5 de octubre de 2010

Ciclo de conferencias

ARTE Y ARTISTAS EN CASCANTE: SIGLOS XVI-XVII

Artistas en Cascante en el siglo XVI

Dª. Mª Josefa Tarifa Castilla.
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

La bonanza económica que experimentó Cascante a lo largo del siglo XVI permitió embellecer la localidad con la construcción de edificios civiles y religiosos, templos que a su vez fueron dotados de una serie de bienes muebles, retablos, esculturas y pinturas, lo que provocó la venida a la villa de importantes artistas, algunos de los cuales destacan dentro del panorama general de las artes de aquella Navarra del Quinientos. El importante aumento demográfico experimentado por la población motivó la edificación de una nueva parroquial bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción sobre el solar ocupado anteriormente por la sinagoga de los judíos, un edificio iniciado por Juan López de Goroa (1527-1532) y proseguido por los canteros guipuzcoanos Luis de Garmendia y Antón de Beñarán (1534-1549), Juan de San Juan (1550-1558), el cascantino Martín de Arriba (1583-1585) y Miguel de Múxica, entre otros. Aquella excepcional fábrica presentaba una serie de peculiaridades que le diferenciaban del resto de las iglesias acometidas en esta centuria en Navarra, como su planimetría de planta de salón o hallenkirche, único ejemplo seguido en la comunidad foral junto con la parroquia de San Juan Bautista de Cintruénigo, sus dimensiones catedralicias y el material empleado, sillares de piedra, frente al predominio de las construcciones en ladrillo típico de la zona del valle medio del Ebro. Nada nos ha llegado de aquella singular iglesia, ya que desapareció en la noche del 14 al 15 de mayo de 1940 a consecuencia de un fortuito incendio que la dejó reducida a escombros, siendo reconstruida manteniendo la planimetría originaria en los años siguientes.
 

Antigua iglesia parroquial de Cascante

Antigua iglesia parroquial de Cascante. 1527-1563
 

La otra joya del patrimonio arquitectónico renacentista de Cascante es el convento de mínimos de Nuestra Señora de la Victoria, erigido sobre los terrenos del hospital de Santa Catalina cedidos por el regimiento y cuyas obras se iniciaron el 9 de diciembre de 1586 de la mano del obrero de villa Pedro Verges hijo, -quien un año más tarde contrató junto con Miguel de Múxica la elaboración de la casa de la villa, adosada a la torre de la nueva iglesia parroquial-. El proceso constructivo de la iglesia fue largo, costoso y con numerosas interrupciones, rubricándose más de cuatro condicionados, en el que se sucedieron diferentes maestros como Martín de Arriba (1589-1592), Pedro de Corta (1592-1593), Martín de Olazábal y Pedro de Berroeta (1593-1598), Miguel de Muxica (1599-1603) y Pascual de Horaa (1600-1607). Éstos se ocuparon principalmente de la edificación de la nave del templo, conformada por tres tramos volteados con bóvedas de crucería estrelladas, ya que la capilla mayor fue financiada por el regimiento de la localidad que ostentaba el patronato de la misma, encargándose de erigirla Miguel de Miranda (1593-1605), cubriéndola con una bella y compleja bóveda de crucería estrellada, y donde en consecuencia se colocaron los escudos de la villa.
 

Iglesia del convento de Nuestra Señora de la Victoria de Cascante

Iglesia del convento de Nuestra Señora de la Victoria de Cascante. 1586-1607


A su vez, numerosas capillas abiertas entre los contrafuertes de la nave del templo conventual fueron adquiridas por particulares con una finalidad funeraria, a condición de correr con los gastos de la edificación, destacando la de Luis Cervantes Enríquez de Navarra, fundada en 1593 bajo la advocación de San Luis, tanto por la decoración pictórica de tipo heráldico que campea sobre el muro de entrada a la misma, como por el retablo que la preside, cuya tabla central dedicada a la Asunción y Coronación de la Virgen es obra de un pintor influenciado por el flamenco Rolan Mois. Por su parte, la capilla de San Juan Bautista acoge un retablo bajo la misma advocación que ha sido atribuido a Juan de Lumbier, artista navarro activo en Tudela entre 1578-†1626, con una amplia producción en la Ribera, obra fechada hacia 1615, con diferentes escenas dedicadas a la vida del precursor, que presenta similitudes con el retablo mayor del mismo autor de Cortes, y cuyas tablas destacan por sus composiciones bien estructuradas y su paleta cromática vibrante.
 

Retablo de San Juan Bautista

Retablo de San Juan Bautista. 1615. Atribuido a Juan de Lumbier. 
Iglesia del convento de Nuestra Señora de la Victoria de Cascante