Ateos y creyentes ante la incertidumbre del más allá

El profesor Javier Monserrat impartió el seminario del Grupo de Investigación Ciencia, Razón y Fe

Descripcion de la imagen
El profesor Javier Monserrat antes del seminario. FOTO: Manuel Castells
27/04/16 11:47

​“Ateos y creyentes ante la incertidumbre del más allá”: este es el título de un libro publicado por el jesuita Javier Monserrat, psicólogo, filósofo y teólogo, profesor de la Universidad Pontificia de Comillas, y ese fue también el título del seminario que el Grupo de Investigación Ciencia, Razón y Fe (CRYF) de la Universidad de Navarra organizó el pasado 19 de abril en el aula 30 del edificio Central.

Hay dos maneras de aproximarnos al conocimiento del mundo. En tanto que el mundo es criatura de Dios, la ciencia, que es un modo racional de conocer el mundo, debe ser también un modo de alcanzar un conocimiento mejor de su creador. El miedo a la ciencia debería ser por tanto una actitud ajena al hombre creyente.

Hasta hace muy poco la imagen del mundo y del hombre de la filosofía había respondido a una visión teocéntrica de las cosas. Pero la nueva imagen del universo que nos ofrece la ciencia no nos impone una verdad última sobre la realidad sino que más bien nos sitúa ante la experiencia de enigma. Dicha verdad última del universo se nos presenta hoy como enigmática para la razón, y el hombre está en una incertidumbre metafísica ante el más allá.  Esta situación, en opinión de Monserrat, habría dado paso “no a la postmodernidad, sino a una modernidad crítica”.

El creyente posee además una experiencia interior que es de otro orden diferente a la que nos proporciona la simple razón. Se trata de un testimonio interior, de una presencia que no sólo afecta al creyente sino a todos los hombres: todos los hombres, queramos o no, estamos afectados por la presencia de Dios, estamos ante Dios y ante él debemos decidir nuestra existencia, afirmó el ponente.

La modernidad crítica arroja una nueva luz sobre lo que desde la época patrística se ha venido a llamar el silencio de Dios. La experiencia de enigma relacionada con ese silencio podría tener un sentido, y aporta un conocimiento no solamente sobre el mundo, sino sobre el mismo Dios que deja a los hombres en libertad, un Dios salvador que reclama confianza en que ha diseñado un Universo para nuestro bien y que no se nos impone a nuestro conocimiento.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde: