EL RETABLO DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE ELCANO,
OBRA DE JUAN FRANCISCO DE ELORZ

 

María Jesús García Camón

Escuela de Arte y Diseño. Pamplona

 

Los años finales del siglo XVIII, salvando las grandes empresas constructivas y artísticas de la traída de aguas a Pamplona y la construcción de la fachada de la catedral, esperan aún un estudio en profundidad en relación con las artes. Se conocen nombres de artífices y se les pueden atribuir algunas obras, pero otras de este periodo no se han podido aún documentar.

El estudio de los protocolos notariales de la época, así como el de los censos y padrones, está empezando a proporcionar valiosos datos sobre autores y obras. Lamentablemente, algunas ya han desaparecido, víctimas de destrucciones ocasionadas por guerras e incendios.

Del caso que nos ocupa, el del altar de Nuestra Señora del Rosario de la iglesia parroquial de Elcano, se ha conservado y localizado su contrato de ejecución.

Retablo de la Virgen del Rosario de Elcano. 1775

Retablo del Rosario de la parroquia de Elcano. Fotografía: Ismael Maestro.

Si bien el retablo del Rosario de la villa de Elcano aparece en el Catálogo Monumental de Navarra atribuido a José Pérez de Eulate y a Pedro Antonio de Rada, creyendo que fue modificado en el siglo XIX quitándole rocallas para asimilarlo más al Neoclasicismo, es una obra original del último cuarto del siglo XVIII, concretamente de 1775, cuyo autor fue Juan Francisco Elorz, como demuestra el contrato de obligación que este realizó con la parroquia, que también especifica que las imágenes de san Francisco Javier y santa Eufemia, la reina mártir del ático, fueron realizadas por el mismo autor. Es este un interesante documento, ya que apenas hay obras reconocidas de Elorz, aunque sí se encuentra entre los artífices pamploneses más nombrados a finales del siglo, en el momento del cambio del Rococó al Neoclasicismo.

Datos obtenidos de la autorización y contrato del retablo (AGN. Protocolos notariales. Pamplona. Notario Ignacio Antonio Elizalde, 1775, febrero, días 13 y 18, doc. n.º 262):

Ante nos el licenciado Fermín Lorenzo de Irigoyen y Echenique, provisor y vicario general de este obispado de Pamplona… se presentaron la petición y condiciones del tenor siguiente:

Presentes Ignacio Antonio de Elizalde, prior de don Joaquín de Lizarraga, presbítero vicario y primiciero de la parroquial de lugar de Elcano, …dice que en dicha iglesia hay precisa necesidad de hacer para su ornato y decencia y devoción de los fieles, un retablo o colateral que sirva de simetría con otro que está enfrente donde se intenta colocar, y habiéndose informado del coste que podrá tener por Juan Francisco de Elorz, de esta vecindad y maestro de toda pericia, será el de 1000 reales poco más o menos, y con 200 más que importarán las imágenes de san Francisco Javier y santa Eufemia ascenderá todo a mil y doscientos reales, como consta de las condiciones y traza que presentó, obligándose a que dichos mil reales se le satisfagan por tercios, como es al empezar la obra, su mitad y al concluirla. Y respecto de dicha iglesia tiene en ser pasados 200 pesos, y se halla surtida de ornamentos y lo demás necesario y sin crédito contra sí, suplico a vuestra merced se sirva conceder a mi parte la licencia necesaria para que pueda hacer y ejecutar dicho retablo valiéndose del referido maestro y gastando con inclusión del coste de las dos imágenes los referidos 1000 y 200 reales …por la mayor utilidad de dicha iglesia…

Y en fe de ello certifica por esta petición y firma Ignacio Antonio de Elizalde, capítulos y condiciones para ejecutar y construir de nueva planta un colateral para aunado de la iglesia parroquial del lugar el de Elcan,... primorosamente en condiciones de ejecutar y trabajar conforme arte en la planta perfiles demostrados por la traza, con materiales de pino del país y estos sean limpios y secos.

Ítem, es obligación de planificar en su sitio poniéndole sus fijas de hierro, poniendo antes y primero zoquetes de madera en la pared, y por ellos las fijas clavando en los tableros de pedestal y cornisa y aun de más convenga, como también se harán los dos nichos donde fondeados así bien todos los collarinos se meterán en ranuras y todas las demás molduras se asentarán con buena cola enclavijadas con clavijas de madera sin que se vea clavo por la cara, así bien, talla y arquitectura conforme va demostrado por la traza sin que tenga pretensión a mejora alguna… Ítem, es condición de hacer otra mesa como la demostrada para el colateral que se halla al lado del Evangelio, …y tendrán de coste las dichas obras incluida la otra mesa valiéndome de un precio medio y proporcionado, la cantidad de 1056 reales de 36 maravedís.

La autorización parte de Fermín Lorenzo de Irigoyen y Echenique, provisor y vicario del obispado. El comitente es don Joaquín de Lizarraga, presbítero vicario y primiciero de la parroquial de lugar de Elcano. En su lugar: Ignacio Antonio de Elizalde, su prior.

El artífice será Juan Francisco de Elorz, y el encargo, un altar colateral para la Virgen del Rosario en la parroquial de Elcano. La obra comprende el altar, su colocación con anclaje al muro, realización de las imágenes de san Francisco Javier y santa Eufemia, y mesa de altar del otro altar colateral. La imagen de la Virgen del Rosario era preexistente. El artífice presentó traza y condiciones.

Coste total: 1256 reales y 36 maravedís. Desglose: 1000 reales la mazonería del altar con su arquitectura, tallas decorativas (rocallas), dorado y policromía; 200 reales las dos esculturas o bultos; 56 reales y 36 maravedís la mesa del otro altar colateral, idéntica a la del contratado.

Autorización por parte del obispado: Dada en Pamplona a 13 de febrero de 1775. Firma de contrato: 18 de febrero 1775 en Pamplona.

Fecha de entrega: el día de nuestra señora de la Concepción, 8 de diciembre del año 1775.

Pago: La Parroquia de Elcano, a costa de sus rentas y efectos.

Al parecer había una traza para el retablo que se ha perdido, y se dice en el contrato que Elorz debe ajustarse a ella.

Descripción

Ático del retablo. Santa Eufemia. Fotografía: Chusa García Camón.

El retablo, colateral del lado de la epístola de la iglesia, de pequeño tamaño, es de perfil mixtilíneo, tiene cuerpo de tres calles y un ático, con columnas estriadas terminadas en capiteles corintios. Dos hornacinas en la calle central, la dedicada a la Virgen del Rosario y, sobre ella, en menor tamaño, en el ático, la de santa Eufemia. La mesa de altar es muy sobria y clasicista, contrastando con las rocallas del propio retablo. La decoración pictórica en azules y ocres sobre fondo blanco, representando mármoles o jaspes, contrasta por su colorido con el oro, limitado a las columnas, rocallas, entablamento y perfiles, otorgando una gran luminosidad al conjunto y un carácter amable que se ve subrayado por la expresión gestual de las imágenes que realizó Elorz: san Francisco Javier y santa Eufemia.

San Francisco Javier. Fotografía: Chusa García Camón.

San Francisco Javier, de pequeño tamaño, no más de 60 cm., con una gestualidad expresiva aún deudora del Barroco, predicando, con los brazos extendidos, muestra la cruz ensimismado, con la mano abierta dirigida a los fieles. El santo posee un rostro dulce y aniñado, pero expresivo. Santa Eufemia, con la palma de su martirio, creando una potente diagonal compositiva y los ojos dirigidos hacia el cielo, objeto de su sacrificio, muestra un contraposto bien resuelto. Dulzura y suavidad propia del Rococó y de su espiritualidad amable y alejada del tremendismo barroco.

La imagen de san Francisco Javier es habitual en su Navarra natal y en el Barroco. Actualmente se encuentra desplazada sobre la mesa de altar del lado del Evangelio, sustituida en el propio altar por un san Isidro labrador más reciente.

Santa Eufemia de Calcedonia o santa Eufemia, mártir en el año 304, es venerada en las iglesias católica y ortodoxa. Su culto y festividad, el 16 de septiembre, es común a distintas localidades españolas. La iglesia de Elcano está dedicada a la Purificación, pero la patrona de la localidad es la Virgen del Rosario, y santa Eufemia tuvo una ermita, ya desaparecida; de ahí la importancia de este altar en la parroquia.

El autor

Juan Francisco de Elorz (Zabalza, ca. 1740-Pamplona 1812) es uno de los artífices reconocidos en la Pamplona de la segunda mitad del siglo XVIII, llegando su actividad a comienzos del XIX.

Como todos los artistas plásticos del momento no formados en la Academia, se sometió al examen de la Cofradía de San José y Santo Tomás, lo que le capacitó para ejercer como carpintero y ensamblador de retablos. Estos artífices podían proyectar o trazar la arquitectura del retablo, construirlo, dorarlo, policromarlo y realizar la talla en madera de sus imágenes. Así pues, siguiendo una tradición gremial de padres a hijos y de maestros a aprendices, eran “artistas totales”, aptos para varias disciplinas. El 28 de marzo de 1763 supera el examen de carpintería y ensamblado. En el acta se dice que es de Zabalza. Se le autoriza a ejercer el oficio, pero no entra en la hermandad.

Relieve decorativo. Fotografía: Chusa García Camón.

En 1786 vive en el barrio de Burullerías de Pamplona, casa n.º 101. Es un maestro carpintero de 45 años casado con María Ángel Pérez de Eulate. Tienen una hija, María Josefa. Conviven con ellos tres aprendices.

Elorz enviudó de su primera esposa y casó con María Cruz Martinena en Pamplona, parroquia de San Saturnino, el 30 de junio de 1791. En el acta de matrimonio figura que era hijo de Juan Martín Elorz y de Francisca Ariz. Continuará viviendo en el mismo barrio –en la c/ San Lorenzo, n.º 6– hasta 1812, cuando aparece por última vez en el padrón, con unos 72 años. En el padrón de 1795 se le calificaba de carpintero y escultor.

Obra documentada

Según el Catálogo Monumental de Navarra, realizó el retablo mayor de Zuriain (Valle de Esteribar). De traza rococó, es obra documentada en 1768.

Dice María Larumbe en su libro El Academicismo y la arquitectura del siglo XIX en Navarra, que toda la labor de ornamentación de las fuentes se encargó a un grupo de buenos escultores relacionados con la fachada de la catedral, que se estaba ejecutando bajo la dirección de Ochandátegui, quien simultáneamente tenía también a su cargo la obra de las fuentes. De esos maestros, Juan Francisco Elorz y otros se ofrecieron para realizar los surtideros de la fuente de la Navarrería, que no se construyó hasta 1798.

En el Catálogo Monumental aparece un Francisco Elorz, escultor, que había realizado la imagen de san José, junto con un altar colateral de la parroquia de San Miguel de Cía, en 1808. Podría identificarse con Juan Francisco Elorz, ya próximo a los 70 años.

Mesa de altar. Fotografía: Chusa García Camón.

Así pues, añadiremos a la escasa lista de obras conocidas de Juan Francisco Elorz este retablo de Elcano que, aun contrastando con el retablo mayor y el colateral del lado del evangelio, del siglo XVI, salva la simetría compositiva de la iglesia y aporta la mirada de una época diferente, la de finales del siglo XVIII en transición del Rococó al Neoclasicismo, mostrándonos a un artífice interesante de los talleres de Pamplona.

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

ARCHIVO GENERAL DE NAVARRA. Protocolos notariales de Pamplona. Notario Ignacio Antonio Elizalde, 1775, febrero, 13 y 18, doc. n.º 262.

ARCHIVO MUNICIPAL DE PAMPLONA. Censos y padrones 1786-1812. Censo de Floridablanca, 1786 (datos de 1787), f. 194 v. Libros de examinados de la cofradía de San José y Santo Tomás, libro IV, año 1763, fols. 229 v. y 230.

ARCHIVO DIOCESANO. Registros sacramentales. San Saturnino. Pamplona, 1791.

FERNÁNDEZ GRACIA, R., El retablo barroco en Navarra, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2002.

FERNÁNDEZ GRACIA, R., San Francisco Javier Patrono de Navarra: fiesta, religiosidad e iconografía, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 2006.

FERNÁNDEZ GRACIA, R., “Documentación del Archivo Diocesano de Pamplona para el estudio de la Historia del Arte navarro. A modo de ejemplo: la fachada de la catedral de Pamplona y los epígonos del Arte barroco en Navarra”, Revista Príncipe de Viana, n.º 231, 2004, pp. 87-134.

LARUMBE MARTÍN, M., El Academicismo y la arquitectura del siglo XIX en Navarra, Pamplona, Gobierno de Navarra-Institución Príncipe de Viana, 1990.

VV. AA. GARCÍA GAINZA, M.ª C. (coord.), Catálogo Monumental de Navarra, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 1980. Vol. IV*: Elcano, 1989, p. 223 y Zuriain, p .403. Vol. V**, 1996, Cía, p. 87.

VV.AA., El arte del Barroco en Navarra, FERNÁNDEZ GRACIA, R. (coord.), Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 2014.