La pieza del mes de abril de 2020

 

MEDALLA CONMEMORATIVA DE LA CONQUISTA DE NÁPOLES (1860)

Eduardo Morales Solchaga
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

Se cumplen 160 años de la desaparición del Reino de las Dos Sicilias y su incorporación al Reino de Italia. Con ello culminó la segunda fase de la unificación italiana, comenzada en 1859 y llevada a cabo en lo sustancial por las tropas comandadas por Giuseppe Garibaldi. Su celebérrima “Expedición de los Mil”, en clara condición de inferioridad, anexionó consecutivamente los territorios de Nápoles y Sicilia, hasta entonces bajo la tiranía de Francisco II de Borbón Dos Sicilias. La figura de Garibaldi siempre ha despertado la curiosidad de propios y ajenos, pues su decimonónica, revolucionaria y resiliente personalidad lo alejaron de Italia en no pocas ocasiones. Uruguay, Perú, Tánger o Nueva York fueron testigos de su afán aventurero; incluso en 1861 fue llamado por Abraham Lincoln para formar parte de su estado mayor en la Guerra de Secesión, opción descartada por el militar.

En una colección particular de Pamplona se conserva una medalla conmemorativa de la anexión de Nápoles, acaecida en 1860. Acuñada en bronce, posee un diámetro de 50 mm y un grosor de aproximadamente de 4.2 mm. En el anverso aparece el busto de perfil del propio Giuseppe Garibaldi, con casaca militar y circundado por la siguiente leyenda: GIUSEPPE GARIBALDI NATO A NIZZA NEL 1807; en el reverso, enmarcada en una guirnalda aparece la siguiente inscripción, referente a la campaña militar: SBARCA IN CALABRIA - IL 19 - AGOSTO/LA FORTEZZA DI REGGIO - CAPITOLA IL 21 DELLO STESSO/ENTRA A NAPOLI - IL 7 SETTEMBRE. Circunda la composición, al igual que en el anverso, una leyenda que reza: GUERRA PER L’INDEPENDENZA ITALIANA/1860.

Medalla conmemorativa de la anexión de Nápoles

Ambas caras cuentan con una referencia al editor, que no compositor, Charles Massonnet, que contó con taller en París (Rue Guénégaud, n.º 19), desde mediados del siglo XIX. Se conservan numerosas medallas editadas por la casa Massonet, que a la muerte de su fundador continuó de mano de sus herederos. Las temáticas, e incluso los países a los que hacen referencia, son variados: Francia, Italia, España, Egipto, etc. En tiempos de Napoleón III ejerció como editor de las medallas imperiales, cuyas composiciones eran ideadas por el grabador de gabinete del emperador. Por tanto, su función era la de acuñar y comercializar las matrices grabadas por los más afamados burilistas del momento.

Medalla conmemorativa de la anexión de Nápoles

A pesar de que en la medalla que se estudia no queda marca de su compositor, sí que se conoce la matriz, empleada en 1859 cuando, tras la anexión de la Lombardía, la figura de Garibaldi comenzó a cobrar fama. En una obra contemporánea a los acontecimientos que se han explicado se puede leer lo siguiente

Después de las biografías, los retratos, y los dibujos litográficos (de Garibaldi) [...] llegó la hora de las medallas […] Un artista distinguido, Monsieur Franky Magniadas, que ya había publicado una magnífica medalla de Béranger, acaba de enriquecer a la numismática con una medalla de Garibaldi. El retrato del ilustre general de los cazadores de los Alpes, realizado a tres cuartos, es de un admirable parecido y del modelado más puro. Los planos más pequeños de la cara, los detalles del cabello y el uniforme, están grabados con exquisita delicadeza. Todos los amigos de la independencia italiana querrán poseer esta hermosa obra de arte, que retrata fielmente a uno de los más heroicos defensores de la causa de la Península.

No cabe duda de que se trata de la composición que se presenta.

En lo que respecta a Franky Magniadas, fue un medallista suizo, formado en Ginebra con Jean-Léonard Lugardon y establecido en la plaza Thorigny n.º 4 de París al menos desde 1825 (Medalla de la Sociedad Mutua de Seguros). Activo hasta principios de los 70, se dio a conocer públicamente con varios prototipos de troqueles para las monedas de 10 céntimos (cobre), 5 francos (plata) y 20 francos (oro), cuyo concurso se abrió con el triunfo de la 2ª República Francesa, en 1848. Con todo, es mucho más conocido por su trabajo como medallista privado, incluyendo en sus diseños las efigies de sus más destacables contemporáneos, como Lesueur (compositor-1852), Béranger (poeta-1857) o la espectacular medalla (la primera extranjera) en honor a Abraham Lincoln (1865), realizada por cuestación pública, que tuvo que ser acuñada en Suiza ante la negativa de Napoleón III. La República Argentina le encargó un alegórico diseño para conmemorar la instalación de una planta potabilizadora de agua en Buenos Aires, en 1868. Su colaboración con Massonnet fue fluida y constante durante las décadas centrales del siglo.

En lo que a la medalla que aquí se comenta se refiere, también se acuño en metal plateado y dorado, y formó parte de un conjunto con otras dos relacionadas con las campañas del afamado militar, compartiendo el anverso al que se ha hecho referencia. La primera de ellas con la proclama a los lombardos en Sesto Calende el 23 de mayo de 1859, y la segunda, rememorando la ocupación de Sicilia y la toma de Palermo (1860). De la primera se acuñaron copias en francés, puesto que en la anexión de Lombardía participaron tropas imperiales. De todas ellas, solo en las dos primeras aparece la firma de Magniadas bajo el busto del general, por lo que probablemente los derechos pasaron al editor, que los utilizó libremente desde entonces, sustituyendo la firma del grabador por sus credenciales, como en el caso de la de Nápoles.

Al margen de las tres medallas relativas a la unificación italiana, Massonnet utilizó el troquel con el anverso en francés para editar otras dos relacionadas con la guerra franco-prusiana, en la que Garibaldi participó del lado francés: la primera conmemora su llegada a Tours (1870); y la segunda, su papel destacado en la defensa de Dijon (1872). En este sentido, es preciso recordar la fluida relación que mantuvo con el vecino país, pues había nacido en Niza (la Nizza italiana), que tras los acuerdos de Turín (1860), pasó, junto con Saboya, a integrar parte del territorio galo como Nize. El hecho de participar en la guerra franco-prusiana atestigua tanto esta correspondencia como la gratitud para con Napoleón III por haber ayudado en el proceso de unificación. Massonet vio en ello una clara oportunidad de negocio, pues franceses e italianos lo admiraron por igual.

En cuanto al origen de la medalla y su llegada a la colección pamplonesa, es necesario retrotraerse a la Guerra Civil, cuando un miembro del Corpo Truppe Volontarie la entregó en señal de amistad a un legionario perteneciente a la 1ª División Navarra, en cuya familia se ha preservado hasta la fecha.


FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

BEALES, D. y BIAGINI, E., Il Risorgimento e l’unificazione dell’Italia, Bolonia, Il Mulino, 2005.
FORRER, L., Biographical dictionary of medallists (Vol. 3), Londres, Spink & Son, 1904.
PAYA, CH., Histoire de la guerre d’Italie: Joseph Garibaldi, París, G. Barba, 1860.
PLATT, J. J., “Here We Make Italy or We Die”: The Medals of Giuseppe Garibaldi, the Risorgimento and Modern Italy, Londres, Spink Books, 2018.