San Gregorio Ostiense 

Basílica

Perdida la memoria del Santo durante dos siglos, a mediados del siglo XIII los obispos de Pamplona y Bayona Pedro Ximénez de Gazólaz y Sancho de Axco, divisaron unas luces milagrosas que les descubrió el cuerpo de San Gregorio en Sorlada, en el lugar donde según la tradición una mula lo había depositado. En este momento se construyó una iglesia bajo su advocación, que se remodeló posteriormente a finales del siglo XVII y a lo largo del siglo XVIII dando lugar a la fábrica que hoy conocemos. Así, en 1692 Vicente de Frías contrató la construcción de la gran portada y la renovación de la nave, cuyas bóvedas se decoraron con esgrafiados de yeserías vegetales realizadas por Juan Antonio Jiménez y Juan Ángel Nagusia, ocultas hoy en día por la bóveda neoclásica. Unos años más tarde, en 1718 se comenzó la construcción de la torre, a cargo de Juan de Larrea y Lucas de Mena. Las obras de la fábrica de la iglesia continuaron en la segunda mitad del siglo XVIII cuando entre 1758 y 1764 se realizaron el camarín y el crucero, uno de los más teatrales del barroco navarro, siguiendo las trazas del fraile carmelita José de San Juan. Se encargó de las obras el cantero José del Castillo, los albañiles Miguel y Juan José Albéniz, y el yesero Juan José Murga, realizando el dorado de las yeserías Santiago Zuazo en 1765. Finalmente en 1831 se procedió a renovar la nave, con nuevas cubiertas con decoración al fresco de carácter neoclásico. De esta forma, en la iglesia conviven el barroco de la primera mitad del siglo XVIII con el rococó de la segunda mitad, a lo que se añade la decoración neoclásica de la nave. A pesar de las obras llevadas a cabo en el siglo XIX, San Gregorio Ostiense se constituye como una de las muestras más sobresalientes y monumentales del barroco navarro.

  • Bibliografía

    BARRAGÁN LANDA, J.J., “Las plagas del campo español y la devoción a San Gregorio Ostiense”, en Cuadernos de Etnología y Etnografía en Navarra, n 29, Pamplona, 1978.

    CRUZ VALDOVINOS, J.M., “Historia de la platería en la basílica de San Gregorio Ostiense”, en Príncipe de Viana, n 163, Pamplona, 1981.

    GARCÍA GAINZA, Mª.C. y otros, Catálogo monumental de Navarra. Merindad de Estella, Tomo III**, Pamplona, 1983.

    GARCÍA GAINZA, Mª.C., “Arca-relicario de San Gregorio Ostiense de Sorlada”, en FERNÁNDEZ GRACIA, R., (Coord.) Pamplona y San Cernín 1611-2011. IV centenario del voto de la ciudad, Pamplona, 2012.

    MADRAZO Y KUNTZ, P., Navarra y Logroño, Barcelona, 1886.

    MIGUÉLIZ VALCARLOS, I., “Medallones relicarios de origen lombardo en una pieza de orfebrería navarra: el arca relicario de Sorlada”, en OADI. Osservatorio per le Arti Decorative in Italia, nº 6, Palermo, 2012.

    PASTOR ABAIGAR, V., Fábrica de San Gregorio Ostiense. Basílica y Hospedería, Gobierno de Navarra, Pamplona, 2015.

    SALAZAR A. de, Historia de San Gregorio de Piñalva, Obispo de Ostia, Cardenal de la santa Iglesia de Roma, y su bibliotecario y legado à Latere, Pamplona, 1624.