EL PATRIMONIO AL ALCANCE DE TODOS. DEL ROMÁNICO AL BARROCO EN LA ZONA DE TAFALLA

21 de septiembre de 2005

Urbanismo y Casas principales de Tafalla
Dña. Pilar Andueza Unanua

 

Organizado por la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro y el Ayuntamiento de Tafalla.

Con la conferencia "Urbanismo y casas principales de Tafalla", la profesora de la Universidad de Navarra Pilar Andueza Unanua cerró el curso de verano "El patrimonio al alcance de todos. Del Románico al Barroco en la zona de Tafalla".

En su opinión un recorrido por las calles de Tafalla pone de manifiesto las profundas huellas que la Historia ha dejado tanto en su urbanismo como en su arquitectura civil, a pesar de que algunas de las joyas con las que contó la ciudad desaparecieron, merced a las mentalidades que soplaron en otros tiempos, especialmente en el siglo XIX, siglo que dejó desde luego una impronta imborrable, tanto para lo positivo como para lo negativo.

Según expuso la profesora, el origen medieval de Tafalla queda patente todavía hoy en el barrio de la Peña, núcleo primitivo que surgió en torno a un castillo construido con carácter defensivo en la colina de Santa Lucía. La necesidad de adaptarse a la topografía explica el trazado irregular y complejo de sus calles. El máximo apogeo y crecimiento de la entonces villa llegó en la Baja Edad Media, especialmente cuando a principios del siglo XV el monarca Carlos III decidió, poco después de terminar el palacio real de Olite, levantar otra residencia palaciega en Tafalla. A este período corresponde el surgimiento de un ensanche medieval, con su calle Mayor, que quedaría rodeado por una muralla. Hubo que esperar hasta los últimos años del siglo XVI para que Tafalla lograra expandirse más allá de aquel pétreo muro medieval. A partir de entonces las órdenes religiosas de los Capuchinos y las Franciscanas recoletas, y familias nobiliarias como los Mencos y los Vega, marqueses de Feria, lograron traspasar la línea del Camino Real -hoy avenida Severino Fernández- para erigir sus conventos y sus casas principales, con aspecto señorial, dando lugar a una nueva fase de expansión. Finalmente Andueza puso de relieve la importancia que tuvo para la ciudad el siglo XIX, gracias a dos hechos fundamentales, la construcción de la Plaza Nueva a partir de 1856 de manos del arquitecto vitoriano Martín de Saracíbar y la llegada del ferrocarril a la ciudad en 1859. La edificación de una estación de tren y un puente sobre el Cidacos permitieron la expansión de la ciudad en aquella dirección, mientras por el norte surgía el típico boulevard decimonónico, el Paseo del Padre Calatayud. En ambos lugares la burguesía construyó casas unifamiliares con estilos bien diversos que oscilan entre el eclecticismo o el modernismo. 

PROGRAMA

LUNES, 19 DE SEPTIEMBRE
El Románico en la Valdorba: La iglesia del Cristo de Cataláin
Dña. Santiaga Hidalgo Sánchez

El Románico en la Valdorba: Otras iglesias. El Hórreo de Iracheta
Dr. Alberto Aceldegui Apesteguía


MARTES, 20 DE SEPTIEMBRE
La parroquia de Santa María. El retablo mayor de Juan de Anchieta
Dra. María Josefa Tarifa Castilla

El Palacio Real de Tafalla
Dr. Emilio Quintanilla


MIÉRCOLES, 21 DE SEPTIEMBRE
El retablo de Recoletas: El triunfo de la pintura del Renacimiento
Dra. Asunción Domeño Martínez de Morentin

Urbanismo y Casas principales de Tafalla
Dra. Pilar Andueza Unanua