Publicador de contenidos

2020_04_07_MUN_TheEdgeAlvaroLaiz

Álvaro Laiz inaugura en el MUN 'The Edge', un viaje a través del tiempo, el territorio y los ancestros

La exposición, fruto de la participación del artista en el proyecto de creación Tender Puentes del Museo, podrá visitarse del 7 de abril al 2 de octubre


FotoManuel Castells/El artista Álvaro Laiz en una de las salas de la exposición 'The Edge' en el MUN.

07 | 04 | 2022

El tiempo, el territorio y los ancestros son los tótems que Álvaro Laiz (León, 1981) explora en The Edge, la exposición que inaugura este jueves en el Museo Universidad de Navarra. La muestra, que ha sido producida por el MUN, dentro del proyecto de residencia artística Tender Puentes, cuenta con la colaboración del Museo de Ciencias de la Universidad de Navarra y puede visitarse hasta el 2 de octubre. 

Este trabajo, en el que lleva trabajando desde 2016, le ha llevado a realizar distintos viajes, desde el Estrecho de Bering hasta Suramérica, un periplo que culminará próximamente en Tierra de Fuego, territorio argentino y chileno. Este recorrido geográfico sigue las huellas de las poblaciones paleo-siberianas que hace 20.000 años pasaron desde Asia a América, convirtiéndose no solo en los primeros pobladores de América, sino en antepasados de los pueblos que habitaron con posterioridad este territorio. 

Laiz, National Geographic Storytelling Fellow desde 2021, explica los orígenes de este trabajo profundo en el que convergen naturaleza, cultura tradicional y tecnología “En Chukotka, exploré la genética de poblaciones, una disciplina científica que se encarga de averiguar los orígenes del ser humano a través del ADN, por grupos paternos y maternos. En ese momento, yo estaba colaborando con National Geographic y me puse en contacto con científicos y estudios, basándome en la literatura científica sobre las poblaciones que hace 20.000 años cruzaron el Estrecho de Bering hacia América. Al mismo tiempo, realicé trabajo de campo sobre los chukchi, un grupo que habita el Estrecho de Bering y tienen una forma de vida muy apegada a la tierra. Una de las formas que más me llamó la atención fue cómo se entienden en el tiempo. Según estas tradiciones, uno no es solamente uno, sino que lleva dentro de sí los ancestros”. Así, partiendo de un diálogo entre la cultura tradicional y la ciencia, surgieron las diversas series que configuran la muestra.

Esta toma su nombre, The Edge, “el filo” en castellano, del vocablo ruso kromka. “Es el lugar donde se juntan el mar, el hielo y la tierra, de una forma bastante fluida. Es una zona de caza de osos polares y también del ser humano. Es un lugar en disputa que siempre está cambiando, evolucionando, para hacer referencia a los procesos migratorios que van y vienen. No son algo lineal”.

Valentín Vallhonrat, director artístico del MUN junto a Rafael Levenfeld, destaca que en este trabajo “se unen no solo disciplinas artísticas sino otras muchas formas de conocimiento y representación que dan lugar a series numéricas y de datos con los que estamos acostumbrados a relacionarnos en ámbitos diferentes a los del arte”. Asimismo, ha valorado que se trata de un “proyecto muy ambicioso, territorialmente inmenso, que ha generado series muy diferentes, que abordan temas como la genética de las poblaciones, las migraciones o las primeras poblaciones que definen los territorios”.

Una de las series que se presentan son los retratos de Información relativa, realizados a personas de Rusia y todo América, y que aborda cuestiones clave del proyecto retratando a personas que han trabajado en él. “Los pies de foto no hacen referencia a su nombre o profesión. Los uso como una especie de evocación que alude a las coordenadas geográficas en las que esa persona y yo nos cruzamos, al lapso de tiempo en el que se tomó la imagen y la fecha. Mi intención es que el espectador, al enfrentarse tanto al retrato como a los pies de foto participe en ese encuentro”. El visitante podría, por ejemplo, introducir las coordenadas en su móvil y vería el punto exacto donde fue tomada la fotografía.

Además de piezas fotográficas, la exposición también reúne videoarte e instalación. Por ejemplo, una de las piezas es un políptico de 18 imágenes realizadas con la técnica del carbón transportado (s.XIX). “La imagen global es una de las primeras de Marte y están compuestas de pequeñas imágenes, emulsionadas con pigmentos que he ido recogiendo en los trayectos que he realizado”, detalla el artista. En esta exposición, Laiz ha tenido presente la obra de artistas de la Colección del Museo, como De Launay, Napper, Laurent u Ortiz Echagüe: “Sentí que yo también estaba siguiendo los pasos de una tradición, de un linaje”. 

UNA MIRADA SOSTENIBLE

La muestra también está muy vinculada a la sostenibilidad, con un proyecto paralelo bautizado Beyond the Edge, que ha contado con el acompañamiento de la consultora Ureculture. Esta iniciativa ha sido posible gracias al apoyo de National Geographic Society, Burroughs Wellcome Fund y del Museo Universidad de Navarra. “Por ejemplo, los marcos han sido realizados con material reciclado. Con Ureculture hemos trabajado cuestiones de producto para preparar una serie de maquetas para realizarlos. Buscamos no solo hablar de pensamiento a largo plazo, sino que nos invita a repensar para hacer las cosas de forma diferente. Tanto el arte como la sostenibilidad y la ciencia se juntan de forma orgánica en el proyecto”. 

El Museo apoya también este proyecto paralelo que se alinea con la Estrategia 2025 de la Universidad de Navarra enfocada en la sostenibilidad. Como parte de este apoyo, se ha formado un grupo de trabajo con miembros de otras escuelas y facultades, y del equipo de desarrollo de la Estrategia 2025, que analizará el impacto del Museo en el marco del tiempo durante el cual la exposición puede visitarse en sus salas.  Este proyecto de la Universidad y el Museo con el artista busca unir arquitectura, arte y sostenibilidad.

BUSCADOR NOTICIAS

BUSCADOR NOTICIAS

Desde

Hasta