aula_abierta_itinerarios_20_8_texto

Capilla del Espíritu Santo

En la salida de la población por el camino que conduce hacia Santiago se encuentra la capilla del Espíritu Santo también llamada Silo de Carlomagno por la antigua tradición que la supone edificada por el propio emperador para enterramiento de los francos muertos en la batalla de Roncesvalles. Movidos por la leyenda, durante siglos los peregrinos, especialmente los franceses, han honrado aquí la memoria de los derrotados e incluso han tomado huesos del osario a manera de piadoso recuerdo de sus antepasados. Se trata de la construcción más antigua de las que actualmente integran el complejo hospitalario. Una datación entre 1170 y 1210 parece verosímil.

La capilla ha tenido como finalidad principal servir de enterramiento y oratorio donde rezar por los fallecidos, tanto viajeros como vecinos de la localidad.

El poema del siglo XIII contenido en el códice La Preciosa describe su peculiar configuración: “Este monumento es cuadrado por todos sus lados; la parte más alta está redondeada (o en forma de cúpula) y en su remate hay una cruz, signo de derrota para el príncipe de las tinieblas”. Está constituida por un pozo de mampostería de 8,80 x 8,60 metros de lado y profundidad comprobada de 9 m. Se cubre con bóveda de medio cañón. Sobre él se alza la capilla propiamente dicha, formada por el entrecruzamiento de dos potentes arcos apuntados de sección rectangular. Dispone en su centro de un altar, como también contaban las fuentes antiguas. En torno a este núcleo se organiza un cierre de arcadas de medio punto sobre pilares con moldura marcando la línea de imposta.

Su utilización como osario conecta con la tradición de espacios centralizados con funciones funerarias, existentes desde los primeros tiempos del cristianismo y herederos de obras mucho más antiguas donde también se estableció un nexo entre la planta central y el mundo de la muerte. El pozo y su entorno proporcionaban lugar de enterramiento al que siempre se podía acudir, aún en las circunstancias climáticas más duras, convenientemente apartado de la colegiata pero no tanto como para ser de difícil acceso.

aula_abierta_itinerarios_20_8_imagen

Capilla del Espíritu Santo

aula_abierta_itinerarios_20_bibliografia

Dectot, X., “Yacente de Sancho VII el Fuerte”, en Bango Torviso, I.G. (dir. cient.), Sancho el Mayor y sus herederos. El linaje que europeizó los reinos hispanos, Pamplona, 2006, pp. 371-373.

Fernández-Ladreda, C., Imaginería medieval mariana en Navarra, Pamplona, 1989.

Fernández-Ladreda, C. (Dir.), Martínez Álava, C., Martínez de Aguirre, J. y Lacarra Ducay, M.C., El arte gótico en Navarra, Pamplona, 2015.

Fuentes y Ponte, J., Memoria histórica y descriptiva del santuario de Nuestra Señora de Roncesvalles, Lérida, 1880.

García Gainza, M.C., Orbe Sivatte, M. y Domeño Martínez de Morentin, A., Catálogo Monumental de Navarra IV**. Merindad de Sangüesa, Pamplona, 1992.

Ibarra, J., Historia de Roncesvalles. Arte. Historia. Leyenda, Pamplona, 1936.

Lambert,  E., “Roncevaux”, Bulletin Hispanique, XXXVII (1935), pp. 417-436.

Martínez de Aguirre, J. (coord.), Enciclopedia del Románico en Navarra, Aguilar de Campoo, 2008, vol. III, pp. 1216-1224.

Martínez de Aguirre, J., Gil Cornet, L. y Orbe Sivatte, M., Roncesvalles. Hospital y santuario en el Camino de Santiago, Pamplona, 2012.

Miranda García, F. y Ramírez Vaquero, E., Roncesvalles, Pamplona, 1999.

Peris, A., “El Ritmo de Roncesvalles: estudio y edición”, Cuadernos de Filología Clásica. Estudios latinos, 11 (1996), pp. 171-209. 

Pons Sorolla, F., “Proyecto de obras de restauración en la capilla del Sancti Spiritus de la Real Colegiata de Roncesvalles (Navarra)”, Príncipe de Viana, XXXIX (1978), pp. 59-77.

Soria i Puig, A., El camino a Santiago. II. Estaciones y señales, Madrid, 1992.

Torres Balbás, L., “La iglesia de la hospedería de Roncesvalles”, Príncipe de Viana, VI (1945), pp. 371-403.

Thuile, J., L’Orfèvrerie en Languedoc du XIIe au XVIIIe siècle. Généralité de Montpellier, Montpellier, 1966.

aula_abierta_itinerarios_20_mapa