Educación de la afectividad y de la sexualidad humana

Conócenos

El objetivo de este proyecto de investigación es favorecer, desde la adolescencia y la primera juventud, la adquisición de estilos de vida sexual más saludables mediante una adecuada educación integral de la afectividad y de la sexualidad.

 

Esta educación se entiende como aquella que favorezca "la integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual por medio que sean positivamente enriquecedores y que potencien la personalidad, la comunicación y el amor", según la definición de salud sexual utilizada por la OMS. Así, propiciar el desarrollo humano personal y la comunicación son dos de las claves para educar en la capacidad de amar y de construir vínculos sociales sólidos.


La actividad sexual en la adolescencia está considerada como un problema de Salud Pública que suele afectar tanto el desarrollo humano personal de cada individuo como la calidad de sus vínculos sociales. Se han planteado abundantes acciones sanitarias y educativas entre los jóvenes desde diferentes perspectivas ideológicas y antropológicas, con frecuencia parciales y al margen de los padres, pero no han resultado eficaces. Siguen aumentando los problemas físicos, psicológicos y sociales asociados a la sexualidad en personas poco preparadas para asumir sus consecuencias.

 

Líneas de actuación y objetivos

Este proyecto plantea líneas de actuación multidisciplinares en los padres, los colegios y jóvenes y en el entorno social.

En la educación afectivo-sexual de los jóvenes deberían incidir primordialmente sus padres. Estos aportan una estructura de valores, el ejemplo de sus vidas y mensajes con los que los jóvenes desean contar. La actitud de los padres ante la sexualidad influye en la educación y primeras decisiones de sus hijos, por lo que es imprescindible favorecer su papel educativo.


Asimismo, la educación afectivo-sexual recibida en la escuela también es importante porque es el lugar donde aprendemos muchos de nuestros comportamientos y donde la sociedad transmite la cultura, los conocimientos y los valores por los que se rige.


Es a su vez necesario hacer hincapié en la construcción de un contexto socio-cultural que potencie en los jóvenes oportunidades de ocio saludables y el desarrollo de habilidades sociales que les permitan resistir las presiones que dificultan la toma de decisiones libres y fundamentadas en valores y conocimientos. 

Mejorar la educación de la afectividad y de la sexualidad en los jóvenes según los parámetros de 'salud sexual' y fundamentos antropológicos vertebrados en una visión del hombre como persona: ser dotado de dignidad, de valor racional y libre. Para alcanzar este objetivo general se proponen varios subproyectos. Cada uno de ellos con estrategias de investigación, producción y comunicación propias.

  • Reforzar la primordial acción educativa de los padres en la educación afectivo-sexual de los hijos ante los retos y necesidades educativas que el contexto sociocultural actual les presenta.

  • Favorecer la calidad de la educación afectivo-sexual que, con carácter subsidiario y complementario a los padres, se desarrolla en los centros educativos.

  • Incidir en el entorno social de los jóvenes de tal modo que éste potencie una buena salud afectivo-sexual y favorezca la vivencia de estilos de vida saludables, el desarrollo personal y los vínculos sociales estables, reforzando así la tarea educativa realizada por los padres y los centros educativos.

Proyectos del ICS

Investigador principal

Jokin de Irala
Instituto Cultura y Sociedad
Biblioteca de Humanidades
Campus universitario s/n
31009 Pamplona
España

jdeirala@unav.es

Contacto general:
Leyre Ovalle
Teléfono: +34 948 25 54 00
Ext.: 806235


lovalle@unav.es