Publicador de contenidos

null opinion_2021_10_12_nobel-economia_terskaya-y-borella

El valor de la ciencia económica

12/10/2021

Publicado en

Diario de Navarra

Anastasia Terskaya |

Profesora de la Facultad de Económicas

Miguel Ángel Borrella Mas |

Profesor de la Facultad de Económicas

El Premio Nobel de Economía 2021 ha sido otorgado a los economistas David Card (University of California, Berkeley) por "sus contribuciones empíricas a la economía del trabajo"; y a Joshua D. Angrist (Massachusetts Institute of Technology) y Guido W. Imbens (Stanford Graduate School of Business) por "sus contribuciones metodológicas al análisis de las relaciones causales".

Entre las muchísimas aportaciones al campo de la economía laboral, David Card ha contribuido a temas tan diversos como inmigración, salarios, desempleo y educación. Estos temas son, indudablemente, muy actuales para la economía de muchos países -incluyendo a España-, entre otras cosas por el alto nivel de desempleo observado recientemente. Uno de sus artículos más influyentes ha demostrado que, de manera contraria a lo que se creía de forma generalizada, el incremento de los salarios mínimos no disminuye necesariamente los niveles de empleo. Ese artículo es el ejemplo más famoso de la aplicación del método de análisis causal "diferencias-en-diferencias", un método muy común para evaluar los efectos que tienen la introducción de reformas basado en comparar los resultados de una determinada política antes y después de su implementación (primera diferencia) en lugares donde se ha llevado a cabo y donde no (segunda diferencia).

Los numerosos artículos de David Card también han contribuido en el tema de la educación, demostrando de una manera robusta que los recursos invertidos en los colegios tienen un gran impacto positivo en el mercado laboral. Por último, gracias a la investigación de este economista, ahora sabemos que los salarios de las personas nacidas en un país pueden aumentar debido a la llegada de nuevos inmigrantes.

La otra mitad del premio ha recaído en Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens, quienes demuestran en sus numerosos artículos cómo identificar el efecto causal en diversas situaciones que aparecen en la vida real, las cuales los economistas llamamos experimentos naturales. Uno de los artículos más famosos de Angrist y Imbens enseña que, bajo algunos supuestos, se puede identificar el efecto causal usando variables instrumentales, las cuales son variables auxiliares que se usan en ausencia de experimentos. Este método se ha convertido en uno de los más famosos dentro del análisis causal y ha ayudado a responder de una manera robusta a muchísimas preguntas, como, por ejemplo: ¿cómo la educación afecta a los salarios?

Si bien el dicho "correlación no implica causalidad" está en general aceptado, lo realmente importante es saber qué la implica. Las contribuciones de estos tres autores sirven, por tanto, para poner en valor la importancia que tiene la investigación rigurosa en el campo de la economía. Esta generación de conocimiento científico permite seguir luchando contra las creencias comúnmente establecidas basadas, principalmente, en sentimientos, ideología o intuiciones, situando a la ciencia económica como base para la toma de decisiones en campos tan importantes como la educación, la inmigración o el mercado laboral.