Publicador de contenidos

2016_05_09_ECO_Sanz_Magallon

Sanz-Magallón: “Las externalidades tienen cada vez más importancia y ayudan a entender mejor la responsabilidad social corporativa”

El director de Relaciones Institucionales de Telefónica participa en los actos del 30 aniversario del Instituto Empresa y Humanismo

Descripcion de la imagen
Descripcion de la imagen
09/05/16 13:48 Miguel M. Ariztegi

El director de Relaciones Institucionales de Telefónica, José María Sanz-Magallón, aseguró en la Universidad de Navarra que las externalidades positivas “tienen cada vez más importancia, porque lo tienen las empresas en la economía mundial”. En este sentido, puso de ejemplo a Apple, que es, por capitalización bursátil, tan relevante como el PIB del país número 20 del mundo. La propia Telefónica, dijo, “pese a ser una empresa de tamaño medio, sería el país 69 por economía en la ONU. Al mismo tiempo, las externalidades negativas “generan desconfianza”, por lo que su gestión “es clave para garantizar la sostenibilidad de la empresa, una demanda cada vez mayor de la sociedad”.

Las externalidades surgen como consecuencia de la actividad desarrollada en torno a los bienes privados, en cuya producción o consumo surgen consecuencias para la sociedad, públicas, que en principio no tienen que ver directamente con esos procesos. Pueden ser positivas (educación y personas más preparadas, belleza en el entorno, etc.) o negativas (contaminación, ruido, etc.).

Sanz-Magallón impartió una conferencia en la Semana de Actualización del Instituto Empresa y Humanismo, que sirvió de prolegómeno a la celebración del 30 aniversario de su fundación.

El análisis de las externalidades de las empresas, que puede ser de gran ayuda para entender conceptos como el de responsabilidad social corporativa, se aborda a menudo en tres niveles: económico, social y medioambiental. La responsabilidad de la empresa en esos tres niveles no es filantropía, sino una responsabilidad social centrada en reducir externalidades negativas e incrementar las positivas. “Vivimos un cambio de paradigma: de externalizar los costes, a externalizar los beneficios”, explicó Sanz-Magallón, que hizo referencias a la “filantropía estratégica” de Michael Porter y su concepto de corporate shared value.

Pese a su importancia creciente en la economía y en la sociedad en general, las externalidades “presentan dificultades para medirlas: a cuántas personas afecta, cómo valorar intangibles (una vida humana, el aire limpio). Nos falta un mecanismo como el mercado; por ello las valoraciones son por inferencia y en muchas ocasiones muy discutidas”, reconoció el experto.

El futuro es ‘big data’

Refiriéndose ya en concreto al rol de las empresas de telecomunicaciones, como Telefónica, en la sociedad, Sanz-Magallón terminó su intervención asegurando que “el petróleo del S. XXI es el big data (la gestión y utilización de grandes cantidades de datos cruzados sobre el comportamiento humano y sobre muchos otros aspectos fundamentales para la vida en sociedad). Las empresas de telecomunicaciones juegan un papel fundamental en ese mercado de la información, donde hay que ser especialmente cuidadoso con la información privada de las personas. Ellas son las dueñas de ese “petróleo”, y por ello es necesario tener cuidado con la aparente gratuidad con la que se gestionan muchos productos, apoyados en el valor de esos datos. Haciendo referencia a una cita conocida del sector, “en el mundo de Internet, si el producto es gratis, es que tú eres el producto”. En este sentido, Sanz-Magallón, aseguró que Movistar “gana dinero con los servicios de  telecomunicaciones, por lo que no tiene necesidad de comerciar con los datos de sus clientes, y por eso la compañía da al cliente la oportunidad de conocer y gestionar personalmente los datos que tiene dispersos por el mundo”. 

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta