Publicador de contenidos

2015-3-26-opinion-movilidad-comarcal

Juan José Pons Izquierdo, Profesor de Geografía en la Universidad de Navarra y miembro del Consejo Social de Política Territorial

Movilidad comarcal, una apuesta por el cambio

jue, 26 mar 2015 12:45:00 +0000 Publicado en Diario de Navarra

El nuevo plan de movilidad comarcal que acaba de plantear la Mancomunidad supone un ambicioso proyecto, cuyo objetivo es revertir la situación actual de pérdida de viajeros, que viene sufriendo el transporte colectivo en los últimos años.

A diferencia de los primeros cinco planes de transporte comarcal, que se han desarrollado de manera consecutiva desde 1999, el nuevo proyecto que se acaba de dar a conocer es revolucionario, pretende una verdadera transformación de la movilidad del Área Metropolitana de Pamplona. Y digo, "transformación de la movilidad" a propósito, porque va mucho más allá de meros cambios en la red de autobuses comarcales. De llevarse a cabo, este plan afectaría de manera muy considerable a los demás medios de transporte y al diseño y funcionamiento de algunas de las avenidas y calles más importantes de la ciudad. En definitiva, una verdadera revolución en lo que se refiere a nuestro sistema de movilidad urbana y un cambio de paradigma en la planificación de la red de transporte comarcal, acostumbrada solo a pequeños retoques del esquema original y a las lógicas ampliaciones a los nuevos barrios.

Este nuevo plan nace de un amplio estudio de la movilidad en la Comarca, desarrollado a lo largo de los últimos dos años, que ha incluido una exhaustiva encuesta realizada en sus domicilios a los ciudadanos y un estudio de modelización de los viajes que estos realizan.

Dada la repercusión que tendrá en la ciudad, es una pena que esta propuesta de plan de transporte urbano comarcal no abarque otros aspectos de la movilidad, pero evidentemente no es su función. A este respecto, siempre echaremos de menos un instrumento como el fallido Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la Comarca de Pamplona, que hubiera sido el marco adecuado para un enfoque más integral.

El contenido más llamativo de la propuesta es la creación de un núcleo central de tres líneas de autobuses de alta capacidad o BRT (Bus Rapid Transit). Estas infraestructuras se caracterizan por disponer de plataforma reservada, vehículos más grandes (probablemente biarticulados, si se quiere llegar a autobuses de 24 m. de longitud como se ha anunciado), priorización en intersecciones, acceso rápido a los vehículos (mediante plataforma a nivel y con cancelación del billete antes de acceder al autobús), etc. Este tipo de sistemas permiten una capacidad de transporte muy elevada, al mismo tiempo que aumentan la velocidad comercial y la fiabilidad del sistema. Como se ha dicho estos días, es una suerte de "tranvía sin tranvía", ya que tiene muchas de sus ventajas, pero con un coste mucho menor y una sencillez de implantación y una flexibilidad superiores a las que ofrece ese medio.

Para ser preciso, hay que señalar que la propuesta no es del todo novedosa. En 2008, cuando se desechó la idea de construir un tranvía, se comenzó a hablar de un sistema de estas características (entonces se le llamó "metrobús"), como posible alternativa para el transporte en el área urbana de Pamplona.

Retomar en el momento actual un proyecto de ese calado es muy acertado, ya que los grupos políticos tienen la oportunidad de posicionarse sobre el mismo de cara a las elecciones. La importancia del asunto y la visión a largo plazo que precisa un tema como este, haría muy conveniente un consenso amplio entre los grupos, alejándolo de intereses partidistas.

La sociedad está madura para asumir que la consecución de un entorno urbano más saludable y sostenible exige cambios de cierto calado y -a veces también algunos sacrificios. El ejemplo de otras ciudades cercanas, que han conseguido reorientar con éxito su modelo de movilidad urbana, debe animarnos a tomar decisiones audaces y con suficiente capacidad de transformación de la realidad actual.

El proyecto que ha presentado la Mancomunidad necesita ser estudiado, debatido, y -probablemente matizado, pero no me cabe duda de que va en la dirección correcta y si finalmente se lleva a cabo supondrá un gran avance para Pamplona y para todo su entorno metropolitano.