memoeco1617_perspectivas

Perspectivas para 17/18


El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado la reducción de los estímulos para el año 2018, reduciendo a la mitad la compra de activos a partir de enero, pasando de los sesenta mil millones hasta los treinta mil millones, lo que significa que continuamos con una política monetaria bastante floja y nos puede llevar a mantener los actuales tipos de interés hasta 2019.

Riesgo político en la UE por el desafío soberanista en Cataluña, que llevará a una reducción del crecimiento del esperado del PIB en España de varias décimas y a volatilidad en los mercados de renta variable y de renta fija.

En cuanto a la Renta Variable, a pesar de los buenos datos en cuanto a la publicación de beneficios, vemos que la valoración es alta según múltiplos y expectativas de beneficios futuros. Es en los países emergentes donde vemos una mayor probabilidad de avance de los índices. Igualmente seguimos buscando índices sectoriales a los que veamos una mayor potencialidad.

Tanto la deuda soberana como la de empresas las vemos caras con un recorrido al alza de los rendimientos (y por tanto de caída de los precios), lo que nos obliga a continuar con duraciones cortas. Igualmente estamos apreciando una reducción de las primas pagadas sobre el índice de referencia en los bonos de cupones flotantes, por tanto el mantenimiento de las duraciones cortas la haremos centrándonos en vencimientos cortos y por tanto con rendimientos más bajos.

En definitiva, vemos menores posibilidades de obtención de beneficios por medio de los índices bursátiles, lo que nos llevará a buscar la rentabilidad a través de la aportación de los gestores tipo value que puedan batir al mercado (alpha). Por tanto en renta variable damos más peso a este tipo de inversiones de gestión activa, reduciendo el peso de las inversiones en fondos de gestión pasiva en países desarrollados y damos un mayor peso a las inversiones en países emergentes.