Entrevistas

Daniel Talán Echarri
Estudiante de Ingeniería y participante de Talento Deportivo, nos cuenta su experiencia con el Atletismo.

Diego Talán Echarri

¿Cómo comenzaste a practicar Atletismo?
Antes de empezar a hacer atletismo yo ya practicaba varios deportes, en los cuales destacaba por mi velocidad, y fueron los típicos comentarios de "oye pues este chico corre mucho ¿por qué no hace atletismo?" los que me llevaron a probarlo. Una vez dentro del 'mundillo' supongo que el verme competitivo a altos niveles en determinadas pruebas (saltos especialmente), fue lo que me llevó a practicarlo de forma regular y dejar el resto de deportes. Aunque lo realmente determinante a la hora de decidirme por un solo deporte, fueron las lesiones.

¿Qué dificultades has encontrado en tu camino como deportista?
Las lesiones básicamente. Siempre he tenido grandes entrenadores, padres que me han apoyado tanto psicológicamente como económicamente, buenos compañeros e instalaciones... pero las lesiones han sido siempre constantes y muy duras, ha habido momentos en los que se me planteó por parte médica que dejará la disciplina que practicaba, pero mejorando la técnica y adaptándome a la situación siempre he salido adelante, cada vez más fuerte. Cada año me lesiono menos y rindo más.

Ahora el mayor problema es compaginar el deporte con la carrera, aunque si te organizas bien siempre hay tiempo para todo. La verdad es que no alcanzo a entender cómo puede pasarse la gente el día estudiando y luego irse a casa sin más. En mi caso, me volvería loco si después de un duro día de estudio luego no fuera a entrenar y soltar adrenalina. Lo cierto es que no concibo la vida sin deporte.

¿Quién es la persona que más te ha apoyado?
Mi madre, sin lugar a dudas. Es la persona que siempre ha estado ahí tanto para lo bueno como para lo malo, y la que siempre me ha apoyado en todas mis decisiones, o al menos en casi todas.

Ella es quien se preocupa por solucionar todos los problemas que yo no puedo resolver, la que organiza mis calendarios (casi antes de que salgan las fechas de las competiciones)...

Aunque haya grandes personas, como mi entrenador y mis compañeros, que me han ayudado muchísimo; no hay nada comparable a mi madre.

¿Cómo te ayuda el deporte en tu vida personal? ¿Qué cualidades piensas que te ha ayudado a desarrollar este deporte?
Como he dicho antes, yo no concibo la vida sin deporte, el deporte es la manera de salirse de la rutina y olvidarse de las preocupaciones por al menos un momento al día. Es esa manera de despejar la mente y prepararla para el día a día.

Y, sobre todo es, el entrenar por un objetivo, una ilusión. El deporte al final es la forma de luchar por ese sueño que todos tenemos, como pueda ser participar en una olimpiada. Al final es una manera de no perder la ilusión, pase lo que pase.

El deporte me ha aportado muchas casualidades, tantas que no sabría enumerarlas todas: Capacidad de liderazgo, compañerismo, disciplina, confianza en uno mismo y en los demás, capacidad de trabajo y sufrimiento, constancia... más que cualidades el deporte me ha enseñado a vivir mejor, a ser mejor persona.

¿Puedes contarnos alguna anécdota divertida que te haya sucedido practicando este deporte?
Pues resulta que la primera vez que fui campeón de España de mi categoría, yo afrontaba mi último intento en una competición de salto de longitud. Iba en tercera posición, las medallas estaban en juego y el público estaba entregado. Pedí palmas al público como es habitual en esta disciplina y este respondió con palmas como es habitual. Todo era normal. Yo salté, escuché que había saltado 7,00 metros (con lo que me ponía en primera posición) y comencé a celebrarlo. La sorpresa llegó cuando vi que nadie reaccionaba ante ese salto campeón en forma de celebración, sino que en su lugar se extendió un murmullo extraño e incómodo que no lograba a entender. La gente desconfiaba de la medición de mi salto, ¡y no era para menos! Ya que en los marcadores y pantallas no se mostraban los 7,00 metros de la medición oficial, sino que por error indicaban 9,00 metros. Lo que hubiera supuesto que con tan solo 16-17 años había batido el récord del mundo. Subsanado el error pude celebrar mi victoria como es debido.

¿Qué otras cosas querrías dar a conocer?
Aclarar que soy un atleta que practica atletismo desde hace unos 7 años, no más. Que estoy especializado en saltos, velocidad y pruebas combinadas. Matizar que entreno alrededor de tres horas al día, seis días a la semana y estudio ingeniería en telecomunicaciones, y de verdad si uno se organiza puede estudiar, entrenar, competir y tener vida social. No es una cuestión de tiempo, es una cuestión de esfuerzo y ganas. De hecho voy al mismo ritmo que mis compañeros, sin ninguna asignatura pendiente de años anteriores.

Yo animo a la gente a que no abandone el deporte por la carrera, que se puede compatibilizar hagas lo que hagas. 

Entrevista de: María Pilar Pérez Asensio - mperez.76@alumni.unav.es

Más entrevistas

Datos de contacto

Contacto:
Centro de Estudios Olímpicos
Campus Universitario s/n
31009 Pamplona
España

+34 948 425638
ceo@unav.es

ESTÁS VIENDO: Alumni 07/05/2015

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0 Votos)
3243 reproducciones