17 de diciembre de 2014

Conferencias

CICLO DE NAVIDAD

Tradiciones navideñas en la Ribera de Navarra

Dña. Susana Irigaray Soto
Jefa de la Sección de Museos. Museo Etnológico Julio Caro Baroja. Gobierno de Navarra

 

La Navidad se encuadra dentro del Ciclo Festivo de Invierno, un largo período de tiempo que se caracteriza por ser la estación más fría del año, con los días más cortos. Las celebraciones populares en torno a las fechas navideñas se caracterizan por tener algunos rasgos comunes, como son el protagonismo de la infancia, la resonancia de tradiciones antiguas, anteriores incluso al cristianismo, en algunos ritos y por la relación de todo el ciclo con el carnaval (carnaval amplio frente a carnaval estricto, según los antropólogos). Todas las fiestas de invierno tienen elementos propios del carnaval como son la subversión del orden social, el exceso, el disfraz, la suplantación de personalidad, el ruido etc.

Quizá lo más característico de la Navidad ribera, que no ha conservado una gran variedad de rituales propios, sea la alegría y el alborozo con que se celebraba, incluso dentro de las iglesias, en contraste con la sobriedad y seriedad del espíritu montañés.

Desde el canto de las “O” o antífonas de la Expectación del parto de la Virgen, con el “bailecico del Niño Jesús en el convento de “las claras” de Tudela, hasta los fastos fiteranos de la fiesta del “emperador” recogidos por la documentación del siglo XVI, el ciclo navideño en los pueblos de la Ribera es un compendio de graciosos cuadros, donde brilla el carácter espontáneo de estas gentes. 


Nacimiento de la Colección Arrese de Corella
Procedente de las Carmelitas de Araceli, siglo XVIII
Terracota, cera, papel, cartón y telas
(Foto: R. Fernández Gracia, ¡A Belén pastores! Belenes históricos en Navarra, Gobierno de Navarra, 2006, p. 114)

 

Son curiosas las danzas de pastores en el interior de las iglesias, durante la misa del gallo, como ocurría en Fitero, donde incluso se comía durante la celebración. Esta costumbre de danzar los pastores dentro de las iglesias en las celebraciones de Navidad y Epifanía se mantuvo, a pesar de las prohibiciones eclesiásticas, conservándose en Fitero hasta la actualidad un testigo musical de aquellas fiestas, unos aires pastoriles y alboradas de tipo gallego que los organistas de se han legado desde el segundo tercio del siglo XIX.


Festival de jotas villancico en Lodosa, 1977