Miguel Ángel Martínez González y Estefanía Toledo, Universidad de Navarra (M. Preventiva) y Universidad de Harvard (Nutrition) / Universidad de Navarra (M. Preventiva)

¿Por qué hay que seguir la Dieta Mediterránea tradicional?

16/10/17 Publicado en La Opinión de Tenerife, La Provincia, Información de Alicante, La Opinión de Murcia, La Opinión de Cartagena, La Nueva España, Faro de Vigo

La dieta mediterránea es el patrón alimentario referente en todo el mundo. El menú ya lo conocemos: un consumo reducido de carnes, especialmente evitar las rojas y procesadas, prefiriéndose el consumo de pescado y, en todo caso, el huevo o la carne de ave. La mantequilla, la nata o la crema, y sus derivados, se sustituyen por el aceite de oliva virgen extra. Y de postre, fruta. Pan integral en vez de pan blanco, y poner un especial énfasis en la calidad de la preparación de los platos, en vez de tomar inmensas cantidades o buscar los hartazgos de comida. La frugalidad y la moderación son la clave para cumplir con los pocos requisitos que exige esta dieta.

La necesidad de basar la prevención en las mejores evidencias científicas ha hecho que se desarrollen diversos estudios en miles de personas, inicialmente libres de enfermedad, buscando el mejor modo de evitar la aparición de nuevos casos que afecten a la salud. Nuestro Departamento, el de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, se dirige a realizar acciones educativas y de promoción de salud eficaces, por estar basadas en un fundamento sólido procedente de la mejor ciencia disponible. Por ello, hace ya 16 años que se planeó el ensayo PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) y, aunque se terminó tempranamente después de un seguimiento medio de 4,8 años, se demostró que aquellos grupos que consumían la dieta mediterránea se reducía significativamente la tasa de enfermedad cardiovascular principal (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o muerte cardiovascular) en un 30%. También se redujo la enfermedad arterial periférica, el deterioro cognitivo, la depresión, la diabetes tipo 2, la fibrilación auricular, y, a casi un tercio, el riesgo de desarrollar cáncer de mama en comparación con el grupo asignado a una dieta baja en grasa. Esto se comprobó en el seguimiento de más de 4000 mujeres durante 4 años y está muy de acuerdo con estudios previos de tipo observacional, con diversos estudios de laboratorio y con la menor incidencia de cáncer de mama en los países que más aceite de oliva consumen. Teniendo en cuenta que el cáncer de mama es la principal causa de mortalidad prematura en mujeres en nuestro país, estos resultados son muy alentadores y requieren confirmación con nuevos estudios de intervención a gran escala. Además, no se requieren ni cambios muy drásticos, ni es una dieta pensada para “torturar” a los que la practican. Es muy grata al paladar y permite disfrutar de la alimentación.

Por otra parte, cuando se consideran en su conjunto los numerosos estudios que se han realizado ya sobre la dieta mediterránea en múltiples países, puede concluirse sin miedo a exagerar que no hay otro patrón de dieta con una evidencia de beneficio cardiovascular y frente al cáncer tan fuerte y tan sólidamente fundada.

Esto es así porque los resultados de PREDIMED coinciden con los de otro ensayo previo realizado solo en supervivientes de infarto de miocardio (ensayo de Lyon) y están también reforzados por una multitud de otros estudios de tipo observacional de gran tamaño, como la cohorte SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) o la cohorte EPIC-España. Actualmente, el Departamento ha promovido, en colaboración con otras instituciones, nuevos proyectos de gran envergadura entre los que destacan PREDIMAR y PREDIDEP (Prevención con Dieta Mediterránea de Arritmias y Depresión, respectivamente), así como PREDIMED-PLUS, financiado por el Instituto de Salud Carlos III y una gran beca europea concedida al Departamento de Medicina Preventiva. En el gran ensayo PREDIMED-PLUS, comenzado en 2013, participan 23 universidades y hospitales de toda España y se trabaja con 6900 voluntarios para fomentar la dieta mediterránea, la pérdida de peso y la actividad física para la prevención cardiovascular, del cáncer y de otras enfermedades crónicas. Los resultados estarán disponibles dentro de  4 años. Se están poniendo las bases desde nuestro Departamento para desarrollar un gran ensayo colaborativo (POBMED) para prevenir el cáncer de mama y sus recidivas con dieta mediterránea.

En este Día Mundial de la Alimentación, queremos dejar patente la importancia de seguir la Dieta Mediterránea tradicional, porque los estudios que llevamos realizando desde hace años en beneficio de la Salud Pública, demuestran que verdaderamente cuanto mejor se come, más nos beneficiamos a nosotros mismos.  

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Opiniones (posiblemente) relacionadas

Vídeos de la Facultad

BUSCADOR DE ARTÍCULOS



Desde:
Hasta: