consejos_estudiar_confinados

 

Siete consejos para estudiar confinados

Calendario: si no lo has hecho ya, traza un cuadro con las semanas que tienes por delante: distingue abril y mayo; destaca las fechas de exámenes; marca días de más descanso o menos estudio. Lo más sencillo, saca dos folios, y en horizontal traza en uno las semanas de abril, y en otro las de mayo. En este enlace tienes un calendario para descargar.

Conoce el tipo de examen para el que te preparas: revisa qué han dicho los profesores sobre su asignatura, y reflexiona sobre el tipo de examen (test, preguntas reflexivas, caso, problemas, comentario de texto…), la extensión de la asignatura (en créditos), valora tu capacidad y la nota que llevas ya acumulada.

Horario: ¡Ponte manos a la obra ya! Apunta en el calendario los objetivos por semanas y días, y asigna horas a cada cosa. Como bien tienes experimentado, no estudias igual de bien –o de mal– a primera hora de la mañana que de la tarde, después de comer o poco antes de cenar…

Tareas: Como bien sabes, estudiar supone hacer tareas muy diversas. Distingue en cada asignatura lo que tienes que hacer: una cosa es esquematizar una lección (esto te llevará tiempo y será eficaz), y otra buscar información (esto es más descansado); una cosa es memorizar (exige intensidad) y otra repasar (requiere tener buena parte de la materia en la cabeza). Y reserva tiempos para tareas menos exigentes (ordenar información, reuniones con tu grupo de trabajo…).

Descanso: Tan importante como estudiar es descansar. Si lo tienes claro por las épocas de normalidad, más todavía en las de excepción como esta. Consulta nuestra Guía para una cuarentena saludable.

Habla: Cuando llegan esos momentos de soledad, de inquietud, o simplemente de aburrimiento, habla. Acude a quien tienes cerca en casa; llama a un amigo de verdad; o contacta con tu mentor (tienes mi número o mi correo)… Pero no te reconcomas tú solo.

Y, por último, ¡no eches gasolina al fuego! Si sabes que es fácil obsesionarse con los exámenes, el futuro, la distancia, las noticias que llegan, lo que vas a hacer o dejar de hacer…, encima no des vueltas a lo que no puedes controlar. Y sigue con el horario y los objetivos marcados. ¡Que tu peor enemigo no seas tú mismo!

 

banner_guias