Skip to Content

Para saber más

El Aprendizaje-Servicio constituye una metodología de innovación educativa que se asocia en su definición, aplicación y desarrollo, a patrones de mejora cognitiva, emocional y social de los alumnos.

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas considera el Aprendizaje-Servicio como una metodología docente idónea para el desarrollo de competencias referentes a la sostenibilidad y responsabilidad social universitaria (CADEP, 2015). Sin duda es así; lo muestran estudios que apuntan cómo su empleo mejora los procesos de innovación docente y calidad educativa en el profesorado (Furco, 2007); así como que permiten establecer nuevos espacios de interacción entre la universidad y los diferentes agentes sociales, instituciones o poderes públicos en la búsqueda de soluciones conjuntas (Bringle & Hatcher, 2000; Naval, 2008). Además posiciona a los estudiantes en situaciones reales y les posibilita poner en práctica habilidades profesionales (Martínez, 2008).

Durante el siglo pasado en los Estados Unidos la tradición norteamericana de experiential learning permitió que la pedagogía del Aprendizaje-Servicio comenzará a conceptualizarse, en el marco de la extensión de programas de servicio juvenil. Fue en 1985 cuando se dieron los primeros pasos para crear la célebre red universitaria Campus Compact, dedicada a promover la responsabilidad cívica en la educación superior. No faltó tampoco el apoyo de la Administración, que en 1993 promulgó la National and Community Service Trust Act, que supuso apoyo técnico y financiero para los programas que vinculan el aprendizaje y el servicio (Naval, 2008; Santos Rego, 2013).

En el ámbito europeo, el proceso de convergencia y adaptación al EEES constituye para las universidades una oportunidad de reflexión, renovación y mejora. Esto afecta, entre otras cuestiones, a la innovación docente, considerando aproximaciones didácticas y metodológicas que favorezcan el aprendizaje significativo y la adquisición de determinadas competencias por parte del alumnado universitario. Sin duda alguna, entre las experiencias de aprendizaje que pueden favorecer estos objetivos figura las que promueve el Aprendizaje-Servicio.

En España se aborda hoy día el Aprendizaje-Servicio en un número considerable de universidades. En la Universidad de Navarra buscamos promover la introducción de Programas de Aprendizaje-Servicio que optimicen el rendimiento académico y mejoren las competencias sociales y destrezas cívicas de nuestros estudiantes, así como determinadas competencias profesionales, aspectos clave para su inserción laboral.

Un proyecto así requiere de profesionales comprometidos con la innovación en la docencia universitaria y con vocación formativa asociada a la investigación. Confiamos en que este apoyo redundará provechosamente en la respuesta positiva del profesorado y en la buena marcha de este proyecto.  

Los resultados de la incorporación de proyectos de Aprendizaje-Servicio muestran que permiten el desarrollo de competencias, entre ellas las competencias profesionales (Rubio, 2009). Esta cuestión tiene especial relevancia en la educación universitaria, por lo que no es de extrañar que esta metodología encuentre un lugar en las propuestas enmarcadas en el EEES (ANECA, 2005).

Más información

Contact:
Campus universitario s/n
31009 Pamplona
España

+34 948 425 600
kpalafox@alumni.unav.es

Notice

The University of Navarra uses cookies to improve its services, generate statistical data and analyze the browsing habits of visitors to its website. This information may be shared with third parties as detailed in the Cookies Policy Statement. By clicking “I agree” or continuing to browse, you consent to the use of these cookies, while reserving the right to reverse the decision at will.

Agree