¿Un coche o becar a un seminarista?

Testimonio de Paul Nsubuga, estudiante ugandés de primero de Teología

Descripcion de la imagen
Paul Nsubuga estudia primero de Teología. FOTO: Manuel Castells
09/04/14 17:47 Fina Trèmols

Paul Nsubuga se licenció en Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad de Makerere, en Kampala, uno de los principales centros de estudios superiores de África central y oriental.

Era –y es–  ingeniero, pero desde niño había sentido la llamada al sacerdocio, por lo que después de un año de ejercer su profesión, decidió colgarlo todo y entrar en el seminario. Era el año 2009. "Quise ser sacerdote porque la fe que he recibido de mis padres me ha ayudado a darle sentido a la vida y quiero ayudar a que otras personas puedan entender el sentido de sus vidas y acercarlas a Dios a través los sacramentos", prosigue Paul. Entre sus amigos hubo de todo: quienes no le entendieron y quienes le apoyaron: "no es muy común en Uganda que alguien que ha estudiado Telecos se marche al seminario, pero yo estaba muy convencido de lo que estaba haciendo y me daba mucha alegría porque en realidad el sacerdocio no tiene precio".

Después de estudiar tres años de Filosofía en el seminario de la Archidiócesis de Kampala donde, entre más de 150 chicos, conoció a Tadeo Semanda, su Arzobispo, Dr. Cyprian Kizito Lwanga, le planteó la posibilidad de continuar sus estudios de Teología en la Universidad de Navarra a través de una beca.

Aterrizó en Pamplona en agosto del 2012. "Cuando en los documentos de mi admisión como alumno de la Facultad vi que mi beca era de 13.000€ pregunté por cuánto tiempo era todo ese dinero. Me dijeron que solo para un año. Entonces pensé que es como si cada año alguien, en alguna parte del mundo, deja de comprarse un coche, porque eso es lo que cuesta en Uganda, 13.000€. Que haya tanta gente dispuesta a ayudarnos es una muestra más de que la Iglesia es universal".

Paul vive en el Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa; "me llama mucho la atención la dedicación de los formadores; este trabajo es algo muy central en su ministerio. Son profesores en la Facultades de Teología y de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra, pero también son auténticos maestros espirituales. Su trabajo profesional es la investigación, sí, pero tienen además una profunda vida interior. Estar aquí  me saldría muy caro y para mí  imposible de sostener, por eso agradezco mucho la generosidad de los bienhechores. Y aunque la generosidad y la laboriosidad son virtudes que tengo que procurar en cualquier condición, al ver toda la que recibo, me doy más cuenta de que tengo que aprovechar muy bien mi tiempo aquí y ser aún más generoso con Dios y con todos", explica Paul.

Piensa que es muy importante estudiar Teología: "quiero conocer más a Dios y amarle más. Así, puedo ayudar otras personas seguir el mismo sendero". Dentro de dos años espera poder recibir la orden del diaconado.

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0 Votos)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Noticias (posiblemente) relacionadas

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta: