23 de noviembre de 2006

Vicente Berdusán en Aragón

D. Juan Carlos Lozano López

De izda a derecha: D. Juan Carlos Lozano (Universidad de Zaragoza), 
Dña. Concepción García Gainza y D. Ricardo Fernández Gracia (Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro)

El conocimiento del pintor Vicente Berdusán (Ejea de los Caballeros, Zaragoza, 1632-Tudela, Navarra, 1697) ha experimentado un extraordinario crecimiento en los últimos treinta años, con hitos historiográficos destacados como el artículo de Esteban Casado Alcalde en la revista Príncipe de Viana (1998), la tesis de Isidro López Murías (1992) y el catálogo de la exposición El pintor Vicente Berdusán. 1632-1697 (1998), comisariada por los profesores Mª. Concepción García Gainza y Ricardo Fernández Gracia. En esta exposición, sólo 5 de las 25 obras expuestas procedían de Aragón, hecho significativo que demostraba el desequilibrio existente entre el conocimiento del Berdusán navarro –bien estudiado, gracias entre otros motivos al trabajo previo realizado en la elaboración del Catálogo Monumental de Navarra- y el Berdusán aragonés, a pesar de que ya desde 1990 constaba su nacimiento en la localidad zaragozana de Ejea de los Caballeros. Todo ello nos impulsó a dedicar la tesis doctoral a la obra del pintor en Aragón, convencidos de que su producción podía ser, en cantidad y calidad, comparable a la desarrollada en Navarra. Y efectivamente, tras seis años de trabajo que supusieron, entre otras cosas, la visita a más de trescientas localidades y la consulta de medio centenar de archivos, el número de obras de atribución segura se ha triplicado (en total, unas 150) y, además, se ha depurado el corpus berdusanesco, eliminando todo aquello que en el pasado lo había adulterado. De esta forma, ha quedado completado el catálogo crítico y razonado –el primero de un pintor barroco aragonés-, susceptible eso sí de alguna nueva aportación que sin duda se producirá desde el coleccionismo privado o desde el comercio anticuario. El trabajo, además de abordar la elaboración de dicho catálogo, se ha centrado en el estudio de la clientela y de las fuentes (gráficas, literarias y devocionales) utilizadas por Berdusán.

Vicente Berdusán, San Jerónimo confortado por ángeles, 1684. Daroca (Zaragoza)

La obra de Berdusán, toda ella de temática religiosa, se encuentra repartida por las tres provincias aragonesas, desde Hecho (Huesca) hasta Gea de Albarracín (Teruel), con una especial –y lógica- concentración en la zona del valle medio del Ebro como corredor natural históricamente utilizado como vía de contactos e influencias artísticas, y en determinadas localidades donde el encargo de una obra de cierta entidad genera habitualmente nuevos encargos. Es el caso de la ciudad de Huesca (catedral y conventos de Capuchinas y Carmelitas descalzas), Magallón (iglesia parroquial, con el mayor conjunto de retablos –el mayor y tres colaterales- con obras del ejeano), Daroca (colegiata e iglesia de San Miguel), Tarazona (catedral y convento de Carmelitas descalzas) y el monasterio cisterciense de Santa María de Veruela (con un lote de doce cuadros, de los que cuatro forman un ciclo dedicado a la vida de San Bernardo. Fuera de estos lugares, encontramos obras de Berdusán (desde grandes cuadros de altar a pequeñas obras de caballete de tipo devocional) repartidas en localidades zaragozanas como Biota, Calatayud, Encinacorba, Fuendejalón, Los Fayos, Maluenda y Villafranca de Ebro, y en las turolenses de Albalate del Arzobispo y Ojos Negros, sin contar otras documentadas pero no conservadas o en paradero desconocido, o las que por diversos motivos se encuentran fuera de Aragón (Figueras, Madrid, San Sebastián...). En la conferencia se ha intentado mostrar lo más representativo de esa extensa producción, así como algunas imágenes de la exposición Vicente Berdusán (1632-1697). El artista artesano (Zaragoza, Palacio de Sástago, 5 de octubre-26 de noviembre de 2006), con la que se ha pretendido divulgar los resultados de la investigación llevada a cabo desde 1998.