagen de la titular catedralicia, Nuestra Señora del Sagrario, tallada en madera recubierta de chapas de plata y datable hacia 1150; unas cubiertas de evangeliario, realizadas hacia 1540 en sustitución de uno románico anterior cuya decoración imita; y sendos relicarios, el del Lignum Crucis y el del Santo Sepulcro. Este último acapara mayor atención, dada la originalidad de su tipología, la minuciosidad y riqueza de su factura, y al hecho de tratarse de una obra de origen parisino, de hacía 1284, fecha de la boda de Felipe de Francia y Juana de Navarra.

Especialmente rico es también el conjunto de joyas del ajuar de la Virgen del Sagrario, con piezas de extraordinario interés que abarcan desde el siglo XVI hasta la actualidad, donde cobran especial importancia el conjunto de la primera mitad del siglo XVIII, en el que se engloban las coronas de oro, esmeraldas y diamantes de la Virgen y el Niño, o el cetro, lazos y petos de la Virgen, entre otras piezas, realizados en oro y diamantes.


Templete. José Velazquez de Medrano. Pamplona. Último cuarto del S.XVI.

Relicario de Santa Úrsula. Juan de Ochovi el Menor. Pamplona. 1538-1548

Relicario del Santo Sepulcro. Anónimo. París. c. 1284

PROGRAMA

Lunes, 5 de septiembre
La Catedral en la Historia de Navarra: la seo, el cabildo, las instituciones y el obispo
D. Luis Javier Fortún Pérez de Ciriza. Real Academia de la Historia

Capiteles y claves del Claustro de la Catedral de Pamplona. Ese mundo desconocido
Dª Clara Fernández-Ladreda Aguadé. Universidad de Navarra

Miradas de los viajeros ante la Catedral de Pamplona
Dª Carmen Jusué Simonena. UNED de Pamplona

Martes, 6 de septiembre
Artes suntuarias en la Catedral
D. Ignacio Miguéliz Valcarlos. Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro 

Artistas en la Catedral. Esteban de Obray, maestro de sillerias de coro
Dª María Concepción García Gainza. Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

Un paseo por las dependencias canonicales de la catedral
D. Javier Martínez de Aguirre. Universidad Complutense de Madrid

Visitas duplicadas al conjunto catedralicio pamplonés

Miércoles, 7 de septiembre
Escenografía áureas: los retablos barrocos
D. Ricardo Fernández Gracia. Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

La catedral hoy y mañana: proyectos en curso
D. Francisco Javier Aizpún Bobadilla. Vicario Episcopal de Patrimonio. Arzobispado de Pamplona

CLAUSURA: Concierto a cargo Coro Santa María la Real de Voces Graves